Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cierre.
Ayer a las 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Ayer a las 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Ayer a las 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

» Que al pasado no nuble el futuro | FB, Cassella Fowler
Vie Ago 18, 2017 3:44 am por Doran Martell

» Una audiencia de urgencia
Vie Ago 18, 2017 1:39 am por Doran Martell

» La Calle de la Seda [0/5]
Jue Ago 17, 2017 11:56 pm por Petyr Baelish

» ¿Quieres rolear?
Jue Ago 17, 2017 11:54 pm por Kaysa Holt

» La Corza Pálida
Jue Ago 17, 2017 11:52 pm por Petyr Baelish

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

Hello there, hubby - Garth

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Slava Hightower el Sáb Jul 08, 2017 10:19 pm

Hello there, hubby
El sol de Antigua distaba mucho de los radiantes rayos que llenaban de calor las arenas de Dorne. Tampoco se parecía al seductor amanecer que había en Lys. Pero tenía su encanto. La habitación matrimonial de Antigua, donde los Señores de la ciudad “dormían”, había cambiado mucho en el último año. Antes, donde reinaban el blanco, el gris y el negro ahora tenían la supremacía otros colores. En un armónico decorado, el naranja se hacía presente haciendo un contraste que servía sólo para que cada uno de los colores resaltara con su propia esencia.  No obstante, los cambios no sólo se habían hecho dentro de aquellas paredes. Se habían extendido por toda la ciudad. Desde los pequeños bares hasta los más refinados eventos.

Slava era la causa de ello.

La Sirena de Dorne, ahora Señora de Antigua. La Víbora del Faro. La Dueña de la Torre. Respondía a tantos nombres, a tantas máscaras, que pocos realmente conocían a la mujer detrás de aquellos nombres. Una bastarda nacida del fruto de una infidelidad ardiente entre una lysena y Lord Yronwood. Reconocía por su padre pero rechazada por su madrastra. Enviada como pupila a los Martell para insultarlos, pero convirtiéndose en una hermana para ellos. Mucho más importante que su propia familia de Palosanto. Y ahora, aquella muchacha que había sido renegada ahora se erguía como Señora de una de las ciudades más poderosas de Poniente.

“Se erguía”...Ella solía pasar más tiempo sobre su espalda. Eso lo sabía perfectamente Garth.

Como ahora, por ejemplo.

La “dama” ahora estaba descansando en su lecho. La noche anterior había cumplido con sus deberes de esposa como bien debía, como le encantaba y como disfrutaba. Era lo que más amaba hacer. Por ello las sábanas estaban desechas y el fulgor de la mañana aún no la despertaba. Sin embargo, estaba sola. Lord Hightower tenía reuniones desde que el sol salía, con responsabilidades mucho más pesadas que las de ella. Las doncellas habían aprendido hace ya un año que no debían molestarla, porque sabía servirse sola y de necesitar ayuda ya acudiría a ella. La única razón para molestarla era Garbranth, pero su primogénito había sacado la misma facultad de dormir profundo que ella.

Avanzada la mañana, la luz se filtraba a través de las cortinas naranjas con un brillo cálido que robaba destellos de la dorada piel expuesta de la Sirena. Como de costumbre estaba desnuda en el centro del lecho, aunque sus atributos no estaban expuestos. Las sábanas delicadas, dignas del rango y riqueza de su familia, se le enredaban en la cadera y el resto estaban siendo abrazadas por sus brazos ante el vacío del cuerpo masculino que generalmente la acompañaba. Podían adivinarse las curvas de sus senos con facilidad, sobre todo para el ojo experimentado y también el momento en el que acababa su espalda y comenzaba su derrier que se perdía entre las telas.  El cabello, que ahora llevaba más corto lo tenía revuelto y las puntas delineaban su mandíbula ocultando los rasgos exóticos y el esplendor de sus ojos multicolores, ahora cerrados. Y aunque su figura ya despertaba ideas de su singular personalidad, la serpiente que rodeaba uno de sus muslos y recorría su espalda añadía el último toque de peligrosidad que a muchos encendía  y a otros provocaba temor.

El pasillo se había mantenido en sereno silencio. Nadie molestaba el sueño de su Señora, excepto quien podía. Y aunque solía ser sigiloso, lo había comprobado ella en sus múltiples misiones, no tenía porqué serlo ahora. Los pasos la despertaron, la cadencia del sonido que sólo el andar de su esposo hacía, atravesaron las paredes de piedra y cuando la pesada puerta de roble se abrió, Slava abrió levemente sus párpados buscando la mirada grisácea de Garth mientras la serpiente, percibiendo al dueño de la atención de su señora, recorría la espalda de la Sirena de Dorne despidiéndose de ella.



Garth Highotwer — IV - VII — El Faro

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t399-slava-arena-la
Mensajes :
113

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Garth Hightower el Dom Jul 09, 2017 7:35 pm

Hello there, hubby
Día 4 | Mes 7 | Año 284| El Faro

No debía mentir: Garth se sentía en su ambiente cuando se sentaba en la mesa de diálogo con sus vasallos o con quien fuera para tramar proyectos, alianzas o simplemente para intercambiar puntos de vista, falsos o verdaderos. La política era eso, medir las consecuencias en base a la información disponible, trazar planes y ejecutarlos, adelantarse a los otros jugadores del gran juego. Ahora, el Torrenegra acababa de salir de una de dichas reuniones con los Señores de las casas Bulwer y Costayne, que guardaban la boca del Sonido Susurrante, la Bahía que ingresaba en Antigua hacia el río Vinomiel.

El asunto de la piratería libre y el desconocimiento del estado de la situación del Rejo ponían nervioso a la mayoría de los feudos costeros, incluyendo a Antigua misma. Pero Garth mantenía sus ojos en varios objetivos a la vez y bajo ninguna circunstancia descuidaría sus tierras o la de sus vasallos. Caminó con sus botas de cuero cocido y puntera de metal, haciendo apenas ruido por los pasillos hasta llegar al anteúltimo piso del Faro, donde estaban las habitaciones y estudio de él y de su Señora, Slava Hightower.

La llegada de la dorniense a su vida había puesto muchas cosas en orden. Antes, él estaba perdido dada la incompetencia de la gente a su alrededor, incluyendo otros señores feudales. Ahora, con ella en Antigua, todo parecía más claro… y luego de dos años de convivencia y un hijo y heredero, el Hightower se preguntaba por qué había tardado tanto en tomar la decisión. No importaba, estaba claro, porque en ese momento eran uno… un solo equipo y la Sirena de Dorne se había vuelto tan parte de él como su brazo.

Los guardias del piso estaban en la entrada de las escaleras y el ascensor de poleas que ayudaba a no tener que subir piso por piso de la enorme estructura. De hecho, dicho ascensor era una prueba de que, quizás, Brandon el Constructor tuvo algo que ver con el diseño del Faro, puesto que era el mismo sistema que se encontraba en el Muro. Pero eran puras suposiciones, ahora el Señor del Puerto estaba por ingresar a donde su mujer lo esperaba somnolienta. Las instalaciones contaban con una sala de recepción al ingresar, y hacia la derecha el arco ornamentado que conducía a la enorme cama que era propiedad de los Señores. Allí se dirigió Garth, encontrándose con los ojos multicolores de Slava que dormía como él la había dejado: hermosa, desnuda y en una peligrosa paz que se acentuaba con la presencia de la serpiente que se retiró cadenciosamente de la pierna de su dueña.

Él se apoyó en la entrada y sonrió, los brazos entrelazados en su pecho. “Buenos días Mi Señora.” La saludó para luego acercarse y sentarse al lado de ella. Nunca se agotaba de adivinar como eran sus largas y torneadas piernas, sus glúteos firmes y tentadores y la curva de la baja espalda… ni hablar de la turgencia de sus senos, pero en ese momento estaba fascinado con lo bien que se veía el cabello desordenado y corto sobre el rostro algo pecoso de la dorniense. Se inclinó y besó la espalda de su mujer, llegando a su nuca para pellizcarla con suavidad. “Tenemos un encuentro en una hora, pero nos da tiempo para comer algo… Si no te apetece, puedo posponerla.” La mano zurda del dominiense estaba apoyada al lado de la cadera de Slava, y la diestra le acariciaba el lado contrario de esa hermosa anatomía. Aún cuando no estaban en el acto sexual, la pareja era demasiado consiente de la atracción que siempre sintieron por el otro, y en él se notaba especialmente cuando ella no dejaba de tentarlo con cosas como esta.

Giró el rostro para ver la cuna de Gabranth y alzó una ceja. “Es increíble que duerma tanto… a futuro tendremos que cambiar eso.” Sonrió de lado sin embargo. El niño tenia tiempo para crecer…
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t751-garth-hightowe
Mensajes :
147

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Slava Hightower el Dom Jul 09, 2017 9:46 pm

Hello there, hubby
Cerró los ojos con una sonrisa leve cuando le dijo aquello. “Mi Señora”, por favor, desde cuándo tanto respeto? Nunca podría acostumbrarse a aquello. Movió suavemente los pies, dando muestras de que estaba despertándose pero aún si la voluntad para realmente hacerlo. Tomó un largo respiro mientras se humedecía los labios. No pudo resistirse a los labios de Garth en su espalda, su piel se erizó tras el rastro de cariño de su esposo y la garganta de la dorniense levantó un ronroneo suave mientras se estremecía. Abrió los ojos con suavidad, nuevamente al escuchar lo de la reunión, aún así su buen humor no aminoró.

Arqueó levemente la espalda, levantando su derrier como si fuese una felina mimosa buscando más cariño… o convencimiento, tal vez-¿Será aburrida?... Ya sabes lo que pasa cuando me aburro- Murmuró la mujer mientras se movía con la lentitud de una serpiente que conoce, perfectamente, cuál es su presa. Al hacerlo, poniéndose boca arriba, se deshizo de la sábana que cubría sus pechos, dejando aquellas curvas femeninas ante la atenta mirada de su esposo. Alargó sus manos para buscar las ajenas y hacerlas recorrer su torso soltando un leve suspiro que terminó en una sonrisa placentera -Podríamos posponerla, pero no por comida…- Se rió, una bonita y gloriosa carcajada. Una risa de felicidad, porque era plenamente feliz. La mano derecha de Garth la subió hasta sus labios, dejándole un beso suave en el centro de la mano antes de llevarla hacia su mejilla.

-¿Mmm?-
Musitó dubitativa cuando se giró a mirar al niño. Slava arqueó una ceja y le mordió uno de los dedos con cierta fuerza, atrayendo su atención hacia ella -Déjalo ser- Expresó con una determinación fiera. Si su hijo quería dormir las 24 horas del día, lo haría y ningún hombre, ningún maestre, ningún Rey le diría cómo debía vivir su vida ni bajo qué reglas hacerlo. Aquello la había despertado, sin duda. Cuando se trataba de Gabranth, se ponía particularmente obsesiva y a la defensiva, no para Garth, nunca para él; pero eso no quitaba que el fantasma de juicio que ella misma venía “sufriendo” estuviese sobre su hijo y, simplemente, no iba a permitirlo. Se incorporó para sentarse, mordiendole nuevamente el dedo antes de dejar caer su mano y tomar el rostro de su esposo para besarlo. Un buen beso de buenos días, como se merecía. Su lengua cálida busco la ajena y sus labios se distrajeron con la suavidad de los opuestos mientras se alzaba un poco más y pegaba sus pechos contra los pectorales del Señor de Antigua.

Cuando se separó clavó su vista en los ojos del Torrenegra con una sonrisa soberbia. Sus manos acariciaron el bulto en sus pantalones con un descaro que le era innato antes de susurrarle -Quiero fresas- Murmuró antes de levantarse en todo su esplendor ante los ojos de Garth, dejando que la sábana se deslizara por su piel antes de dar un par de pasos y bajar del lecho para ir a lavarse el rostro y el cuerpo en la bañera que, seguramente, le tenían preparada.


Garth Highotwer — IV - VII — El Faro

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t399-slava-arena-la
Mensajes :
113

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Garth Hightower el Mar Jul 11, 2017 10:46 pm

Hello there, hubby
Día 4 | Mes 7 | Año 284| El Faro

El Señor de Antigua trataba a su esposa con palabras irónicas. Le gustaba decirle “Mi Señora” como si fuera una dama más, pero claramente en tono bromista. Eran una pareja que se trataba por sus respectivos nombres generalmente y era producto de tener muchos años de conocerse como amantes en el ámbito de la informalidad y por los orígenes de ambos. Slava era completamente irreverente de las formalidades y él era un sujeto que se adaptaba con facilidad a los cambios, incluyendo aquellos que rompían con las tradiciones.

Mantuvo una sonrisa afilada mientras su mujer se arqueaba para él con aquel ronroneo capaz de despertar los sentidos de cualquier hombre o mujer. La piel bronceada de la dorniense se reveló más y más a los rayos solares hasta que finalmente habló, girándose de a poco hacia él. Sus ojos se mantuvieron en los de su esposa, parpados entrecerrados al tiempo que los senos turgentes y desafiantes de la morena quedaban a la vista del dominiense. Chasqueó la lengua, su mano siendo tomada por ella y acariciando su torso desde el vientre plano hasta el canal de sus pechos, donde le apretó un poco el izquierdo. “Depende de lo que definas aburrida… tengo noticias importantes” Respondió con sutileza el Torrenegra, perdiéndose en la mirada multicolor de la mujer.

Dejó que ella le guiara la mano hasta la mejilla femenina luego de aquel beso, y él mismo acarició la piel mientras ella sonreía. Estaba claro que la dorniense era feliz… y eso lo hacía a él feliz, pese a que no lo admitiera en voz alta. Nunca se había imaginado con familia, y ahí estaba: en la punta del Faro con mujer e hijo. La mordida lo trajo de nuevo a la realidad y cuando ella se irguió para encontrar sus labios él no solo no se quejó, sino que rodeó las caderas de Slava con sus fuertes brazos. La boca del Hightower masajeó la de su preciosa mujer y la lengua se enredó a la contraria, ladeando el rostro en un chasquido húmedo que hizo el beso aún más largo. Disfrutó de las uñas de ella en su rostro y del cabello oscuro rodeándolos a ambos mientras la turgencia y firmeza de la anatomía femenina se presionaba a su cuerpo. Separarse fue doloroso… pero era algo que debía hacerse.

Pero el descaro no terminó allí, cuando recibió la caricia a su longitud, él le apretó con fuerza uno de sus glúteos, respondiendo su mirada atrevida con una propia. “¿Ah sí? Fresas… ya veo.” Comentó como si proveerlas no fuera algo de lo que él debía ocuparse, pero bromeaba. La dejó dirigirse a la bañera de agua caliente y él fue al pasillo para ordenar que trajeran el desayuno, incluyendo las frutas. Luego, con un pergamino en mano, fue hacia su escritorio y sirvió vino para ambos, especiado y dulce… a manera de empezar el día pese a que él lo prefería normal.

Ingresó en el cuarto de baño cuando ella ya estaba dentro de la tina y comenzó a hablar. “En primer lugar está el tema de las costas. Los hombres de hierro siguen inquietos y dada la presencia de Paxter en Antigua muchos señores están de acuerdo con que el Rejo debe ser recuperado.” Comenzó, dejándole la copa en el borde de la bañera y sentándose al lado, reflexionando. “Pero claro, las costas del Dominio son muy amplias… todavía no me decido en una línea de acción al respecto.” Chasqueó la lengua nuevamente, mirando por la ventana. Luego alzó la carta en sus dedos.

“Por otro lado, estamos invitados a Desembarco del Rey con motivo de la celebración del Día del Nombre del Príncipe Viserys. ¿Qué piensas al respecto?” murmuró, enarcando una ceja. Era una oportunidad de codearse con el resto de la nobleza de Poniente… o lo que quedaba de ella luego de la guerra. "Estoy inclinado a aceptar, con todo lo que eso implica..."

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t751-garth-hightowe
Mensajes :
147

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Slava Hightower el Sáb Jul 15, 2017 11:48 pm

Hello there, hubby
Cuando las palabras “noticias importantes” salían de la boca de Garth, Slava lo miraba con curiosidad...Una cautelosa curiosidad. Sabía que las noticias importantes siempre los incumbían a los dos, en principio, pero luego a todo el pueblo de Antigua y sus pueblos colindantes. Slava asintió, sin duda, aquello la ponía un poco más seria y en sintonía para poder charlar con tranquilidad. Aún así no dudó de disfrutar las caricias y la cercanía de su esposo, desde sus manos cálidas hasta el sabor de sus labios le revolvía las hormonas femeninas y la hacía aún más feliz.

Desfiló su cuerpo desnudo con suma gracia mientras se dirigía hacia la cuna de Gabranth. Acarició con suavidad el rostro del niño que seguía profundamente dormido. Una sonrisa afloró en sus labios antes de retirarse hacia la  tina que, como sospechaba, estaba preparada. Arrastró los dedos por la superficie calma del agua para comprobar su temperatura, metió primero un pie y luego otro, reposando todo su cuerpo bajo el agua tibia con un suspiro de placer. Había cerrado los ojos un momento, remolona como ella sola, los volvió a abrir cuando él le habló. Slava entrecerró los ojos con severidad -Mucho dicen, poco hacen. Es la política de Poniente, criticarán desde lejos pero nunca se meterán en el meollo hasta que haya un bando ganador- Soltó, venenosa, extendiendo la mano para que le diera el vino y así beber un largo trago mientras movía los pies lentamente en el agua.

-Tú no tienes que decidir nada- Espetó -Que Paxter esté en nuestros dominios no quiere decir que sea nuestra responsabilidad recuperar El Rejo. ¿Le has escrito a Alester? ¿Alguno de los que hablan le ha escrito a su señor? - Soltó, siseando dejando la copa apoyada en el borde de la bañera -Que construyan barcos y los traigan al puerto. Que entrenen a sus hombres para perder el honor, porque eso no les salvará el pellejo- Dijo  y se sumergió en el agua para mojarse el pelo. Al salir lo apartó de su rostro con elegancia y volvió su vista a Garth con soberbia -¿Es que extrañan mucho sus vinos?- Preguntó con una sonrisa ladina -Pregúntale al Rey, pregúntale a Alester. Hacer un movimiento sin su apoyo, aunque poco te importe, nos pondrá en una situación complicada, Garth-  Reseñó y buscó la arena para empezar a limpiarse el cuerpo.

-Pienso en Gabranth- Dijo, la invitación a Desembarco no le molestaba en absoluto. Es más, le parecía una invitación idónea para lo que acababa de decirle a su esposo. Se dedicó a limpiarse la piel con extremada lentitud y meticulosidad -¿Lo llevaremos?- Cuestionó. Era impensable no acudir ante una invitación de Su Majestad, el Rey Aerys II y de su hijo, el príncipe Viserys, quien se rumoreaba sería el que heredaría el trono. Aparte tenía cierta curiosidad por conocer a la Querida del Rey, una mujer que tenía tantos apellidos como gráciles modales, decían… Y una que tenía la paciencia suficiente para atacar esperando el momento justo. Quería verla al rostro, también a Alester...Y a Olyver. El Bloodgarden. Se río un poco, sola, al imaginar a Olyver vestido de señor dominense; mientras se frotaba los senos alzando la vista hacia Garth de una manera desvergonzada -Siempre soñé que me follaras en el Salón del Trono de Hierro…¿No lo ves como una ocasión especial?- Preguntó, apretándose los pechos y juntándolos un poco para crear un escote aún más deseable, con una sonrisa lacónica en sus voluptuosos labios.


Garth Highotwer — IV - VII — El Faro

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t399-slava-arena-la
Mensajes :
113

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Garth Hightower el Dom Jul 16, 2017 8:05 pm

Hello there, hubby
Día 4 | Mes 7 | Año 284| El Faro

Una vez las frutas estuvieron junto al vino, todo pesado en el borde de la tina que la Señora de Antigua empleaba, Garth comió pensativo y bebió otro sorbo, escuchando a su esposa. La encargada de traer las fresas fue Daella, la dama de confianza de Slava y que ayudaba a cuidar en los primeros años a Gabranth. La doncella estaba, además, acostumbrada a las maneras de sus Señores… por lo que no se alarmó ante la desnudez perfecta de la dorniense o de la soltura con la que el Hightower se desenvolvía.

Estando de nuevo a solas, Garth respondió. “Es que aquí no hay un bando ganador… todo el Dominio perdió y mucho luego de la guerra. El Rejo no es poca cosa, y estamos amenazados en todas las costas… debe detenerse y los señores, sobre todo costeros, deben entender eso.” Le tendió la copa que ella le pedía, todavía con aire pensativo y se distrajo con el movimiento de pies de la mujer. Luego enarcó una ceja y frunció el ceño, si… en esa secuencia y la miró a sus ojos multicolores.

“Escribirle al Florent o al Rey es lo mismo que nada. Ellos permitieron que el Rejo cayera y asi lo dejan, a la responsabilidad de otros señores. ¿Qué crees que obtendremos de ellos más que se enteren de nuestras ideas… ni hablar de que prefiero que el zorro me deba a mí y no viceversa.” Se levantó, dejando que ella se sumergiera en el agua y fue en dirección a su escritorio, que estaba en la misma sala que la tina por razones que implicaban a las comodidades que podían darse. Observó un mapa detallado de Antigua y el Rejo, así como todo el Sur del Dominio y pasó una mano por el mismo. “Tenemos ventajas que nos permitirán recuperar la isla sin la ayuda de la hipocresía de los que están arriba nuestro. Paxter está aquí y es un símbolo de esperanza para la gente del Rejo, vinos de por medio o no… solo necesitamos tiempo. Después de todo, nadie nos ha ordenado ni defender la costa ni retomar territorio perdido del Dominio. Si lo hacemos por nuestro lado, los Redwyne se verán en gracia con nosotros, no con los Florent o los Targaryen… y eso nos colocará en una situación ventajosa. ¿Me explico en mi razonamiento?”

Con Slava él no tomaba las decisiones solo, por eso consultaba con ella y le explicaba su punto de vista. Sin embargo, a veces era difícil… sobre todo cuando la veía desnuda, que era la mayoría del tiempo. “Gabranth vendrá con nosotros, estará más seguro cerca nuestro que en cualquier otro lugar.” Sus ojos grises recorrieron el camino de los dedos de su mujer, que limpiaban con la arena los lugares más impúdicos y sensuales… Chasqueó la lengua ante la idea de ella y negó levemente, pero sin desprender su atención del escote de ella, presionado y orgulloso, terso y tentador. “Lo veo como algo… irregular.” Dio unos pasos en su dirección, abandonando la copa y posicionándose a su lado, aunque fuera de la tina. “Pero es una oportunidad que no debemos descartar, aunque… tienes algo por los tronos, es notable.” Reflexionó con una media sonrisa y un brillo en los ojos, recordando el reencuentro en la sala del trono del Faro.

“Es una ocasión de muchas oportunidades, incluyendo el codearse con la nobleza que solamente quiere ver al Reino sanar… si es que es posible.” Le acarició la cadera y la atrajo hacia él, sin importarle que mojara su camisa o jubón. “Tenemos mucho que hacer…” mordió el mentón de la dorniense y luego el labio inferior, grueso y tentador. “Empezando por aplacar a nuestros vasallos… pero para eso, te falta ropa…” le susurró con picardía, recordándole que había gente que los esperaba.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t751-garth-hightowe
Mensajes :
147

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Slava Hightower el Dom Jul 16, 2017 9:38 pm

Hello there, hubby
-Lo entienden, sólo tienen miedo de hacer lo que hace falta, Garth. Necesitan un líder y su líder está sentado tras un escritorio de caoba firmando decretos para el Reino- Expresó Slava con claridad, no es que quisiera convertirlo a él en líder pese a conocer muy bien por donde iban los tiros. Garth ansiaba el Dominio desde que puso pie en tierra, al ver toda la situación de Poniente pero Alester se había adelantado. Bebió del trago mirando hacia Garth con descaro, porque su rostro expresivo le daba exactamente igual. Escuchó con atención sus palabras mientras se regodeaba en la figura magistral de su esposo, se preguntó si todavía le sangrarían las heridas de anoche en su espalda. Ah, ese tatuaje precioso que le encantaba recorrer con la lengua hasta encontrar, más abajo y del otro lado, la razón de su ser.

-Avísale a Aerys que irás en nombre del Rey y su gloria… y toda esa palabrería estúpida de señores hipócritas- Indicó alzando con suavidad el hombro antes de pasar de su paquete a sus ojos alzando las cejas con picardía. -Deber deber, deudas deudas...Si todo se resolviera en el lecho seríamos tan felices. A este continente lo que le falta es la llegada de la Diosa- Le mencionó a Garth, dejando caer una perla, previa a una risa divina que emergió de su garganta e hizo mover su pecho con suavidad. Se alargó para buscar unas fresas que llevó a su boca y comió con naturalidad mientras le escuchaba hablar -¿Y qué nos van a mandar los Redwyne? ¿Mucho vino?-Se rió un momento antes de rodar la vista, era evidente que sólo bromeaba -Sin embargo, tienes un punto de razón nadie te ha dicho nada. Como señor de tus tierras, tú y tus aliados pueden iniciar esta empresa y recibir todo el mérito si concretan una victoria...O perder hasta la cabeza si va fatal. Y regiría yo Antigua, qué te parece eso?- Preguntó, alzando las cejas nuevamente antes de cerrar los ojos y beber el vino.

-¿Irregular? No seas tonto Garth, el niñito cumple años y el Reino está en “paz” por supuesto que quieren celebrar  y mostrar poderío...Me cortaré una teta si no, pero esto es idea de la Viuda Blanca- Expresó con una sonrisa sardónica lanzando una apuesta hacia su esposo. Sonrió de lado respecto a lo del trono… -No, cariño, tengo algo por tí y por tu verga que es diferente-  Le dijo volviendo su vista hacia él y notando el brillo de sus ojos. Era precioso cuando fingía que podía resistirse -¿Sanar? ¿Estás seguro de que es la palabra correcta?- Preguntó, ronroneando mientras sentía sus dientes recorrerle la piel antes de tomarle el labio, aquello le robó otra sonrisa a Slava. Si no buscaba guerra directa, la estaba ansiando.

+18:
La mujer abandonó la tina de un movimiento rápido y grácil, los años de comodidad no le habían robado nada de la agilidad que la había convertido en la Daga de los Martell. Aunque por poco no se voltea toda la tina-Estoy casi perfecta- Espetó respondiendo hacia aquello de la falta de ropa, poniéndose a horcajadas de él -tacleandolo de camino- y goteando agua por todos lados y riéndose mientras se levantaba un poco y le bajaba los pantalones lo suficiente para que su cálida virilidad terminara de erguirse orgullosa con un masaje rápido. La guió a su interior, siempre cálido y dispuesto para él y gimió al sentirse completa, profundamente empalada por su esposo -Ahora sí, la excelencia- Le dijo, fijando su vista divertida en él -Fóllame rápido y te juro que domaré a todos tus vasallos, amor mío- Río levemente antes de inclinarse hacia él y atraparle los labios para que no le respondiera, sino que simplemente la llevara al máximo éxtasis posible como sólo él sabía hacerlo, aunque ella ya había comenzado la danza de su pelvis contra la de él


Garth Highotwer — IV - VII — El Faro

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t399-slava-arena-la
Mensajes :
113

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Garth Hightower el Lun Jul 17, 2017 9:01 pm

Hello there, hubby
Día 4 | Mes 7 | Año 284| El Faro

La tarea de un líder era elegir el camino que disgustara a la menor cantidad de personas. En el caso de Garth, él lo traducía a elegir el mayor beneficio con los menores riesgos. Pero era imprescindible que escuchara a sus allegados, y nadie mejor que Slava para darle un punto de vista. Consideraría cuidadosamente hablar con el Rey sobre el Rejo, pero en un principio estaba mucho más convencido de su propia idea. “El Rejo nos dará barcos y hombres. Los vinos son un lujo adicional.” Sonrió y no pudo evitar soltar una sardónica carcajada ante la ocurrencia de la dorniense. Si fuera por ella la diplomacia entera se haría en el lecho… y si fuera ella la involucrada, él no tendría queja alguna al respecto.

Una vez la tuvo entre los brazos, acarició su ondulante cadera y baja espalda. “Nos aseguraremos que sea una victoria… y pareces muy confiada respecto de la Viuda Blanca. Incluso pareces admirarla.” Él mismo enarcó una ceja divertido en ese momento y pensó que Slava no sería una mala regente de Antigua en su ausencia. “¿Irregular? ¿Sanar? Haces muchas preguntas, Sirena.” La picó justo antes de que ella saliera de la tina con la agilidad digna de la asesina y espía que nunca dejaría de ser.

+18:

Lo otro que la había vuelto la exitosa daga de los Martell era la capacidad para sorprender, y en ese momento sorprendió a su marido cayendo ambos en el suelo del escritorio. El peso del caliente cuerpo de la dorniense sobre el suyo fue un incentivo más para que su lívido se elevara, y eso se tradujo a una mayor comodidad para que Slava le bajara el pantalón y le masajeara su longitud. Las manos del dominiense se colocaron a ambos lados de las caderas de la empapada mujer, observando como los dedos de ella se cerraban a su alrededor y lo guiaban al interior, caliente y apretado. Garth arqueó la espalda y un gruñido surgió del fondo de su garganta, recorriendo con su hombría cada pliegue interior de su esposa. Admiró el plano vientre y el ombligo de ella, y ahora sus hermosos y turgentes senos expuestos ante él. “Siempre… eres perfecta.” Añadió él antes de que ella se inclinara para comer su boca.

No hizo falta que ella le dijera que la follara rápido. Ahora él mismo estaba necesitado de ella… le apretó ambas nalgas con sus dedos, haciendo que la piel rebalsara entre éstos y masajeó su boca con la propia, enlazando la lengua a la de ella en un sello profundo y caluroso. El vaivén de la pelvis femenina contra la suya se le hizo evidente, pero no la dejaría mandar esa vez. El Hightower sonrió para sí y usando la fuerza de su anatomía se alzó, sentándose y rodeándole la cadera con un brazo y ambos glúteos con el otro. Le mordió el labio inferior y se terminó levantando, obligándola a rodearle la cintura con las largas piernas.

Dejando el pantalón atrás, llevó a la mujer hasta una columna, donde apoyó la espalda de ella y la apretó entre su propio cuerpo y la superficie de piedra. Sin dejar de jugar con la boca de la dorniense, Garth meció su anatomía hacia adelante y hacia atrás, embistiéndola rápidamente y acariciando cada rincón del sexo femenino con el suyo propio. Estaban empapados debido a que Slava acababa de salir del agua, y eso lograba que su camisa se pegara a su propia piel, casi haciendo que la diferencia no existiera. El vientre de soldado del Hightower se friccionó por completo al de su esposa, y sus pectorales obligaban a los senos contrarios a desaparecer en el apriete. Las embestidas, entonces, se hicieron sucesivas y rápidas, obligando a Slava a rebotar sobre su longitud y a sus gónadas a golpear el nacimiento de las nalgas de él. Era un rápido… en todo su esplendor, adornado por los gruñidos del Señor de Antigua, cuyo trasero y piernas eran completamente visibles desde alguien que los mirara desde atrás.

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t751-garth-hightowe
Mensajes :
147

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Slava Hightower el Dom Jul 23, 2017 12:11 pm

Hello there, hubby
-Barcos y hombres…- Indicó con una sonrisa felina en los labios, acentuando la última palabra y alzando las cejas hacia Garth mientras se acariciaba el cuerpo. Lo cierto es que le había sido fiel, no en contra de sí misma, era cierto pero Slava había intentado controlar sus impulsos porque bien sabía que la infidelidad podía costarle caro a ella y a él. Entonces...Lo que hacía era desfogarse con él que, no mentiría, era uno de los pocos que con sólo posar su mirada sobre ella la encendía; quien la conocía tan a la perfección que ni siquiera tenía que fingir o inventar historias sobre su pasado. Tampoco sus caprichos, sus enojos...Su ira. Maldito Torrenegra -Paxter es un joven sin tierras, con hombres que le siguen aún. Eso es admirable, no mentiré...Pero recuperar el Rejo...Va más allá de nosotros Garth. No puedes ensarsarte sólo en una batalla que ni siquiera es tuya. No es tu obligación- Indicó haciendo énfasis en esa última palabra que tan arisca la ponía y que él, últimamente, tenía inscrustada.

-Es rara. Se habla mucho de ella y me da curiosidad...Es todo. No admiro a nadie que no me haya dado placer antes- Se rió hacia él con un gesto gracioso, incluso pícaro y juvenil pese a la veintena que ya llevaba encima y que le acercaba a los maravillosos 30.  -Hago las preguntas que nadie se atreve a hacerte porque te vistes de Señor y te pones serio. No te conocen como yo. Nadie más que yo puede cuestionarte- Agregó con una soberbia propia de la Emperatriz de las Sombras, de la Víbora de la Torre. De la dueña del Torrenegra.

+18:
Las palabras y discusiones políticas se acabaron pronto cuando sus cuerpos se fundieron en uno. Las rodillas de Slava se resbalaban en el piso provocandole cierta frustración al no controlar del todo aquel movimiento, pero su esposo, presto y rápido; decidió tomar las riendas y aquello no la pudo haber hecho más feliz en ese momento. Lo rodeó con sus largas y torneadas piernas, afianzando la unión entre ellos y sintiendolo en la profundidad de su ser mientras un torrente de placer le erizaba toda la piel. Se quejó, mínimamente, cuando apoyó la espalda desnuda sobre la piedra pero dicho sonido se convirtió pronto en un gemido mientras ponía los ojos en blanco. Con el tiempo Slava había aprendido a disfrutar de un sexo mucho más lento porque, muchas veces, tomaban decisiones mientras estaban aprovechándose de su matrimonio en el lecho. Pero también porque le gustaba regodearse en él...Le gustaba...Amarlo. ¿Por qué no decirlo? Habían pasado más de 10 años siendo amantes pero su relación se había profundizado en los últimos años, no sólo con la llegada de Gabranth sino todo lo que habían pasado.

Pero eso no implicaba que perdiera el placer porque la pasión arrasara con ambos cuerpos en un torbellino de adrenalina, energía y lujuria -Sí...Gaaarth… Ahí…Ahí- Gimió clavandole las uñas en la espalda mientras se inclinaba un poco para besarle la boca, buscando con avidez su lengua cálida y enredándola con premura, disfrutando de su sabor y de todo él. La determinación de cada una de sus estocadas la llevó directo al primer orgasmo del día con una celeridad que no le era nueva, pero no dejaba de dejarla sin aliento. Su interior se contrajo de placer alrededor de la virilidad de su hombre y sintió cómo él mismo se descargaba en su interior, con su calidez golpeandola se alargó su placer hasta que separó sus labios de los de él con un chasquido húmedo y una sonrisa plácida en los labios. Su respiración estaba agitada mientras lo miraba y su pecho se resbalaba contra el ajeno por el movimiento de inspiración y exhalación -Buenos días, esposito- Bromeó lamiendo sus labios un momento antes de dejarle un beso suave en estos, que terminó alargandose a uno profundamente intenso y lento porque… Le apetecía. Garth era su maldito talón de Aquiles. Irresistiblemente sexy, malditamente fuerte y sumamente sensual. Aquellos ojos grises que tan fríos eran para todo el mundo, eran especiales para ella de una forma que pocos llegarían a comprender. Cuando se separó de él apoyó su frente en la suya -Tendré que asearme nuevamente-


Garth Highotwer — IV - VII — El Faro

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t399-slava-arena-la
Mensajes :
113

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Garth Hightower el Dom Jul 23, 2017 11:49 pm

Hello there, hubby
Día 4 | Mes 7 | Año 284| El Faro

+18:
La presión del vientre de guerrero del Torrenegra contra el de su esposa se acentuó cuando ésta última le arañó la espalda y el tatuaje que ostentaba allí como testigo mudo del sobrenombre que él había adquirido. Las uñas de la dorniense dibujaron un camino rojo en su piel, como solía hacerlo siempre, acompañado de esa expresión afirmativa que le estaba dando la pauta a él de que estaba haciendo lo que ella buscaba. Sonrió y le gruñó en la boca, sus callosos dedos apretando la suave y tersa piel de las nalgas femeninas cada vez que estas se le resbalaban dado el ir y venir de sus cuerpos.

Recibió la lengua de Slava y la enredó alrededor de la suya, apretándola y succionandola para hacerle saber lo mucho que la deseaba incluso poseyéndola. Sus pectorales apretaron tanto los senos generosos de la mujer que parecía que no había separación entre las pieles de los dos… y cuando ella lo apretó, su longitud se engrosó en respuesta y dando aviso al próximo final. Si… próximo. La velocidad con la que se habían entregado a la pasión nuevamente se plasmaba en las embestidas sucesivas que él le regalaba y que la obligaban a rebotar sistemáticamente sobre su hombría. Otro largo gruñido por su parte, ahogado por los labios de la Sirena, fue la antesala al orgasmo, el cual derramó completo en el interior de la mujer.

“Mmmmf buenos días… ahora la mañana está completa, no?” le preguntó en un agitado murmullo, mirándola a los ojos y sonriendo. Admiró su hermosa piel y las pecas en su rostro antes de morderle el labio inferior y retirarse de su apretado interior, dejándola pisar el suelo. Le acarició la melena oscura y su frente se pegó a la contraria mientras pensaba que esa mujer era su perdición en todos los sentidos que conocía, pues era el fin del Torrenegra como concebían los demás. Ella calentaba el hielo del alma del Hightower.

Se alejó, no sin antes acariciarle el rostro y la cadera, y asintió. “Aseemonos, que Lord Paxter nos espera. Quizas escuchándolo a él te convenzas más de la necesidad que tenemos nosotros de ayudarlo, no el Dominio ni Alester Florent… nosotros, la casa Hightower.”

Hicieron lo propio y se vistieron decentemente para ir al encuentro de Lord Redwyne. El joven era inteligente y de buen trato, y a Garth le había caído en gracia. Estaba triste y desarmado en muchos aspectos, y el Torrenegra no podía culparlo… había perdido a su familia y su hogar y ardía por deseos de recuperarlo. Él, por su lado, veía en el Rejo el símbolo de un aliado fuerte y la necesidad de no tener enemigos en la puerta de su hogar. Todo, para Lord Hightower, indicaba una dirección muy clara.

“Saludos Lord Paxter, muchas gracias por esperarnos…” Se disculó Garth con una sonrisa mientras bajaba del elevador con poleas que tenía el enorme edificio del Faro como sistema para subir y bajar con simpleza… muy similar al que funcionaba en el Muro. “Estamos aquí para hablar y para conferenciar sobre el futuro. Además, necesito convencer a mi esposa de que es conveniente ayudaros en vuestra campaña. No me malinterprete, ya sabéis que estoy completamente dispuesto a serle de utilidad y que vos, a su vez, lo seáis para mi… pero en el Faro las decisiones no las tomo solo.” Le guiño un ojo al joven y le sonrió a la dorniense. Estaban en la base del Faro mismo, allí donde se abría un enorme jardín empedrado con estatuas de grandes ancestros de la familia Hightower. El día era claro y fresco, con algunas nubes pasajeras, por lo tanto especial para aprovechar.

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t751-garth-hightowe
Mensajes :
147

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Paxter Redwyne el Lun Jul 24, 2017 4:13 am

Las mañanas se habían vuelto una condena voluntaria, parte de un rito dedicado al sufrimiento y autoexploración que sumían al joven en un abismo de dudas y melancolía, un castigo que había durado desde su derrota y abandono de El Rejo. En sus sueños aparecían siempre los rostros de aquellos que habían muerto, las estrategias que no se habían llevado a cabo y más que nada las decisiones que habían tomado a favor de una corona que finalmente había optado por abandonarlos en su momento de mayor necesidad. Todo era aun algo confuso pero si algo tenía seguro es que los Tyrell y su familia eran inocentes de todo lo que había sucedido y el hecho de que todo hubiera llegado a un punto tan bajo solo le hacía recobrar, tras alunas horas de tortura mental, la fueza necesaria para conseguir continuar con su día y sus nuevos objetivos.

Se levantó de la cama y con tranquilidad admiró la belleza que ofrecía Antigua desde la ventana de su cómoda habitación. No podía evitar recordarse lo afortunado que había sido de recibir la ayuda de los Hightower y lo muy en deuda que se sentía con los mismos. Si bien había un dejo de amistad que crecía entre él y Torrenegra lo cierto es que estaba consiente de que de cierto modo estaba siendo utilizado como un futuro aliado para las campañas que aquel ambicioso hombre pudiera tener después. No le molestaba, no le quedaba otra opción, además, prefería infinitamente apoyar a ese hombre que aunque admiraba a los cielos tenía la delicadeza de cuidar a los que estaban bajo su techo, simplemente era mejor ese tipo de personas que los Florent o los Targaryen. La pregunta era si debía jugar a ser el inocente engañado o encarar a aquel hombre y mostrarse como el joven ingenioso que su tío siempre dijo que era.

- Tío Ben... guía mi navío en el camino correcto para salvar a nuestra gente - Musitó con seriedad, pidiendo al firmamento un apoyo, una señal que le dijese que acción era la más indicada para poder recuperar su mundo. Sus ojos azul cielo fijos en el horizonte, donde podía ver el agua que le guaría hacia su isla, un gesto de firmeza en su rostro mientras que sus manos se mantenían ocupadas con su ropaje. No podía perder el tiempo más, ya había tenido su luto, había dejado que sus hombres sufrieran demasiado tiempo por su desidia y había llegado a un lugar que ni siquiera su hermana le hubiera perdonado. Debía levantarse, al fin y al cabo la reunión ya iba a comenzar.

----

- Lord Garth, como siempre la tranquilidad reina donde usted se presenta, amigo mio - Una sonrisa apareció en el rostro del joven señor de los mares del sur. Cada vez aquel gesto era más sincero, no había bajado su tristeza, solamente había adquirido nuevas fuerzas gracias a las múltiples pláticas con el Señor del Faro. Llevaba ahí de pié esperando a que bajaran poco menos de 15 minutos por lo que no podía siquiera hacer una alusión a la tardanza de ambos, aunque tampoco los hubiera culpado, siendo hombre soltero entendía que los tiempos eran muy diferentes para ambos - No se preocupe mi señor, la vida de su ciudad me devuelve las esperanzas así que poder apreciarla un poco hace que la espera sea liviana - Giró sus ojos otra vez hacia el jardín que se les presentaba en frente, tanto color, tanta vida, tanta belleza, parecía que todo lo que le había pasado era una pesadilla, sin embargo todo estaba aun ahí, cual cicatriz fresca que no deja de molestar. Escuchó las palabras de su anfitrión y fue entonces que pudo ver que detrás de él aparecía su consorte, una gracia similar a la del jardín - Lady Hightower, iluminando los días de la misma manera que éste faro ilumina las noches - Expresó a modo de cumplido mientras hacía una ligera reverencia, si algo había entendido sobre las palabras de Garth anteriormente es que aquella fémina tenía una mente estratégica que debía ser tomada en cuenta y su opinión claramente influenciaba al futuro de Antigua - Entiendo, pero si me deja la tarea de convencerla, me temo que me dejará en suma desventaja, Lord Garth - Bromeó el joven siguiendo los pasos de la pareja para empezar su recorrido privado por el pequeño Edén que se extendía frente a ellos.
avatar
Nobleza
Ver perfil de usuario
Mensajes :
20

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Slava Hightower el Mar Ago 01, 2017 1:11 pm

Hello there, hubby
-No- Susurró cuando le preguntó si la mañana estaba completa, cerró los ojos mientras él le mordía el labio, segundos después estos se convirtieron en una sonrisa ladina -Esto sólo ha iniciado. Ya no deberías ni preguntarlo- Subió una de sus manos para tomar su mandíbula y atraerlo de nuevo hacia sus labios, besándolo nuevamente con la calentura que aún le recorría el cuerpo. Abrió los ojos cuando se separó escuchando lo de la reunión a lo que no hizo comentario alguno. Adjudicarse conquistas de gratis le parecía una tontería pero a Garth no y no tenía ganas de discutir cuando aún disfrutaba de los espamos de su cuerpo y el aroma masculino de Garth empapando toda su piel.

Lo de asearse bien, lo de vestirse decentemente… Lord Hightower solía hacer eso, su esposa no. Slava era una mujer nacida en Lys con ascendencia dorniense, criada por los Martell, hermana política de Oberyn Martell. ¿Realmente esperaban algo de decencia?... Curioso. La Señora del Torrenegra hacia un poco de gala a uno de sus mil nombres y había elegido un vestido de seda negra que se ajustaba en la cintura tras un largo escote que dejaba ver no sólo el nacimiento sino la curva de sus colosales senos. La piel dorada que exhibía con tanta naturalidad estaba decorada por un collar de oro que tenía un dije en forma del faro que oscilaba entre sus pechos y se perdía con demasiada facilidad. De la cadera en adelante la tela bailaba al ton y son de la cadera de Slava, con su caminar pausado  y sensual, protegiendo su cuerpo desnudo cuando le daba la gana y la luz no le pegaba directamente. Las transparencias eran naturales en ella, le gustaba vestirse como si tuviera una segunda piel, con la comodidad propia del nudismo.

Tras despedirse de su niño y dejar a Daella a cargo caminó hacia el salón donde estarían reuniéndose con Paxter. Ingresó tras Garth con la mirada fija en el jovenzuelo de El Dominio. Slava tenía un magnetismo que le era natural. Vestida de ese color podría asemejarse a un agujero negro, capaz de atraer toda la atención de una sala para ella con sólo ingresar a esta. Desde las miradas hasta los pensamientos, pasando por los comentarios y exhalaciones, eran suyas desde el instante en el que entraba a algún lado. Y así ocurrió en la sala.

-Paxter...Paxter. Lord… Lord...Dejaos de protocolos, tiene más de un año viviendo aquí y siguen con las tonterías de educación. Gabranth empezará a llamarlo tío de tanto que lo ve por aquí y ustedes con sus tonterías corteses. Pensé que éramos amigos- Muy al inicio de aquel refugio Slava había coqueteado de manera descarada con Paxter sólo por diversión, pero era tan serio y comedido que terminó aburriendose de aquel juego. Ahora, simplemente, le hablaba como si lo conociera de toda la vida. -Soy Slava, Paxter. Lady Hightower déjalo para esas reuniones y bailes donde se reúne toda esa gente a la que le importan los títulos- Añadió dirigiéndose hacia la jarra de vino para servir un poco para cada uno y para sí misma, entregó las copas mientras bebía de la suya con facilidad y se apoyaba en la mesa donde estaba el alcohol -Estás en suma desventajas si no tuteas a Garth y a mí- Dijo, alzando el hombro con ligereza -Básicamente ustedes dos se quieren ir a recuperar El Rejo contra los hijos del Hierro que, por cierto, son potenciales animales…- Aquellas dos últimas palabras la hizo meditar un segundo, desviandose a terrenos mucho más tabús que seguramente a Paxter le ponían las mejillas coloradas. Miró a Garth con un interés renovado, sonriendo de lado mientras su pecho se inflaba al inhalar, haciendo que la tela de su vestido se estirara peligrosamente -Y tú aún tienes la educación suficiente de tratarnos por nuestros títulos cuando te hemos dado todo, tanto como le daríamos a nuestra propia familia. Al que te clave el hacha le vas a decir “Buen trabajo, mi señor”? - Finalmente, Slava clavó sus ojos multicolores de rayos violetas y ámbares en Paxter con un gesto serio, sin ánimos de ofenderlo pero… -El honor no te sirve de nada, ni a ti ni a tus hombres. El enemigo que enfrentais es mucho peor de lo que piensas, Paxter y te quieres llevar a mi esposo, al padre de mi hijo y el señor de Antigua a una empresa para la cual no estás preparado. Dime…¿Qué es lo que yo ganaría con ello aparte de probablemente perderlo a él?- Cuestionó señalando a Garth con la copa -Es un guerrero maravilloso, lo sé. Lo he visto, he peleado a su lado. Pero esta reconquista se basa en el trabajo en equipo, porque carecen de los huevos para hacerle frente a las bestias como deberían. Antigua no irá sola a El Rejo, Paxter. Eso tenlo por seguro- Soltó para luego beber del vino y segundos después alzó suavemente las cejas esperando una respuesta.

Garth Highotwer & Paxter Redwyne — IV - VII — El Faro

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t399-slava-arena-la
Mensajes :
113

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Garth Hightower el Miér Ago 02, 2017 3:44 am

Hello there, hubby
Día 4 | Mes 7 | Año 284| El Faro

La voz suave de Slava llegó a sus oídos en seguida luego de intercambiar palabras con Paxter. Como la dorniense que era, su esposa resultaba implacable. Su lengua era afilada incluso cuando no buscaba herir a nadie… de hecho, tanto él como ella apreciaban al joven Redwyne y, en parte, Garth se sentía muy identificado con él. Exiliado de su tierra natal y con hambre de probarse a sí mismo, una combinación que era explosiva y admirable al mismo tiempo. Pero volviendo a las palabras de la mujer, él se giró para mirarla a los hermosos ojos multicolores y notar que volvía a vestir sus acostumbrados vestidos que combinaban lo mejor de la moda lysena con la ponienti. Slava no tenía problema alguno con mostrar sus atributos, y él solo podía agradecer al respecto… Sus ojos se perdieron un segundo en donde el collar de la torre se escondía…

Pero en seguida comenzó el paseo, y así también el proceso para que la Lady de Antigua vea el motivo detrás de los planes de Paxter y Garth… porque el joven no estaba solo en este emprendimiento. “Tranquilo, joven amigo. No te dejaré solo frente a la Sirena de Dorne.” Sonrió a su protegido y le tomó la mano libre a Slava, enlazando los dedos en los de ella al tiempo que se disponía a sostener la copa de vino con la otra. “Dejando de lado la forma que nos dirijamos unos a otros aquí, y habiendo establecido que tenemos confianza casi fraternal a estas alturas, atacaré el tema que tenemos que tratar.” Los pájaros parecieron cesar su canto un segundo, como generando suspenso.


“Amor, no es necesario usar el cinismo con Paxter. Estoy seguro que administra bien su buena educación. Yo mismo lo hago y lo sabes, y no dirijo palabra a mis enemigos en general. Y hablando de enemigos, hay una realidad tangible: El Rejo debe volver a formar parte del Dominio.”
Dictaminó, bebiendo tranquilo un sorbo de alcohol. “Los hombres de hierro son enemigos terribles y salvajes. Como bien dices, casi animales… por lo que no pienso, ni tampoco creo que Paxter lo haga, ir solo a enfrentarlos. Esto será un esfuerzo en conjunto y no será inmediato ni improvisado, debemos prepararnos y buscar más aliados aun.”

Siguieron una senda pulcramente empedrada, hasta llegar a la estatua de uno de los más famosos miembros de la familia Hightower: Lymond Hightower, el León del Mar. “Esto no lo hacemos por el honor. Solamente se obtiene honor en la victoria, porque de otra forma es inútil regodearse. Lo haremos por algo únicamente práctico y eso es que la familia Hightower y Antigua no estarán a salvo mientras que los Redwyne estén comprometidos. El Rejo ha sido aliada de nuestra casa desde que los Ándalos invadieron Poniente, y eso no tiene que cambiar.”  Lo miró al joven Lord y luego a su mujer con mucha seguridad, con acero en los ojos. “Además, la Isla es una posición estratégica. ¿Qué seguridad podemos brindar a los barcos comerciantes que arriben a nuestro puerto si hay hombres de hierro en la desembocadura del Vinomiel?”

Apretó suavemente la mano que sostenía la de su mujer, puesto que de verdad debía hacerla entender su punto de vista. “Alester Florent asesino a los Tyrell en nombre de una corona demente que dejó que llegáramos al punto de perder el Rejo. A pesar de ser traidores supuestos, había niños involucrados, y mujeres indefensas también.” Olenna Redwyne entre ellas. Garth mismo tenía ambiciones, eso era imposible de negar e insultaría tanto a Slava como a Paxter haciéndolo, pero no habría matado niños bajo ninguna circunstancia. “Haremos esto bien preparados y obtendremos la aprobación del Dominio. No lo haremos en nombre de un Florent ni de los Tararyen, lo haremos por el Rejo y por los dominienses en general. Al ver que la casa Hightower y la Redwyne son sólidas aliadas y pueden resolver la situación aquí, entonces ganaremos confianza y credibilidad. Nosotros, no asesinos y locos.” Hizo silencio entonces, dejando que su joven amigo y protegido agregara lo que quisiera. No estaba siendo agresivo con Slava, simplemente quería que entendiera que no se estaban arriesgando por algo que no podían capitalizar luego.

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t751-garth-hightowe
Mensajes :
147

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Paxter Redwyne el Dom Ago 06, 2017 11:04 pm

La réplica de la señora del faro solo generó una risa más en el joven señor de El Rejo, quien ya tenía más que entendido que la personalidad de la fémina estaba muy por encima de lo que el podía llegar a dominar, de hecho estaba consiente que era ella la más difícil de convencer, aquella que gustaba de jugar el papel de abogado del diablo, razón misma por la que Garth pasaba todas las ideas por su aprobación, al fin y al cabo ¿Quién querría tener un compañero que le dijera si a cada nueva propuesta sin atreverse a desvelar las grandes desventajas de la misma? Era esa perspicacia natural, ese don para descartar lo que ya estaba dado por hecho, lo que hacía de la dorniense una de las mujeres más afiladas de todo Poniente.

- Siempre he estado en desventaja... - Musitó con esa misma sonrisa inocente mientras aceptaba la copa y daba un profundo sorbo dejando que los tonos se repartieran por sus labios entrenados. Gracias al conocimiento que tenía acerca del brebaje, al ser uno de los antiguos mayores productores, pudo divisar las notas que componían el sabor y la consistencia del mismo, enseguida pudo deducir que no se trataba de los suyos, sino algo más apegado al gusto de la mujer, tan fuerte como sus pensamientos, tan agudo como los puntos que estarían tocando durante el encuentro, iniciándose por la acometida sobre la manera respetuosa en la que aun se expresaba a pesar del tiempo ahí vivido - Pero estar en desventaja siempre hace de la victoria más gratificante, Slava - Agrego haciendo el todo, un gran esfuerzo de su parte, para no volver a dirigirse de la manera distante y educada que tanto acostumbraba.

Su sonrisa fue borrada al escuchar los cuestionamientos de la fémina, las consientes dudas, lo poco razonable que sonaba la situación en la que se encontraban. La locura que parecía presentarse en esa improbable alianza y la inconveniente resolución que podría presentarse ante todo su plan.

- Ciertamente... - Admitió tras otro sorbo de aquel líquido tan espeso como la sangre, sus ojos vieron por un momento el hermoso paraje que les rodeaba, enfocando por unos instantes las espinas de las flores mas bellas que hacían perfecta semblanza a lo que sentía sucedía en esa conversación, solo para regresar y enfrentar la fiera mirada de la mujer, nada cercano a un sonrojo o un titubeo, no como cuando había llegado, cabizbajo cual perro con su cola entre las patas, no, ahora era diferente puesto que tenía en su faz un dejo de seguridad, una resolución que había aparecido tras varias noches de introspección. Antes de que pudiera continuar escuchó que su colega hacía lo suyo para sosegar las dudas de su esposa, como siempre intentando interceder por el Redwyne a manera de un guardían, de un tutor o un hermano mayor, algo que aunque Paxter agradecía, comenzaba a entender era la principal raíz de los miedos de aquella mujer y, sin duda, de muchos si no es que todos los hombres que aun tenían fe en la causa de recuperar la preciada isla del sur. Así se mantuvo, expectante, siguiendo el marmolado camino mientras el fulgor de aquel licor permitía que sus labios se mantuvieran entretenidos, las palabras esperando a que llegara su turno de aportar a la conversación, era hora de demostrar que no era el niño indefenso que el mundo había creído tras su caída.

- "El honor vocifera mis palabras, el destino guía mi navío y la responsabilidad lleva mi espada" - Recitó aquella frase leída en uno de los tantos libros de caballeros que se encontraba en la biblioteca de la Ciudadela, uno de los tantos que había revisado para escapar de sus problemas - Mi responsabilidad está con mi gente, está con el Dominio y aunque mi enemigo tenga mi respeto eso no evitará que también pruebe mi acero. Todos temen que a mi edad sea incapaz de cumplir con mi nuevo papel, todos subestiman lo que puedo hacer y es justo por eso que lo voy a lograr, no existe mayor ventaja en un encuentro que la de ser subestimado - Volvía a sonreír, pero esta vez su gesto estaba tan alejado de los nervios como lo estaban el sol y la luna de cada uno - El Dominio continua sangrando y ni la corona ni los Florent han hecho algo por evitarlo... así que puedo decir que no, esto no se trata solo de recuperar mi isla, el vino y el nombre... Se trata de evitar la hemorragia de nuestras tierras, de demostrar que El Dominio aun existe. Estoy seguro que es algo que Dorne entiende - Acentuó, firmeza remarcada en cada una de las palabras, el idioma de los hombres, hablado por alguien que todo mundo quería tratar cual niño.
avatar
Nobleza
Ver perfil de usuario
Mensajes :
20

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Slava Hightower el Vie Ago 11, 2017 4:03 pm

Hello there, hubby
Le gustaba oír la risa de Paxter, porque eso quería decir que se descontracturaba, que no andaba con un palo metido en el ano, todo rígido y escueto. Los ojos de la mujer brillaron con interés cuando las palabras de Lord Redwyne hablaron sobre la victoria. Tal fue su seducción en esas palabras que Slava ni siquiera comentó nada. Se quedó en silencio mirándolo sin añadir nada más, como si hubiese descubierto una faceta nueva del muchachito “desvalido” que había llegado a El Faro.  La mujer miró a su esposo por encima del hombro cuando indicó que la importancia de la fraternidad no era el punto pero Slava alzó suavemente el hombro restándole importancia a lo que opinara, difería pero no era nada importante. Acarició con suavidad sus dedos mientras caminaban escuchando de fondo la voz de Garth hablar con el mismo poder que siempre. Slava escuchaba, atenta, a cada uno de ellos.

-E Isla Bella de Occidente y los Peldaños de Poniente. Sí, estoy clara en que la Corona ha perdido territorio y que parece no tener interés en recuperarlo. Estoy consciente, Garth- Añadió en un siseo. Desde que se había vuelto Señora de Antigua estaba mucho más informada de todo, atenta a los cambios políticos que podían romper con la tranquilidad de su ciudad. Cerró los ojos, dejándose guiar por Garth en el camino empedrado, sintiendo cada una de las piedras en sus pies descalzos -porque sí, no tenía ganas de calzarse, menos con la “confianza” que tenía con Paxter-. Respiró profundamente -Aliados que morirán igual que todos los demás por falta de estrategias deshonrosas- Indicó esperando que Garth comprendiera a qué se refería.

-Entonces me dáis la razón- Dijo hacia Paxter cuando soltó el “ciertamente”, entrecerrando los ojos al mirarlo para luego devolver su vista al Señor de Antigua que seguía parloteando. Le iba a meter la lengua hasta la garganta para que se callara y dejara a Paxter hablar solo, le serviría de entrenamiento. -No estoy hablando del honor que recibirán al vencer o no, Garth. Cariño, sabes perfectamente a lo que me refiero- Soltó su mano y detuvo la caminata al ponerse delante de ambos hombres, dándole la espalda a la estatua del León del Mar, del cual ya conocía la historia. Sabía perfectamente porque su esposo la había traído allí y si a él le servía de inspiración, a ella no -De acuerdo, la posición del Rejo brindará seguridad y mejorará el comercio. Lo entiendo, es un punto a favor- Reconoció. No había pensado en la estrategia económica pero sí la había percibido.

Entonces su mirada ligeramente suave se posó en Paxter cuando, por su entonación, predijo que se trataba de alguna frase famosa en el Dominio o al menos reconocida en algún lado ¿Alguna canción? ¿Un libro? Le daba igual. -¿Y su Desconocido donde anda?- Le pregunto, siseando, y un deje de orgullo se apoderó de ella al recordar el nombre de ese Dios que tanto miedo despertaba en todo creyente. Recordó que tenía que comentarle a Garth sus nuevas andanzas. Sin embargo, el muchacho tenía algo más que decir, escuchó en silencio para no interrumpirlo porque, de alguna forma, parecía más seguro con cada palabra que decía. Estaba aprendiendo de Garth. Se le notaba. Pero ponía algo de su propia cosecha. Sus cierre fue, quizás, lo que le ganó. Slava elevó suavemente la barbilla con cierta soberbia mientras miraba a Paxter a los ojos con severidad. Dorne era el Reino que no se doblegaba, el que no había sido conquistado y que reclamaba las Marcas como suyas. Su terreno nunca había cedido y sin embargo seguía siendo azotado por los piratas en el mar. La mujer elevó la copa y bebió vino muy lentamente, Garth, que la conocía, sabía perfectamente que ya había accedido pero Paxter no.  Acortó distancias entre ellos y una de las suaves manos de Slava se deslizó por el pecho de Paxter con suma delicadeza hasta agarrar su garganta. Los dedos gráciles de la Sirena y sus uñas se clavaron en la fina línea de la mandíbula de Paxter, le inmovilizaba el rostro para que la viera directamente a los ojos -Si Garth no regresa de esta empresa, con mucho pesar te cortaré los huevos y la garganta mientras duermes y reclamaré derechos sobre El Rejo- Le sostuve un segundo más la mirada con aquel brillo particular de peligrosidad que sólo la Emperatriz de las Sombras de Dorne podía llegar a despertar.

Tras ello miró a Garth con un gesto casi, casi, casi inocente -Te juro por la Diosa que si no vuelves te iré a buscar por cielo, tierra y mar sólo para volver a matarte a ti también- Sentía una opresión absurda en el pecho mientras le sostenía la mirada. Confiaba en él, confiaba en su desempeño, confiaba en todo menos en sus Dioses. Se acercó a él, destruyendo parte de esa seguridad que formaba tan bien su ser, y acarició su mejilla con cariño y preocupación -Todos los que suban a tu barco deberán vencerme en combate individual- Musitó, aunque aquello era perfectamente audible para Paxter, no le importaba en lo absoluto que supiera su identidad. Si iban a ser aliados, lo serían. -Ese es mi requerimiento- Añadió esperando que entendiera el porqué.


Garth Highotwer & Paxter Redwyne — IV - VII — El Faro

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t399-slava-arena-la
Mensajes :
113

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello there, hubby - Garth

Mensaje por Garth Hightower el Sáb Ago 12, 2017 7:17 am

Hello there, hubby
Día 4 | Mes 7 | Año 284| El Faro

Pronto el Señor de Antigua se encontró con que su protegido y amigo tenía defensas propias, y la más poderosa de ellas era una que había notado que crecía en la mentalidad del Paxter desde que tocó la ciudad por primera vez: La prudencia. Era una cualidad admirable y que los jóvenes rara vez desarrollaban… y en parte, el Redwyne le recordaba a él cuando en silencio se retiró de su hogar para no verlo decaer en manos de un incompetente. En su caso, el tiempo y las hazañas habían dado frutos… y esa era otra de las razones por las que deseaba ayudarlo.

Lo impresionante era que la prudencia de Paxter le estaba sirviendo de defensa contra los interrogantes y razonamientos de Slava como el Muro lo era para los Siete Reinos. De hecho, ese pensamiento le hizo sacar una pequeña sonrisa al Hightower y asintió con aprobación. Con pocas palabras el muchacho había logrado dar en el tema central y en el tema que de una forma u otra conmovería a su esposa, y ese era Dorne y la libertad. Se dio cuenta que dio en la tecla cuando la dorniense se colocó frente a ambos para inspeccionarlos con seriedad, soltándole la mano a él en el proceso.

“Lord Redwyne tiene argumentos más simples y, a la vez, más sólidos que los que yo mismo expuse.” Exclamó, usando el título de su amigo en forma de reconocimiento, pero manteniendo la sonrisa. Slava, sin embargo, tenía que dar las advertencias finales y Garth se apiadó nuevamente de Paxter cuando las uñas de la mujer se aferraban a su mentón, pero por otro lado supo que esa era su forma de mostrar cuanto le importaba. Estuvo a punto de acotar que si él moría en combate, probablemente Paxter ya estaría muerto también y que eso frustraría los planes de su esposa de caparlo… pero prefirió guardarse las bromas.

Cuando le tocó a él ser amenazado, negó levemente y le miró los hermosos ojos multicolores. “No esperaba otra cosa de la Emperatriz de las Sombras. Si te quedabas sentada hubiera sido una decepción.” Le acarició la mano que ella usó para delinear cariñosamente su mejilla y mantuvo su firmeza. Ella sabía que él jugaba a ganar en el juego de tronos. “Por otro lado, todavía falta para comenzar nuestros planes… pero estoy feliz de que ahora los tres estemos en la misma página. Hay muchos barcos que construir y hombres a los que debes patearle el trasero para evitar que suban a mi tripulación por mediocres ¿No crees?” le guiño el ojo y le rodeó la cadera para besarle los labios con cariño y pasión, aunque fuera solo por unos segundos.

“Hay mucho por hacer… y para empezar, prometiste convencer a mis banderizos de que este es el mejor curso de acción” siguió en tono de broma, dirigiéndose a Slava para luego girarse hacia Paxter. “Mi amigo, no debemos estar alegres por la necesidad de levantar las armas, pero sí por la razón por la que lo haremos. Como dices, el Dominio sangra… pues es nuestra tarea la de detener la hemorragia y expulsar los gusanos que evitan que esta se cierre.” Era casi un juramento. En ese momento, como en pocos momentos de su vida, Garth se sentía de verdad en confianza con otro individuo y ese alguien era un hombre prometedor.

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t751-garth-hightowe
Mensajes :
147

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.