Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

El fin del dragón I

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El fin del dragón I

Mensaje por Robert Baratheon* el Mar Mayo 31, 2016 11:35 pm

Ya estando en Bastion de Tormentas y antes de visitar a su hermano, tenía que cumplir con su deber, debía convocar sus vasallos para que estos dijeran de una vez si iban o no a estar a su lado en la batalla. llego al salon principal, donde estaba el Trono en el que se sento Durran Pesardedioses. camino acompañado de los ecos que desprendían sus pisadas y el crepitar de las antorchas. El salón principal, al igual que el resto de la fortaleza era húmedo, casi nunca se sentia calor en ella, y era bastante común ver las paredes un poco brillantes, aun así cumplía con su función no permitía que el frío fuera insoportable. se sentó en la gran silla del final de la sala.

Suspiró, fue un suspiro largo y un poco cansado. sabía lo que se venía y esperaba que todos los lores, ya que necesitaba a cada hombre que pusiera sus armas a favor del venado. recostó el codo en el brazo de la silla y su cabeza en torno al puño. llamo a uno de los criados con un gesto de la otra mano -llama a Cressen, de inmediato. - el criado asintió con una pequeña reverencia y salió rapidamente por la puerta trasera del gran salón.

Después de un no tan largo tiempo, se oyó un chirrido de las bisagras de las puertas y entro el Maestre con su cadena tintineando en el cuello, se posó al frente del Baratheon e hizo una reverencia. - Mi señor Robert, ¿me llamaba? - Robert asintió sabía para que necesitaba al maestre lo miró un tiempo pensativo. tenia que ordenar las palabras. por fin tomo un pequeño respiro y habló - Maestre Cressen, gracias por venir. Si te llamaba necesito un consejo para una decisión que he tomado, como sabrás el príncipe Rhaegar secuestró a Lyanna Stark, mi prometida. y voy a recuperarla a como de lugar. necesito reunir a mis vasallos así que necesito que envies cuervos a todos los lores de las Tormentas. En el mensaje tienes que decir que  necesito reunirlos para tratar de lo recien acontecido, no vayas a mencionar a Rhaegar ni nada por el estilo. - el maestre lo miró fijamente y sin parpadear   -mi lord, ¿esta seguro que desea empezar una guerra por una mujer?. Tal vez si se llega a un acuerdo...- La ira subió por las mejillas de Robert quien vociferó su respuesta -ACUERDO!!, el unico acuerdo que va a conocer es el que le va a dar mi martillo cuando lo encuentre en batalla, morirá. el y su maldita estirpe! acabaré con cada Targaryen vivo!-. el maestre quedo con los ojos abiertos. el venado mayor trató de tranquilizarse un poco -Envía las cartas.-.

Se levantó de aquella silla y camino hacia sus aposentos. pidió que le arreglaran el baño, necesitaba despejar sus ideas. el agua llegó pronta a su bañera, se desnudó rápido y se metió en el agua, estaba caliente en un punto formidable. cerro los ojos y respiró, planeo cual sería el siguiente movimiento después de reunir a sus lores. lo mas probable es que se reuniera en aguasdulces con Ned, Jon y las tropas de lord Hoster. si todo salía bien no iban a tener el final de los fuegoscuro. dejo de pensar en la guerra y se dedicó a recordar a Lyanna como la había visto en el torneo de Harrenhal, con esa sonrisa calurosa y sus ojos de frío hielo. Tambien recordó a Rhaegar, <> chapoteó el agua con las manos. Salió de la bañera. se vistió con un jubón amarillo  que tenia en sable el venado rampante de su casa, salió de sus estancias y se dirigió a visitar a su hermano.

Cuando llego a las estancias de su hermano, abrió la puerta sin tocar, sabía que el era quien tenía que tener ánimo en ese momento, ya que su hermano se  encontraba en un estado un poco difícil, si algo que le molestaba a Robert era la debilidad en un hombre, asi que duró menos en entrar a la habitación que en molestarse. - Stannis, ¿que tal tus heridas?- su voz no reflejaba cariño, al fin y al cabo era el venado mayor, no podía mostrar debilidad. tomo una silla y se sentó frente a su hermano - tenemos que hablar, hay una guerra que planear y te necesito en ella asi que o vuelves a tu actitud de arrogante sabelotodo y de inteligente ahora o tendrás una razón de mas para estar deprimido entrecerró sus ojos y miró a su hermano fijamente.


avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario
Mensajes :
133

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin del dragón I

Mensaje por Stannis Baratheon el Vie Jun 03, 2016 3:47 pm

Había una frase que rezaba algo así como "las peores heridas no tardan en sanar en el cuerpo sino en la mente". Desconocía qué autor se atribuía la cita, aunque en aquel momento, no podía estar más de acuerdo con aquella afirmación.

El tajo de su cuello se estaba curando bien. Y la espalda ya no le dolía tanto, a pesar de encontrar bastantes complicaciones todavía para caminar. Físicamente mejoraba; sin embargo, en su interior algo seguía atormentándole de forma martirizante y gradual.

Las mismas pesadillas aún le perseguían. Con los bandidos; Jeor Tormenta. Sus padres, y el cuervo. A veces aún se sentía arder mientras soñaba.
También experimentaba un profundo vacío en su día a día. Un vacío existencial difícilmente explicable: se sentía débil, estaba decaído. Y todo aquello iba mucho más allá de su actual impedimento físico: era una circunstancia integral.

Últimamente le había dado por leer. Cierto es que ya se refugiaba en los textos mucho antes del accidente, pero ahora aquello había dejado de ser una afición ociosa a casi una actividad ininterrumpida en sus horas de vigía. Libros de toda índole.

Se encontraba sumergido en una de las gratificantes lecturas del maestre Mankun cuando alguien se presentó en sus aposentos de golpe y porrazo, sin avisar. No podía ser otro que su hermano. — Robert. —Saludó con inapetencia, sin dar consideración al importunio.

Cerró y depositó el tomo sobre una mesa contigua al sillón sobre el que descansaba. — Mejor, supongo. —Declaró entrecerrando los ojos, mirando a su Señor. Mejor era un término muy relativo dependiendo de la connotación y la perspectiva.

No esperaba menos de su hermano mayor. Solo alguien como él era capaz de pedirle algo de forma tan directa y obstinada. Y ciertamente Stannis no se encontraba en sus mejores días, aunque si algo había quedado intacto tras su eventualidad era el sentido de la lealtad y el cumplimiento. — Estoy para serviros, mi señor.



House Baratheon of Storm's End:
avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t169-stannis-barath
Mensajes :
148

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin del dragón I

Mensaje por Robert Baratheon* el Vie Jun 03, 2016 6:01 pm

Lord baratheon no se acostumbraba al estado animico de su hermano, esa depresión lo itritaba cada vez mas. Aunque ya tenia un poco mas el porte de un Ser y no de un tullido,  las palabras de su hermabo le dieron un vacio que desaparecio tan rapido como empezó.

Esaa pocas palabras eran lo que Rob consideraba necesario para empezar a organizar los asuntos de su casa y de las casas de las Tormentas, entre mas tiempo pasara, menos posibilidades tenia de empezar la rebelion contra Aerys era cuestion de tiempo, su cabeza natural había organizado algunas ideas las trajo a su cabeza de nuevi y se las comunico a su hermano - lord arryn y Ned estan convocando a sus vasallos por la misma causa que la mía. La ifea que se tenia, era reunir los ejércitos para poder tener mas oportunidad. miró a los ojos azules de su hermano para seguir hablando.

Lo siguientw a decir, era un paso que tal vez motivara a Stannis a su recuperacion, se acordir de la charla que habian tenido en nido de aguilas antes de dirigirse al Bastion. Por fin dijo - Stannis, ahora te vas a casar con lady Lysa. Sin objeciones, necesitamos tambien a los tully y esta es la unica forma de conseguirlos .

Rapidamente recordó la decapitación del bastardo de las Tormentas, tal vez un regalo animara mas asi que llamo a uno dw sus hombres - traeme el regalo para mi hermano, espero que te guste Stann - despues de unos minutos se presento el mismo guardia co. La cabeza enastada en la lanza cubierta en brea para que no se pudriera. El venado mayor se levanto y la recibió, dio media vuelta y la presento ante su hermano menor - te traje la justicia que mereces ver Stannis. He aqui a Jeor Tormenta el hombre que causo el ataque en el que resultaste herido. - si bien el Baratheon no era cariñoso con su hermano su familia era primordial. Y si la insultaban pagaban el precio del hierro.


avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario
Mensajes :
133

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin del dragón I

Mensaje por Stannis Baratheon el Dom Jun 05, 2016 2:27 pm

En principio, le costaba reconocer si la mirada que le lanzaba su hermano era despectiva o de compasión. De ser lo primero no le importaría lo más mínimo: Stannis siempre había creído que Robert le consideraba con cierta apatía, probablemente al no parecerse a él en muchísimos aspectos; de hecho, en casi ninguno. Compartían la misma sangre, pero el uno era la antítesis del otro.
Pero si era lo segundo... aquello sí que le irritaba. O más bien, le hundía aún más. Y es que al joven Venado no le molestaba que le odiasen, que le despreciasen o le ultrajasen... estaba acostumbrado a que la gente lo tratase de forma vetajoria; o al menos, eso creía él. Pero lo que no podía soportar es que ahora le viesen como un ser débil y un objeto inservible, roto. Quería convencer a Robert de que aún quería y podía cooperar para llevar a cabo su rebelión y, lo más importante: quería convencerse a sí mismo.

— La organización es primordial. Me agrada saber que Lord Arryn y Eddard Stark por fin han decidido movilizarse. —Manifestó, rememorando la carta que envió semanas atrás al Nido de Águilas. — ¿Habéis convocado también a todos vuestros vasallos, hermano?

La decisión de Hoster Tully era probablemente el último obstáculo antes de comenzar con la rebelión. Jugaba un papel clave para con el apoyo del Norte: Los Gemelos era el único medio terrestre para que el grueso Stark y norteño llegase al sur. Stannis consideró que el compromiso con Lysa Tully era un gran movimiento por parte de su hermano mayor. Ya se lo había dejado claro en otras ocasiones: aceptaría cualquier desposorio que conllevase consigo una alianza fértil y provechosa. — No hay objeciones. Ya os lo dije: lo mejor para vuestra causa, mi señor.

Todo iba bien hasta que Robert hizo llamar a uno de sus hombres y le mandó a buscar algo. Un regalo: Stannis bien sabía de la condición mordaz de su hermano, pero nunca se habría imaginado algo tan grotesco como aquello.
La expresión adusta que reflejaba su rostro casi a lo largo de todo el día desapareció, transformándose en una mueca de pavor disimulada. Notó como su cara languidecía y se volvía totalmente blanca, mientras miraba con los ojos muy abiertos, espantados, la cabeza cortada y oleada de aquel hombre maldito. Aún podía vislumbrar la sonrisa demente e inolvidable de aquel rostro, ahora ya casi irreconocible.
— Gracias, hermano. —Declaró tan sincero como pudo, mientras reprimía las ganas de vomitar. Sabía que, al fin y al cabo, su hermano hacía aquello de buena fe, para buscar su contento. — Y bien, ¿puedo hacer algo para con la rebelión? ¿Me encomendáis alguna tarea?



House Baratheon of Storm's End:
avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t169-stannis-barath
Mensajes :
148

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin del dragón I

Mensaje por Robert Baratheon* el Miér Jun 08, 2016 12:08 pm

Lord Robert se alegró de que su hermano estuviera mucho mejor de ánimo. Al escuchar las palabras de Stannis reconoció aquella fria y aburrida cabeza de la que tanto necesitaba en esos momentos. Sabía que su casa lo era todo para su hermano, y se enorgulleció de cierta forma con la respuesta qjebhabia dado al asunto del matrimonio, sin embargo había mas temas que tratar y no menos importantes.

Dirigió su mirada a la antorcha un poco pensativo de su siguiente movimiento. No pensaba que ser Stannis estuviera tan recompuesto desde su ultima visita a sus aposentos. Pensar tanto lo mareaba, por eso se lo dejaba a su hermano, pero sabia que tenía responsabilidades que eran indispensables de responder por su cuenta.

Escuchó y analizó las preguntad de su hermano, en primer lugar se respondió - Si, tengo el apoyo de los Caron y de los Estermont, al resto los convoqué al castillo. Llegaran en unos dias. Solo pocos iran en pos del rey cuando sepan que su señor ha sido insultado- tragó saliva y se quedo callado un momento esperando a su hermano.

Su hermano tenía agallas, no todos aceptaban de primera un matrimonio sin conocer si quiera un poco a la pareja, la batalla le habia dado un matiz diferente a su hermano - Principalmente necesito que te recuperes, el viaje hasta Aguasdulces puede ser agotador, nos reuniremos alla una vez te hayas casado estarás al mando de una parte del ejercito de las tormentas, ademas te necesitaré para hacer los planes de campaña. Tienes mucho por hacer pero por ahora recuperate- sintió que sonaba mucha preocupación en su voz - la batalla no te esperara - .

Se levantó de la silla, tomó la lanza con una mano e izo la cabeza sobre la suya, en el piso de madera la clavó y la soltó, esta quedo vibrando por el impacto. Robert sonrió como un niño que da su mejor regalo, extendió los brazos - sientete a gusto de ponerla donde quieras. En cualquier parte del castillo. Tengo trabajo de Lord que hacer, te espero en el salón del trono para afinar detalles -


avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario
Mensajes :
133

Volver arriba Ir abajo

Re: El fin del dragón I

Mensaje por Stannis Baratheon el Dom Jun 12, 2016 10:45 am

El apoyo de las casas vasallas era sin lugar a dudas el punto clave para realizar cualquier primer movimiento; pues más allá de que en un futuro Robert pudiese contar con el apoyo de Eddard Stark de Invernalia, o de Lord Hoster Tully a través del matrimonio con su segunda hija, si no había sinergia y confluencia de intenciones dentro de las propias Tormentas, todo podía resultar en vano. — ¿Vendrá Lord Morrigen también? —Preguntó con cierta intriga, inducida más allá del simple decreto de vasallaje lanzado por su hermano mayor.

De Lysa Tully no sabía demasiado más que su linaje y la posición que ocupaba en el mismo. Recordaba haberla visto de pasada en Harrenhal y la reconoció como no más que una niña, varios días del nombre menor que él. Aunque a Stannis le daba igual: mientras hubiese florecido y estuviese en edad de contraer matrimonio, se daba por satisfecho. Lo importante era alimentar la buena causa de Lord Robert.
— ¿Un ejército? —Cuestionó con rigor, y cierta aflicción encerrada tras su férreas palabas. Sus condiciones físicas aún no eran las propicias y no se encontraba tampoco moralmente preparado como para volver a comandar una hueste. — Yo... yo, mi señor... estoy inválido. —Le recordó. Y si ya el viaje a Aguasdulces iba a resultar un tanto engorroso dadas su estado actual, verse ahora en lo segundo le resultaba grotesco. De igual manera, ¿qué hombre iba a obedecer las hombres de un tullido?

Robert se levantó de la silla para clavar risiblemente la cabeza de Jeor Tormentas. Stannis lo observó todo ojiplático, mientras se le revolvían las tripas. — Gracias, mi señor. Está bien, allí estaré. —Concluyó a modo de despedida.



House Baratheon of Storm's End:
avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t169-stannis-barath
Mensajes :
148

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.