Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

El invierno está aquí - Libre.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por ✞ Rickard Stark ✞ el Miér Abr 06, 2016 8:14 pm


Fortaleza Roja

Los caballos habían dado todo de sí. Rickard y su comitiva habían partido de Aguasdulces al día siguiente de la partida de Brandon, quien había aprovechado la caída del sol para irse de la Tierra de los Ríos sin la autorización de su padre. Lyarra partía hacia El Norte y Rickard había dejado en claro a Ned que no bajara del Nido. Aquel cuyos años de experiencia habían enseñado a ser pacientes trataba de establecer su liderazgo sobre lo que quedaba de manada.  Brandon se había salido de control y su Sangre de Lobo lo había llevado a las fauces del dragón. Esperaba llegar a tiempo para rescatar algo.

El viaje fue rápido, la comitiva no mayor a cinco personas, arribó a Desembarco del Rey con el amanecer. Uno de los guardias portaba el estandarte de los Stark, lo que permitió adentrarse en la ciudad con mayor rapidez mientras los plebeyos abrían pasos murmurando sobre la presencia de otro Lobo. Cuando quisieron ingresar a la Fortaleza Roja se encontraron con las puertas trabadas.

-La Fortaleza está cerrada. Nadie puede ingresar-
Rickard tensó la mandíbula. Cuando el Rey se encerraba…. -Soy Lord Rickard Stark, Señor de Invernalia y Guardián del Norte. Exijo hablar con su inmediato superior- Dijo a viva voz mientras las controlaba las riendas del caballo. Aquellas palabras lograron mover a algunos guardias mientras la comitiva esperaba. Eran cinco, tres de los cuales eran hombres de armas y confianza de Rickard, y dos consejeros. Uno de ellos, Tristan Cerwyn, hermano de Lord Cerwyn y que había crecido con Rickard como pupilo en Invernalia. De la misma manera estaba Bernard Dustin, primo de Lord Dustin. Eran el trío que le había roto la cabeza al padre de Rickard y fieles amigos del Señor del Norte -Esto no me gusta- Dijo el regordete Dustin mientras se acercaba a Rickard -Ni a mí- Añadió Tristan con tono seco, pese a ser el bufón del grupo.

A los pocos minutos el Lord Comandante de las Capas Doradas, Aegon Velaryon, creía recordar Rickard, se detuvo desde la muralla para observar al grupo  y ordenó abrir las puertas. El Señor del Norte frunció el ceño al percatarse de que no pidió excusas ni nada sino que simplemente los dejó entrar. Lo que Rickard desconocía es que los nobles de la Fortaleza creían que respondía al cuervo enviado por la Mano del Rey, del cual el Stark no tenía idea. Detrás de él, las puertas se cerraron nuevamente.

Espoleó su caballo hasta la entrada de la Fortaleza y se detuvo ante las puertas de esta cuando los guardias cerraron con sus armas el paso solicitando su descenso del caballo. Pudo escuchar los murmullos de sus amigos negándose a hacerlo pero Rickard igualmente bajo -Tengo que ver al Rey- Se excusó e ingresó con paso rápido al salón del trono.

Ingresó a las fauces del dragón. Tras acostumbrarse a  la luz del salón desenfundó a Hielo en un acto instantáneo ante la dantesca escena que sus ojos estaban contemplando. Rickard se quedó atónito ante la locura que podía tener el Rey Aerys. No podía seguir hincando la rodilla. El corazón del Norteño, como pocas veces en la vida, percibió el calor que generaba su ira derritiendo cada ápice de hielo en éste. Sus ojos de acero se posaron en los de su hijo, o lo que quedaba de él, antes de subir la mirada hasta el Rey Aerys. En el fondo podía escuchar los sonidos de sorpresa de sus compañeros mientras ingresaban al Salón del Trono de Hierro

-Esto no es aceptable. He venido a reclamar a mis hijos... y sus amigos-


Mes I.
© HARDROCK

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t79-rickard-stark
Mensajes :
23

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Barristan Selmy el Jue Abr 07, 2016 9:39 pm

El ruido del gran mandoble norteño saliendo de su funda, hizo reaccionar de inmediato a Ser Barristan, quien tambien desenfundo espada y dio unos pasos adelante bajando un par de peldaños quedando al mismo nivel que el suelo.

- ¿Quien osa desenfundar un arma en presencia del Rey?

A la distancia pudo ver que a lo menos tres hombres habían entrado a la estancia, no los identificaba claramente pero por las palabras del que parecía ser el líder sospecho que se trataban de aquellos que habían sido convocados a ser juzgados a la par con sus hijos. ¿Pero era posible que llegasen tan rápido?. No lo creía.

Miró hacia atras, a sus compañeros de la Guardia, haciendoles una seña para que se pusieran por delante. Esperaba que no llegara a ocurrir, pero de ser necesario, habría que llegar a los tajos para resolver la situación.

- Identifíquense y guarden sus armas ahora mismo!!

Inquirió en tono amenazador.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Victarion Greyjoy el Jue Abr 07, 2016 11:28 pm


Cuando el Stark atraveso las puertas de la Sala del Trono, su rostro mostraba la crudeza del Invierno y seria lo mas semejante a la ira del Gran Lobo. Observo como el Ser Barristan Selmy, verdugo del ultimo Fuegoscuro y Guardia Real. Lanzaba una pregunta pues los Norteños habian desenvainado su acero. El Greyjoy vestia con una sobrevesta negra, la cual en su pecho lucia el Kraken dorado de los Greyjoy, los cuales no tenian nada en contra ni a favor de los Targaryen, eran neutrales en aquel conflicto. Mas el Greyjoy chasqueo la lengua ante la vision de la imprudencia del Stark ante la muestra de sus colmillos de acero. -Es Lord Rickard Stark.- Dijo pues pudo observar su blason en las ropas que ya lo identificaban como El Señor de los Stark y todo el Norte
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
44

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Invitado el Dom Abr 10, 2016 2:02 pm

El señor del Norte había llegado, el gran lobo se presentaba ante el Rey. Lewyn dudaba mucho que fuera en respuesta al cuervo que según había escuchado había enviado la Mano del Rey, o como a le gustaba pensar al Pie del Rey, pues lo único que hacía era darle patadas a su reino. Lord Rickard venía sin duda a demandar la liberación de su hijo, si Lewyn hubiera sido el Stark habría hecho lo mismo, pero habría llegado con 10.000 lanzas dornienses a su espada no 5 espadas que Lewyn dudaba pudieran hacer frente a los guardias reales de Aerys. No, él y sus hermanos eran demasiada compañía para la mayoría de las espadas de Poniente.

Había que reconocerle valor al Lobo Norteño, cuando desenvainó a Hielo el legendario mandoble valyrio de la Casa Stark. En respuesta a la velada amenaza, Ser Barristan desenvainó la espada, apenas estaba a mitad de movimiento cuando Lewyn le siguió. Se colocó a la izquierda de su hermano, por delante del Rey, y frunció el ceño amenazante. Ser Barristan miró de soslayo al resto de guardias reales, pero al Príncipe de Dorne no le hacía falta las indicaciones las conocía tan bien como su querido hermano. Aprovechó para dirigirle la mirada al Selmy, e intercambiar una silenciosa advertencia, aquello tenía toda la pinta de acabar mal, muy mal.

–Lord Stark, mejor envaine esa espada, está en presencia del Rey. Y no queremos que haya más problemas, no está el patio para juegos. –Su voz de barítono resonó en la silenciosa sala del trono.

Supuso que el espectáculo que el Greyjoy estaba viendo era sin duda muy entretenido, o al menos seguramente lo era desde la esquina en la que se encontraba. Desde su posición no era muy divertido, pensó el dorniense.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Aerys II Targaryen el Dom Abr 10, 2016 10:16 pm

El Rey se había levantado muy temprano aquel día. Quería ver el estado de sus prisioneros y en verdad, decidir si ya se encontraba su espíritu destruido o aún necesitaban de algunos toques. La noche anterior Aerys se había dormido extasiado. De tantas cosas que pasaban en su mente  a vivir la emoción de asesinar a un siervo que se atreviera a insultarlo, sin dejar de lado que por primera vez en muchas noches había mancillado las tiernas carnes de su esposa con deseo hambriento y desesperado, y no solo por obligación.  


Durante muchos años los enemigos del Rey habían sido sombras en las esquinas o mascaras de actos sin honor, pero ahora, por fin podía ver sus rostros, y gracias a ello, la guerra final, el último eslabón por forjar en la dinastía Targaryen estaba a su alcance.

Aerys podría ser un malvado sin razón, pero no era tonto. Llevaba años preparándose para este momento, con la esperanza de que la sangre que recogiera en la guerra por venir fuera suficiente para convertirlo en el dragón en que estaba destinado a ser. Ese era su plan global. Solo necesitaba conocer a sus enemigos antes de moverse, y ahora ya lo sabía.

Dejó a una débil y magullada Rhaella desmayada sobre su cama mientras él era vestido por doncellas. Su paso presuroso se oyó rápidamente por todos los pasillos del castillo, y su voz cargada de órdenes atacaba a quién alcanzara. –Que traigan a los prisioneros, traed al Consejero Florent ante mí, preparad el desayuno, calentad más las paredes exteriores con fuego valyrio.- Las órdenes no estaban dirigidas para nadie en particular, pero todos salían corriendo a cumplirlas en cuanto el Rey lo ordenaba. Cuando finalmente llegó al trono de Hierro se sentó con cuidado de no herirse con las viejas espadas y observó con impaciencia como sus órdenes se cumplían con una tardanza insoportable.


Apenas una sonrisa curvo sus labios partidos y pálidos, señas de que la muerte rondaba al Rey hacía mucho tiempo. El niño Arryn, acompañado de los cadáveres pútridos y desagradables, fue colocado contra las paredes. Mientras tanto el Rey esperaba por el Consejero, el alquimista, y el salvaje Stark.

Cuando por fin llegaban a su presencia y lo arrodillaban frente a él, el gran Lobo del Norte se presentó con su majestad. Del aburrimiento, en seguida Aerys II Targaryen pasó a lo más cercano que pudiera tener como felicidad una persona así. Se irguió sobre el Trono, posó su mano sobre la espada Fuegoscuro y sonrió con la crueldad de un hombre que no teme a la muerte, la busca, y planea llevarse consigo el mundo entero. Lo más extraño de todo es que esa sonrisa le quedaba a la perfección en sus facciones demacradas de arrugas.

-Vaya... Bienvenido a la Fortaleza Roja Lord Stark, siervo del Trono de Hierro. Parece que podremos terminar con su juicio rápidamente.-



Rey Aerys II Targaryen
Lo quiero muerto, al traidor. Quiero su cabeza, me traerás su cabeza, o arderás con el resto. Todos los traidores. ¡Rossart dice que están dentro de las murallas! Ha ido a darles una cálida bienvenida
avatar
Realeza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t74-aerys-ii-targar
Mensajes :
75

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Brandon Stark el Mar Abr 12, 2016 12:36 am

El cuerpo me ardía no sin razones. Cada minusculo centimetro de mi ser estaba adolorido y el solo mover la cabeza significaba un dolor punzante en ella. Tenía la mirada perdida porque el solo despertar significaba volver a verme en ese estado. El sabor a la sangre seguía en mi garganta y solo eso era lo que sentía. El dolor era demasiado y la fiebre comenzaba a apoderarse de mi.

Prontamente empezaría mi cuerpo a pudrirse seguramente y moriría como una leve sombra de lo que había sido.

¿Cómo estarán mis amigos? ¿Qué ha sido de ellos? Cerraba los ojos ante esa pregunta y volvía a perderme en mis pensamientos. Nuevamente a mi mente venia la imagen de ellos, los que tanto sufrieron ante mi. El rostro de Jeff seguía tan cerca que empezaba a emanar olor de él.

Solo esperaba la muerte como próximo paso y seguramente por eso el maldito rey no me había matado. Sabía que me arrebataría el dolor de un solo movimiento en caso de hacerlo. Viejo hijo de puta. Si tuviese la oportunidad no solo debería de sacarle la lengua, tambien los dientes porque le arrancaría el pescuezo.

Pero las palabras de alguien que no recordaba habían marcado la poca razón que me quedaba "piensa en tu familia". Debía detenerme para poder ayudar a Lyanna. Debía detener mis deseos de matarlo para poder evitar una guerra que, tristemente, las acciones de Aerys habían declarado. Si mi padre se enteraba de lo que había pasado no toleraría una paz del Norte con las coronas. Si los hijos de los Rios se enteraban de lo sucedido...

Y entonces una imagen apareció en mi mente. De pie con ese vestido celeste que había usado la ultima vez que nos vimos. No podía sonreír. Demasiado me dolían los labios y aun así anhelaba escuchar su nombre emerger de ellos "Catelyn..." recé en silencio sintiendo que mi corazón se doblaba sin piedad.


La luz llegó a mi como un choque ante mi rostro. Los guardias hablaban pero apenas les entendía. Sentía cómo me empujaban mientras me llevaban hacia lo que, seguramente, sería mi ejecución.

Los Antiguos quisieran que fuese rápido...

Y entonces le vi. Me costó reconocerle pero verle ahí, a lo lejos, hizo que todo mi ser se revitalizase. Me sentí un cachorro que observa a su padre luego de perderse y solo deseaba que volviesemos al Norte. Ese alivio inmediato se volvió opresión cuando escuché las palabras distantes de un guardia cerca de mi.

-No debió venir. El rey ha probado sangre del norte y ahora quiere más. -



The Great Wolf
The walls around me, eyes surround me, feed my fear again.
I must be freed or I will die before the harvest moon, my friend.


Spoiler:
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t75-brandon-stark
Mensajes :
97

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Barristan Selmy el Mar Abr 12, 2016 1:05 am

Barristan oyó al Greyjoy hablar desde un rincón, quizás intimidado por la situación o simplemente por no querer arriesgar nada, aunque la información fue útil. Quien entraba por las puertas de la Fortaleza Roja era nada más y nada menos que Lord Rickard Stark, Guardián del Norte y el arma que escuchó desenvainarse era nada más y nada menos que la espada ancestral de la Casa Stark, el mandoble de acero valyrio llamado Hielo. Lo miró a la distancia afinando la vista, no le parecía nada asombroso, ya había derrotado a mandobles antes y también había vencido armas del ancestral acero mágico de Valyria. No le impresionaba en lo más mínimo.

Vio como Lewyn se posicionaba a su lado y eso le tranquilizó aun más, era un buen guerrero y estaba demostrando en el último tiempo un verdadero compromiso y sentido del deber, a diferencia de otros que reaccionaban tarde o simplemente nisiquiera llegaban a desenvainar.

Luego vino el Rey, que parecía rejuvenecido por la orgía de sangre y violencia que se había llevado a cabo anteriormente con los jóvenes, parecía como si el fuego del dragón nuevamente corriera por dentro de su demacrado cuerpo y lo llenara de fuego y deseos de violencia. Al llegar Lord Stark esto pareció explotar, con gallardía y sin miedo alzó la voz que retumbo en el salón, intentando intimidar al norteño lo que no sería fácil, e inclusive su mano se posaba amenazante sobre el pomo de Fuegoscuro, la espada que tiempo atrás el mismo había arrebato de la mano inerte de Maelys.

Observó a su alrededor y noto como poco a poco se empezaba a llenar, la corte se reunía alrededor del salón a presenciar lo que pronto ocurriría, como moscas sobre la mierda tibia, con morbo y quizás esperanzados en ver correr sangre. El joven Arryn ya había sido traído y lo tenían arrinconado y solo faltaba traer a Brandon Stark para completar la escena. Miró al Rey de reojo.

- Mi Rey, ¿Cuales son sus órdenes?

avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por ✞ Rickard Stark ✞ el Mar Abr 12, 2016 2:08 am


Fortaleza Roja

El panorama no pintaba bien. Aerys se encontraba rodeado de sus Guardias Reales, pero Rickard echó en falta a dos particulares. Arthur Dayne y Oswell Whent. ¿Sería que estaban con la Reina Rhaella? Aunque había oído que el joven Lannister es quien se encargaba de esa protección.  El peso de Hielo en su mano le confería cierto control a su caliente temperamento. El Lobo del Norte que siempre se había jactado de su frialdad para controlar las cosas, incluso a su hijo, ahora se veía firmemente desmembrado por la ira que corrompía cada músculo y centímetro de su cuerpo...Y aún así el pulso no le temblaba.

Fue Barristan Selmy el primero en hablarle -Soy Lord Rickard Stark, Señor de Invernalia y Guardián del Norte. ¿No reconocéis mi rostro, Ser Barristan? Fui yo el que impedí que mi hijo le saltara al príncipe Rhaegar en Harrenhal por la atroz ofensa que cometió contra mi hija. Fui yo quien evitó esa pelea. Esa guerra. Ese derramamiento de sangre mientras ustedes bajaban la cabeza- Le espetó con el ancestral espadón Stark aún desenfundado. Si tenía que pelearse con todos los Guardias Reales por sus hijos, lo haría.

Tras ello fue Lewyn Martell el que osó dirigirse hacia él. La mandíbula del Lobo se tensó para no destapar los colmillos antes de tiempo -Aún me cuestionó por qué los Martell siguen apoyando la corona ante las acciones del Príncipe. ¿Es que el honor de la princesa Elia no vale nada? ¿Se os ha olvidado el concepto de tal palabra, Ser Lewyn? ¿O es el concepto de familia lo que se borró de su memoria?- Cuestionó mirando crudamente a las orbes oscuras del dorniense. ¿En dónde se habían metido los Martell? ¿Se habían ocultado en sus dunas mientras Rhaegar secuestraba damas para sí mismo olvidándose de la existencia de Elia? ¿Donde estaba la hirviente sangre dorniense?

¡Dormida! ¡Ellos olvidaban! ¡PERO EL NORTE NO OLVIDA!

La vista de acero del Stark se posó en los ojos de su hijo, de su primogénito. Podía ver a través de ellos el dolor que había sufrido ye ra algo que no pensaba tolerar. No, las ofensas del Rey Aerys se habían acabado. Y hoy sería el inicio de una nueva era. Aunque fuese bautizada con su sangre. Ese mensaje, ese brillo, esa determinación se la traspasó a su hijo, a quien heredaría Invernalia si aquello salía mal. Asintió brevemente con la cabeza en una especie de entendimiento entre lobos. Tras ello observó los cadáveres de los amigos de Brandon con un nudo en la garganta. Una muerte peor que la otra. Unos niños del verano ajusticiados por un Rey Loco. ¿Hasta cuando se podían soportar tales acciones?

Fue Aerys II, el supuesto Rey al que debía rendir pleitesía, quien se incorporó de su Trono de Hierro con una espada en mano. Era bastante curioso que, de pronto, su miedo por lo filoso desapareciera - A mi parecer, Su Majestad, ya ha ajusticiado suficiente a mi hijo y a sus amigos por sus acciones. La sangre de tres jóvenes riegan su Fortaleza. ¿Es que acaso queréis más? ¿Alguna vez os saciáis?- Indicó con un tono de rabia contenido. Los dedos alrededor del pomo de la espada seguían tensos y aferrados a esta. Pudo sentir la presencia de sus amigos cercanos a él. Si había de morir, moriría por sus hijos y rodeado de amigos algo que dudaba Aerys fuese a hacer alguna vez.

Las atrocidades del Rey y su linaje debían detenerse y él se encargaría de ello.

-Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor- Sentenció a todos y cada uno de los presentes con la vista clavada en Barristan Selmy y su espadón apuntando a éste quien esperaba órdenes de su Rey.

Mes I.
© HARDROCK

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t79-rickard-stark
Mensajes :
23

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Maestre William el Mar Abr 12, 2016 8:29 pm

Jaime detestaba cada día más la capital. De eso no tenía ni la menor duda, y lo constataba en los momentos en que el hedor de las calles llegaba a sus fosas nasales, la voz del rey despreciaba a un sirviente o a un capa blanca (incluyéndolo al mismo Joven León), la tensión que se vivía en el ambiente, el descontento general, la hipocresía... y sin embargo, todo podía soportarlo a excepción de la desidia de sus compañeros Capas Blancas. Un día tras otro debían guardar las habitaciones reales, y un día tras otro escuchaban las obscenidades y salvajadas que el monstruo de costras hacía a la Reina, su hermana y esposa. Él en el fondo sabía que no era el mejor moralmente preparado para recriminar el acto en sí, pero a diferencia del viejo hediondo él adoraba a su hermana y nunca le haría daño ni dentro ni fuera del lecho. En parte, debía admitirlo, se sentía culpable... culpable e impotente. Y Jaime Lannister no podía darse el lujo de aceptar sentirse de esa forma.

Fue consiente del despertar del dragón y de la nueva desgracia de su hembra. Fue consciente de su olor una vez surgió de sus habitaciones y, cuando estuvo seguro de que no podía verlo, contrajo el rostro asqueado. Siguió los pasos del vejestorio, como era costumbre pero a una prudencial distancia. Jonothor Darry era quien lo hacía de más cerca, sabedor de las turbaciones de su hermano juramentado, pero atribuyéndoselas a su juventud. Había una conmoción fuera… una lo suficientemente importante para hacer que el lagarto se arrastrara fuera de su cueva, y pronto supo de que trataba. Un capa dorada le informó mientras lo detenía a medio camino de ir a las puertas de la fortaleza. Rickard Stark estaba allí para buscar a su hijo y a los amigos de éste… y cobrar venganza, pues el lobo no dejaba a su manada herida sin hacer pagar a los responsables.

El Lannister se presentó en la Sala del Trono, como bien se esperaba de él, pero se colocó tras una columna exactamente detrás del asiento de espadas, justamente para no ser visto por Su Majestad, que ya tenía la mente muy turbada con tantos asuntos para atender sin tener que posar sus ojos en el cachorro del León… eso pensó el caballero sarcásticamente, claro. La verdad era que estaba preocupado con lo que aconteciera, y sus más veteranos hermanos estaban dando la cara por el Targaryen ante el Huargo. Éste último estaba demostrando mucha más sensatez en su hablar, más no en su accionar. ¿Cómo se le ocurría presentarse con una comitiva tan escueta en la Fortaleza Roja? El Guardia Real sentía que pronto, más sangre de lobo correría por el Salón… pero ésta vez no estaba seguro como él mismo reaccionaría. Brandon y Rickard Stark estaban pendiendo de un hilo, al igual que Elbert Arryn… Aerys debía darse cuenta que si hacía el movimiento equivocado, ésto podía desembocar en desastre.

Retrocedió a las sombras, escondiendo su cuerpo enfundado en armadura plateada de placas con hombreras en forma de cabezas de león. No quería que le ordenaran desenfundar su acero contra un hombre que estaba protegiendo a su familia… no cuando él haría lo mismo por la suya.
avatar
Pueblo Llano
Ver perfil de usuario
Mensajes :
144

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Ben Redwyne el Mar Abr 12, 2016 9:18 pm

-Capitán Redwyne,- Ben hizo caso omiso a la llamada de su escudero. El muchacho estaba desde el otro lado de la puerta y, aunque se escuchaba algo agitado, las piernas de la joven doncella que estaba con él eran más interesantes. Si no era un cuervo procedente de Olenna, nada podría llamar su atención lo suficiente como para marcharse de los aposentos de la mujer. Era exquisita... -Mi señor, un grupo de norteños encabezados por Lord Rickard Stark, están a las afueras de la fortaleza...-

Ben decidió que si había algo que podía hacerlo marchar de aquellos aposentos.

-Mierda, masculló, apartándose de forma brusca de la muchacha. No le dio tiempo de dar explicaciones, mucho menos de despedirse. No había tiempo. Todo podía irse a la mierda en cuestión de minutos. -Y Olenna aun no responde mi maldito cuervo, pensó mientras se subía las botas y tomaba su espada para engancharla en su cintura. Salió tan rápido de la habitación que el pobre escudero fue sacudido con fuerza por el golpe de la puerta. -Anda, no tenemos toda la vida. Hoy es el día que Poniente se va a la mierda. Se percató de que el muchacho, uno que no podía ser mayor a Paxter o Mace, había tragado seco. Ningún hijo del verano pensaba en guerra. Vivían con la estupido ilusion de ser caballeros sin darse cuenta de que todo aquello conllevaba sangre y hierro.

El Redwyne sentía la adrenalina recorrer por sus venas; su corazón palpitaba violentamente con cada paso que daba. Lo único que podía pensar Ben mientras se acercaba al salón del Trono era cuantas serían las pérdidas en dragones. Iban a ser bastante altas, sin duda alguna. Los negocios con el Norte -probablemente con el Tridente y el Valle también- serían sacudidas a medida de que su majestad tomase una decisión. Claro, él era fiel a los Targaryen, y si ellos deseaba irse a guerra, él daría su espada y proveería todas sus facultades navales ante su majestad. Si todo se iba a guerra, mas valía que los Targaryen ganaran.

Entró sigilosamente al salón y se detuvo en una esquina. Observó desde lejos a su majestad -esta vez no haría nada que llamara la atención del rey y que lo fuera a interpretar como un acto erróneo de su parte- y a Lord Rickard Stark. En sus ojos vio furia, y no era para menos. Su hijo primogénito estaba hecho mierda. Valía más la muerte para aquel muchacho que la vida. También se percató del Arryn, el crío sobrino de Lord Jon Arryn. Aun cuando no tenía heridas como el Stark, igual se veía jodido. Un desastre.

Las palabras del mayor de los Stark lo hicieron pensar si aquello estaba bien. Por primera vez en mucho tiempo Ben Redwyne se puso a pensar si su lado era el correcto. Lord Stark solo quería a su hija y que su hijo -o el fantasma de este- regresará a casa. Ya se había derramado demasiada sangre... Pero todos aquellos pensamientos se vieron sacudidos ante la imagen de su familia. Quizás era cobardía, quizás era la decisión correcta, pero él no haría nada. Se quedaría allí hasta que su majestad tomara una decisión. Y se sentía terriblemente mal en el fondo pues podía sentir empatía por aquella familia. Solo querían honrar a su hija. ¿Acaso él no hubiera hecho lo mismo por sus sobrinas o por su querida hermana Olenna? Cerró fuertemente los puños y se obligó a dejar de pensar en las emociones recordando aquellas palabras que le había murmurado al cachorro Stark. "Piensa en el bienestar de tu familia,"

Y aquel, sin duda alguna, era tragándose la empatía y quedándose en silencio hasta que los Dioses decidieran.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
142

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Alester Florent el Mar Abr 12, 2016 10:08 pm

Estoy sentado en mi escritorio, en la intimidad de mis aposentos. Mi señora esposa no se encuentra presente, no importa, en ese momento mi mente está centrada en un registro de prisioneros: ladrones, alborotadores, un asesino y algunos borrachos. Eso son los inquilinos que pueblan las mazmorras, separados en niveles, en función de la pena que recae sobre cada uno, por un lado aquellos cuya condena es temporal, son quienes más cerca de la superficie están, en el siguiente nivel inferior los que reclaman su derecho a vestir el negro como medio de expiación y más abajo, en la más profunda oscuridad, en las entrañas mismas de la Fortaleza Roja, quienes cumplen condena perpetua en las celdas negras.

Pero mi trabajo es interrumpido por un paje, que golpea mi puerta con fuerza avisandome que su majestad me convoca al salón del trono. Sin dudarlo guardó el pergamino con el registro, enrollado en un cajón y salgo tras el paje.

Mi camino me lleva a cruzarme con Brandon Stark y el maestro alquimista. Pienso por tanto que Aerys proseguirá juzgando a los traidores, no ando tan desencaminado, al ingresar en el gran salón, Lord Stark, debe ser él por la calidad de sus vestimentas y el mandoble de acero valyrio entre sus manos, aparece frente a nosotros.

Me separo de traidores y alquimista, rodeando a los norteños, quienes se hallan enfrentados a la Guardia Real con el acero enpuñado. Mal forma de comenzar el juicio para ellos, me resulta evidente que será un juicio rápido.

-Lord Stark, vuestras acciones durante el torneo del año pasado no significan nada, actuasteis movido por vuestro deber y vuestra obligación de controlar a vuestro heredero y evitar por tanto que agrediese al príncipe de Rocadragon, cometiendo de ese modo un crimen tipificado por la ley de los Siete Reinos.

Hice una pausa en mi respuesta al grandilocuente discurso del lobo, aprovechando para situarme junto al rey.

-Ser Lewyn Martell hizo un juramento, igual que vos y vuestro hijo, así como la casa Martell que mentais y todos los aquí presentes, Lord Stark -dije recordando los juramentos de vasallaje que todos debiamos a la Corona- Si considerais indigno que el príncipe regalase una rosa a vuestra hija el año pasado, tan solo debisteis hablar con el consejero de la moneda, quien no tendría ningún reparo en cobraros el coste de la flor y mantener intacto vuestro preciado orgullo, más no acuséis al primogénito de su majestad de mancillar a vuestra hija, pues todos vimos que ni siquiera hubo contacto entre ellos al entregar la flor.

Lejos de guardar silencio, seguí hablando y respondiendo al señor de Invernalia, a todos los puntos que mencionas, así como a su reparos.

-Si tenéis alguna prueba de que vuestra hija fue raptada por el príncipe de Rocadragon, os invito a que la presentéis, para que todos los aquí presentes podamos valorarla -volví a detenerme por un instante, está vez para dejar que las palabras calasen en el norteño antes de concluir mi discurso- En caso no haya ninguna prueba, sugiero y os recomiendo que claveis la rodilla ante su majestad y soliciteis su perdón por lanzar calumnias y mentiras contra su familia.

Me crucé de brazos, guardando silencio en espera de ver que es lo que harían los norteños.


avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t283-expediente-de-
Mensajes :
142

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Elbert Arryn el Miér Abr 13, 2016 9:01 pm

Estaba en un campo de batalla o al menos eso me parecía, debía serlo porque el hedor a la sangre de los enemigos del Valle regaba el pasto a cientos de metros, escuchaba los gritos de dolor y de desesperación, es la parte que jamás se canta en las canciones, el sueño era extraño, porque yo aun no tengo la gloria de ir a un campo de batalla y sin embargo todo parecía tan real, la desesperación de los heridos y aquel repulsivo olor que se mete en tu nariz, nauseas y mareo, eso sentía, cuando escuche una serie de voces llamándome. Me desperté abriendo los ojos y dando un grito de horror, a un par de metros de mi se encontraba el cadáver de  Jeffory, sus ojos seguían abiertos con una expresión de terror, no era una batalla, sino una maldita pesadilla, no era el hedor de los soldados muertos, sino los cadáveres que me rodeaban, Ethan y Kyle estaban también, sus cuerpos pudriéndose bañados de sangre, con un color repugnante en su piel y algunos gusanos en lo que fueron alguna vez sus rostros.

¿Por qué diablos no me habían matado? Cualquier cosa seria más sencilla que esto, no tenía idea de cuánto tiempo llevo aquí, estaba seguro que no había pasado tanto tiempo o al menos una parte de mi lo pensaba ¿y si ya tenía un año en esta celda? Un cadáver no tarda tanto en descomponerse según me dijeron los maestres, pero en cambio podrían preservarlos mientras duermo para seguir con mi tormento por varias lunas. Ya no sabía ni que pensar, siento hambre, mis músculos tiemblan, las paredes dan vueltas de forma casi incesante. Por fin pude fijar la vista en los soldados que entraron, querían tratarme como a un vil reo, pero aun me quedaba un poco de orgullo – soy Elbert Arryn, heredero del Valle, heredero de Jon Arryn, de la casa Arryn. – No me escucharon, me tomaron con violencia mientras era llevado por los pasillos de esta fortaleza…

Quise gritar, pero apreté mis labios hasta que sentí como la sangre empezó a fluir, nuevamente venían tras de mí, los cadáveres de mis amigos, les amarraron con cadenas junto a mi ¿quizás era ya una alucinación? No estaba seguro, pero gire la cabeza lo más que pude escapando de sus cuerpos destrozados, pero con el maldito hedor nuevamente junto a mí, pegado no solo en mi ropa, en mi piel, sino a mi lado. No escuchaba nada, mis ojos estaban perdidos al frente, sin mirar a ningún lugar, hasta que escuche algunas voces y pude enfocar mis ojos, aun me quedaba algo de cordura, él es Rickard Stark, estoy seguro de eso, es el padre de Brandon y de Lyanna ¿Qué podría hacer aquí? Junto a ese maldito monstruo de Aerys Targaryen, maldecía el momento en el cual vine a esta maldita fortaleza, con aquel desgraciado no se podía negociar, nos mataría a todos hasta que alguien pueda matarle a él.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
17

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Barristan Selmy el Jue Abr 14, 2016 7:07 am

Ser Barristan escuchó las palabras afiladas emanar de la boca de Lord Rickard Stark, y por un segundo las sintió como una puñalada. Ya lo había dicho el Lord Comandante, la misión de los guardias reales era proteger al Rey y a su familia, no juzgarlo. Las acciones de Aerys podían serlas más deleznables, pérfidas y más oscuras que las de cualquier otro ser humano sobre esta tierra, pero aun así debían velar por su seguridad. Un juramento era un juramento y romperlo significaría deshonrarse a uno mismo y a aquellos que te acompañan y que están dispuestos a dejarlo todo, aquellos que son como uno mismo.

El ambiente era tenso y ninguno de los presentes quería dar un paso atrás y pese a que Selmy no quiso responder verbalmente a las palabras de Lord Stark, por que evidentemente eso lo habría puesto en una situación complicada probablemente deseada por el Guardián del Norte, lo hizo gestualmente, observando directamente a los ojos al norteño y dando unos pasos hacia adelante, con el rostro duro, sin ninguna expresión, mostrando una serenidad casi inhumana infundida por los años de experiencia y por la confianza sobre las propias habilidades y destrezas.

Puso la espada pegada a su pierna derecha, con el filo hacia atrás, mientras oía hablar al Consejero de Edictos, el que haciendo gala de su ya habitual facilidad verbal intervino en favor de Lewyn y por supuesto dio un decálogo de opciones al Lord Norteño. A pesar de esto la situación no parecía mejorar, el salón del trono parecía un campo de batalla en miniatura, con muertos, mutilados y espadas desenfundadas.

- Bien... Quien será el primero en atacar? - Pensaba mientras aún esperaba alguna orden, atento a cualquier movimiento extraño o rápido.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Aerys II Targaryen el Lun Abr 18, 2016 1:59 am

Por un momento la escena que se desarrollaba resulto extremadamente graciosa para el Rey. El pequeño lobo miraba a su padre con los ojos de un niño que ruega lo alcen en brazos. Aerys lo había logrado, había roto el espíritu de alguien que se creía irrompible, claro que quiso más.


Cuando Rickard comenzó su discurso Aerys lo dejo hablar, y no pudo hacer más que reírse ante sus comentarios, era una situación fabulosa.-No, nunca- Respondió ante la pregunta del Lord. Se inclinó desde su trono en dirección al Stark y sonrió, fue un gesto tan macabro que el hecho de su dentadura faltante o la negrura espesa que emergía de su garganta quedaban en segundo plano. Su cara se había hinchado con el gesto, una sonrisa que no visitaba ese rostro por la tortura que provocaba ver a una persona tan oscura y maldita con una facción humana normal.


Cuando Florent comienza a hablar Aerys aprovecha el momento para observar la situación, sus guardias estaban cerca excepto el imbécil cachorro Lannister, su Mano estaba medio agazapado en una esquina. Una vez más el Rey iba a actuar sin pensar, en un revuelo de su mente rábida y llena de fantasmas. –Quien os ha hablado Stark, es mi nueva Mano… Alester Florent, quién al terminar este juicio deberá decidir qué sucederá con su antecesor.- Eso era lo que el Rey necesitaba, alguien de confianza que no se quedara solo parado viendo que pasaba y preguntándole a él que hacer.  –Y como bien ha dicho, será mejor que os inclinéis y pidáis perdón, porque su hijo y sus amigos han pagado el precio de amenazar a mi hijo y su descendencia. Aún quedan los cargos contra mi persona… Incluido el ataque físico proveniente de su bastard… es decir, de su hijo.-


El Rey estaba satisfecho, pero aún quedaba gente que seguía demasiado incomoda. Señaló al cachorro Lannister que se encontraba más lejos de él que los demás y le dio una orden.-Lannister… Poneos junto al Stark y enseñadle como debe inclinarse un siervo… ahora.- Si el cachorro vivía un poco más o no, eso dependía de que hiciera ahora. ¿Moriría con los traidores, o serviría a su rey?



Rey Aerys II Targaryen
Lo quiero muerto, al traidor. Quiero su cabeza, me traerás su cabeza, o arderás con el resto. Todos los traidores. ¡Rossart dice que están dentro de las murallas! Ha ido a darles una cálida bienvenida
avatar
Realeza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t74-aerys-ii-targar
Mensajes :
75

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por ✞ Rickard Stark ✞ el Lun Abr 18, 2016 2:31 pm


Fortaleza Roja

¿Prueba de que Rhaegar había secuestrado a Lyanna? No, no había ninguna -Me gustaría saber si vuestra señoría conoce la ubicación del Príncipe Rhaegar- Espetó para después aventurar -Os aseguro que no está en Rocadragón.. ¿Qué pruebas tiene usted de que no fue así?- Ni Lewytn ni Barristan hicieron caso a sus palabras, dándole más peso a sus votos y Lord Stark respetó eso. -El honor de mi hija no tiene precio, Lord Alester- Dijo, con los ojos fijos en aquel hombre, el Lord Consejero de los Edictos con su particular labia.

La situación era peliaguda. Demasiado para su gusto. Cuando Aerys se incorporó la vista del lobo fue hasta a él, observando el repentino nombramiento de Alester como Mano del Rey. La quijada del Lobo se tensó. No iba a hincar la rodilla pero tampoco iba a iniciar un derramamiento de sangre. Cuando Aerys mencionó el ataque a sí mismo, Rickard observó a su hijo con tensión en el rostro -Si debo hacerme cargo de esos cargos, solicito un juicio por combate- Dijo. No iba a permitir que lo enjuiciaran con todos los lamebotas de Aerys. Darían todo el escaso honor que tenían para hacerlo feliz. Siendo un juicio por combate tenía al menos la potestad de los Dioses de su lado y la de su brazo. Apoyo la punta de la espada en el piso y colocó las manos sobre el pomo de manera solemne, volviendo sus ojos grises hasta Aerys. Quería hablar con el dueño del circo, no con los payasos.

-Responderé por dichos cargos y seré mi propio campeón. Espero vuestra elección
- Sus amigos bajaron sus armas pero no así su vigilancia e instintos. Se había metido en las fauces del dragón y Rickard pretendía cargar con todo el peso, lo menos que podían hacer era cuidarle las espaldas por si el Rey ordenaba un ataque a traición.


Mes I.
© HARDROCK



OFF: Para darle más movimiento al rol pondré un límite de 20 lineas. La idea es acabar este rol antes del fin de semana. Se respetarán 24 horas por cada turno, de no responder, se saltará. Hay que darle premura y prioridad a este tema.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t79-rickard-stark
Mensajes :
23

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Victarion Greyjoy el Lun Abr 18, 2016 4:47 pm


Victarion se cruzo de brazos y apoyo en una columna observando divertido como ocurrían los acontecimientos. Ciertamente aquello estaba resultando mas divertido que observar una Danza del Dedo. El estado de los prisioneros le dio en alguna manera pena pues seria un verdadero dolor para un padre ver a su hijo primogénito en tal estado por haber salido a defender a su hermana.

El nombramiento de Lord Alester Florent al cargo de Mano del Rey le hizo ver en el un terrible mal cernirse en los Siete Reinos. Pronto su mente recordó a Elia y su encuentro en las calles de Desembarco. Desde hacia días, su preocupación por el futuro tenia algo que ver con ella por ello decidió observar con fijación al Dorniense, el tío de Elia Martell... quizás fuese un aliado fundamental para los planes que tenia en mente. Sus ojos observaban todo con la mirada que tendría un perro de caza sin su cazador cerca pero numerosas presas prohibidas por fuerzas mayores, cualquiera vería seriedad marcial en el.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
44

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Ben Redwyne el Lun Abr 18, 2016 5:15 pm

Y sin duda alguna, el primer error craso que había cometido el rey había sido nombrar a Lord Florent como su mano. Ben no dudaba de la inteligencia del hombre, mucho menos dudaba de su astucia y deseos de poder. Los Florent eran una familia de armas a tomar, y Alester lo demostraba. El Florent podía ser muy inteligente, pero su obstinación estaba demostrando ser mas que un problema. El Stark no iba a doblar rodilla, y el rey no iba a pedir disculpas. Y es que con dos criaturas tan tercas como aquellas, el mediar a favor de uno con la obstinación del Florent, no iba a resolver nada.

La guerra casi estaba declarada.

El giro que le había dado el Stark había sido uno que, aun cuando se podía esperar, él no creyó que Lord Rickard solicitaría. Solo faltaba que la nueva mano del rey y su majestad misma aceptaran dicho combate. Sabia que el Señor del Norte era un buen guerrero, y con algo de suerte de los Dioses, podría ganar el combate. Y aquello lo ponía a pensar. ¿Qué pasaría si el norteño ganaba el combate? Tenía el presentimiento de que aun cuando ganara, las probabilidades de que saliera de allí con vida iban a ser muy bajas.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
142

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Maestre William el Lun Abr 18, 2016 6:15 pm

En una situación entre la violencia y la diplomacia, la confusión era general. Los capas Blancas no sabían si desenfundar sus armas o mantenerlas guardadas, las palabras se cruzaban como flechas buscando los corazones de los contrarios, algunas envenenadas y sin sentido y otras que daban en la diana. Pese a ésto, Jaime Lannister no era un experto en la diplomacia ni en los aspectos legales del reino... y por eso se decía a sí mismo que tenía que confiar en su instinto... y éste le decía que toda la situación era un circo, orquestado por un titiritero completamente arbitrario.

Aerys el Loco, sujeto que llevaba las cuerdas del asunto, hizo muestra de dicha arbitrariedad al nombrar a Alester Florent como su nueva Mano del Rey, así... como quien habla del clima. ¿Méritos del dominiense? Lamerle las botas al dragón hasta que éstas relucieran. Pero de nuevo, el joven león debía ser el único que se decía eso a sí mismo a excepción, quizás, de los norteños presentes. Y a pesar de su cautela, el Rey lo identificó, claramente como una muestra de resentimiento hacia él y su familia ordenándole que se inclinara como el buen súbdito que era. Jaime, al ser el joven cínico que sus mas cercanos conocían, no iba a arriesgar su pellejo por los caprichos de un viejo decrépito, así que se irguió y surgió de entre las sombras, acercándose hacia el centro de la escena, pero manteniendo su distancia tanto con el Trono como con Rickard Stark.

Mostrando sensatez, una que claramente no sentía en el momento, desenfundó su espada e hincó la rodilla... justo cuando escuchó la súbita declaración del Guardián del Norte. Pedía juicio por combate, cosa que era completamente válido según tenía entendido. Con la cabeza escondida debido a su posición, el joven caballero sonrió. El lobo tenía sus dientes y no iba a dejar de dar pelea. El Lannister se alegró de que alguien no estuviera dispuesto, por su situación, capacidad y convencimiento; a someterse a un tirano.
avatar
Pueblo Llano
Ver perfil de usuario
Mensajes :
144

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Meralýn el Lun Abr 18, 2016 6:19 pm

Horace Barlow
Capa Dorada | Soldado de la Fortaleza
Desde luego habría pagado todo el oro que hubiese en Desembarco para salir de allí cuanto antes. Cada vez más lo que ocurría dentro de la Fortaleza Roja se le hacía más y más peligroso e irreal. Casi como si esperase que los cráneos de los dragones empezasen a moverse de un segundo a otro. Horace estaba allí porque le tocaba estar. No quería, pero le pagaban por ello y los cuidados que su hermana pequeña requería no eran baratos ni comunes.

Ante sus ojos atentos, apretando las manos para evitar el ansia de escabullirse entre sus compañeros, o devolver las gachas que había desayunado al ver el terrible estado del joven Stark, Horace vio el desarrollo de lo que sin duda terminaría en un terrible desastre. Casi sentía lástima por la mano del rey si no fuera porque el siguiente nombrado había sido implacable en su cumplimiento de su deber casi como si le resultase divertido el sadismo que dicha labor conllevaba. Sin duda, Alestar Florent no era un hombre con el que quisiera encontrarse en un pasillo en penumbra.

Otros rostros le llamaron la atención pues siempre había tenido facilidad para recordarlos. Aunque la ausencia de otros también había sido notada por el capa ahora que se paraba a mirar bien a los presentes con discreción. La ausencia de dos Guardias Reales en circunstancias como aquellas eran cuánto menos extrañas. Desde luego, su benefactora pagaría a buen precio esos recuerdos y sus pensamientos. Ahora, tenía que seguir escuchando y no captar la atención de ninguno de los presentes. No quería terminar como el pobre chico Stark.

Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t204-meralyn-de-bra
Mensajes :
133

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Antiguos Dioses el Lun Abr 18, 2016 6:19 pm

El miembro 'Meralýn' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Rumores' :
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com
Mensajes :
1715

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Alester Florent el Lun Abr 18, 2016 6:28 pm

Guarde silencio mientras escuchaba al norteño y a su majestad hablar, si bien las palabras del primero eran previsibles, y mi mente enseguida formó una respuesta. Fueron las palabras de Aerys, las que hicieron que la sorpresa se reflejase en mi rostro.

Mi nombramiento como Mano del Rey, me dejó estupefacto. Tarde en recomponerme y volver a centrarme. No imaginé, cuando me desperté está mañana en mi lecho, que vería mi nombre ascender tan alto. Lord Stark procedió a exigir un juicio por combate, en vista de las acusaciones que pendían sobre su familia y yo procedí a responder sus preguntas.

-Lord Rickard Stark, Si no tenéis prueba alguna contra el príncipe Rhaegar Targaryen, vuestra acusación queda desestimada. Los Siete Reinos son propiedad de la casa Targaryen, y sus miembros no necesitan dar explicaciones acerca de los viajes que realizan a lo largo y ancho de su reino -hice una pausa, para dejar tiempo a que el Guardián del Norte entendiese mis palabras- No obstante, si los dioses os deciden inocente de los cargos que pesan sobre vos y vuestro primogénito, concediendo a vuestra persona la victoria, en el juicio por combate que exigis, podreis preguntar vos mismo al príncipe Rhaegar sobre su actual viaje, cuando regrese del mismo.

Obvie el comentario acerca del honor de la joven doncella de Invernalia que había desaparecido, pues aquello no eran más que los delirios de alguien cuyo orgullo se excedía más de lo normal, y veía desaires donde no los había.

Me fijé en el hombre regordete y asustado que trataba en vano de hacerse invisible, encogiendose y retrocediendo hacía una esquina del gran salón. Lord Owen Merryweather, a quien acababa de reemplazar como Mano del Rey. Luego del juicio contra la casa Stark, me ocuparía de él.

Mire a su majestad, pues llegué a un punto en que no me correspondía a mi hablar, ni siquiera con el broche de Mano prendido de mi jubón.

Espera... El broche, aún seguía en posesión de Lord Owen.

-Lord Owen Merryweather, ya habra oído a su majestad, si sois tan amable de entregarme el broche de Mano, por favor -pedí con la educación propia del noble que se sabe satisfecho con sus recientes logros. El nombrado, con temor se acercó a mí despojándose de la insignia que tanto honor representaba, y a la vez acarreaba una inconmensurable responsabilidad.

Calle entonces, dejando en manos de su majestad Aerys Targaryen, elegir al campeón que enfrentaría a Lord Stark. Tal vez Ser Barristan o Ser Jaime, miembros de la Guardia Real que allí se encontraban presentes. No tardaría en conocer el nombre del campeón elegido por el rey.


avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t283-expediente-de-
Mensajes :
142

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Aerys II Targaryen el Mar Abr 19, 2016 3:23 am

-Muy bien Lord Stark- La nariz del Rey se arrugó al decir esas palabras, como si el nombre de su siervo lo repugnara. –Juicio por combate será.- Aerys pensó tantas cosas al mismo tiempo que su atrofiado cerebro podría tranquilamente haber salido volando cual dragón. Pensó en elegir a Brandon Stark como su campeón bajo amenaza de tortura al pobre Elbert Arryn. Pensó también en elegir al Lannister y dejar que se mataran mutuamente, pensó tantas posibilidades que la muerte de Rickard sucedió mil veces en su mente antes de hablar de nuevo, eran ideas fascinates. Solo una idea lo excitaba más que las otras, incluso pudo sentir su virilidad despertando contra su muslo. –Mi campeón será el único que un traidor merece. Mi campeón será el fuego valyrio.- Aerys dio la orden a unos cuantos guardias que se encontraban en la sala para que disminuyeran al Lord. Luego observó a su Mano y le dio su primer orden.-Colocad una cuchilla en el cuello del Arryn, si el pequeño cachorro Stark grita o se mueve hacia su padre, rebanarlo-


Aerys estaba conmovido. Que Gran Rey era. Por un momento se sintió benevolente y acaricio la idea de dejar a los niños vivir, pero se llevarían un recuerdo de su parte, un nuevo juramento, grabado en su alma.


-Una vez reduzcan al Stark, bañadlo con una botella de fuego, si sobrevive… puede irse de aquí con su hijo. Si no… Solo su impoluto heredero se irá de aquí-
Lo siguiente que sucedió fue más profundo que la presencia de un demonio en la sala… bueno, de otro. El Rey Aerys soltó una risotada, tan fuerte como siniestra, y más veloz que una ráfaga recorrió todos los corredores del castillo maldito. La risotada se mantuvo hasta que fue reemplazada por tos, y entre ambas formaron una barrera de espuma rosada sobre los labios blancos del Rey. Un contraste aterrador para cualquiera ver ese rostro pálido con cicatrices extrañas, cabellos enzarzados con telarañas y la espuma rosada que caía hasta su pecho, de no ser por la corona, era todo color pastel, un delicioso pastel de locura y putrefacción. El Rey casi podía saltar sobre su trono en el que acababa de reocupar. Se sintió como un adolescente que se excita al ver una mujer desnuda y se emociona al ver una situación particular. La mujer desnuda de Aerys era el fuego, una danzante doncella rebosante de sensualidad. Sus piernas comenzaron a temblar impacientes de la situación por venir mientras una pequeña gota de sudor recorría las piernas callosas y podridas del Rey.


El Rey vio la ejecución del Stark con emoción, hasta pasó su lengua por sus labios humedeciéndoles si es posible, pues era más bien el raspar de dos objetos igual de ásperos y secos. Y su mano se deslizó entre sus piernas acariciándose la entrepierna al ver el fuego sin que nadie lo viera hacerlo (Dado Azar Éxito), aunque no es que le importara. El fuego consumiendo todo lo que el Stark era, y más que eso, lo que representaba. La traición siendo lavado por las llamas verdes mientras una columna de humo con olor a salvaje inundaba lentamente la sala del Trono.


Una vez la escena hubo terminado el Rey se acercó a los restos del Stark sobrevivientes. Una pequeña pila de carne abrazada y metal fundido, con algún que otro hueso por ahí. Esta noche había conseguido muchos trofeos, y ya sabía que haría con ellos. La calavera había sobrevivido (Dado Éxito). El Rey tomó la espada Hielo que había quedado a unos pocos metros de los restos y volvió a mirar a su Mano. –Toma su cráneo y arrancadle los colmillos, lo mismo con el otro Stark. Alimentadlos y curadlos lo suficiente para sobrevivir un viaje a sus casas. Que TODOS sepan su deber de obediencia para con la Familia Real, aseguraos de eso Mano Florent… tal vez llevando el estandarte Targaryen sobre sus corazones… - Le aconsejó a Florent y se colocó la mano sobre el pecho donde estaba su corazón e incluso un poco más arriba, hasta la clavícula, mostrándole donde debía ir, ya no era un consejo era una orden, una muy importante.



-No perdonaré más traiciones al juramento de lealtad. Si es necesario, todo Poniente arderá bajo mi sombra.-



Rey Aerys II Targaryen
Lo quiero muerto, al traidor. Quiero su cabeza, me traerás su cabeza, o arderás con el resto. Todos los traidores. ¡Rossart dice que están dentro de las murallas! Ha ido a darles una cálida bienvenida
avatar
Realeza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t74-aerys-ii-targar
Mensajes :
75

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Antiguos Dioses el Mar Abr 19, 2016 3:23 am

El miembro 'Aerys II Targaryen' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Azar' :


--------------------------------

#2 'Azar' :
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com
Mensajes :
1715

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Brandon Stark el Mar Abr 19, 2016 3:58 am

Observaba con el único ojo que todavía tenía mientras mi cuenca vacía palpitaba por el dolor y la infección. Pero podía sentir que las lágrimas de mi ser corrían por mi rostro. De haber podido hablar no lo hubiese hecho puesto que tenía una mano invisible agarrándome la garganta como una garra fantasmal y entonces, lo veía.

Mi padre. Aquel hombre que me había dado la vida y que me había vuelto quien yo era. Aquel hombre al que respetaba más que a ninguno y que para mi era el Rey del Norte mismo. Mi padre estaba ahí dispuesto a pelear por mi y por nuestra gente. Ya no era Lyanna solamente quien debía ser salvada. Yo, el hijo mayor ahora estaba a los pies del dragón que, dispuesto a cortarme a la mitad con sus fauces, desafiaba al Norte.

La sangre ardiente de mis venas volvió por un instante a recorrer mis dedos pero estaba cansado. El calor de la fiebre que me producían las heridas sin curar y el hambre habían mermado mis fuerzas.

-“Esto no está pasando-"

Hablé con voz de lobo y por ende, no dije una palabra. Mi padre elevó su voz con el rugido que sometería al Norte y a todos los salvajes capaces de cruzarlo y sin saber por qué; sin tener idea de qué maldito y miserable Dios estaba de guardia en ese momento, rogué estar alucinando.

La orden de AErys fue clara y vi como un cuchillo afilado delineaba el cuello de Elbert. Entonces, supe que estaba todo terminado. El guardia que no conocía sostenía mis brazos cansados pero que se revitalizaron al instante. Y la palabra de Aerys chocó con mis oídos como una bofetada.

“Tramposo, sucio maldito”

Temblaba de pies a cabeza tratando de moverme cuando el fuego de unos cobardes caían sobre el hombre que me había dado la vida. Abrí mis labios mientras sentía el temblor de mis músculos pero entonces escuché la voz de Elbert. No podía condenarlo también ¡No a él también! Mis dientes vibraban mientras echaba hacia atrás la cabeza y de la cuenca vacía salía sangre que hedía a muerte. Quería llorar y solo los Antiguos saben si lo hice. Quería vomitar y solo vomité la sangre que había tragado cuando me arrebataron la lengua.

Y de fondo, como un canto muerto que nunca en mi vida olvidaré sin importar cuánto esta dure escuchaba sus gritos.

“Padre… ¡Solo quiero volver a casa contigo!”

Habría dado mi alma por poder decirle eso. Y quizás se lo dije. No lo sé. Simplemente perdí el conocimiento en ese momento. El cuerpo me dolía lo suficiente como para creer que eso no era más que una pesadilla.

…No grité. Lo único bueno que había hecho en Desembarco del Rey fue callarme en ese momento. Por el Norte y por mi castigo. Y por la vida de Elbert a quien yo había arrastrado hacia ese infierno.



The Great Wolf
The walls around me, eyes surround me, feed my fear again.
I must be freed or I will die before the harvest moon, my friend.


Spoiler:
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t75-brandon-stark
Mensajes :
97

Volver arriba Ir abajo

Re: El invierno está aquí - Libre.

Mensaje por Barristan Selmy el Mar Abr 19, 2016 6:33 am

Al escuchar la solicitud de Lord Stark, ser Barristan dio un paso adelante proponiéndose como campeón sin decir palabras, solo con sus gestos. Sin embargo grande fue su sorpresa cuando el Rey nombró a su campeón. ¿El fuego valyrio? No supo exactamente cual era la última ocurrencia del soberano hasta que vio a algunos sirvientes esparcir algunos frascos del verdoso líquido por el cuerpo del Lord norteño, el líquido escurría por su rostro y empapaba sus cabellos, chorreándole por el cuello hasta perderse bajo la armadura.

El Capa Blanca observó atónito el macabro espectáculo, sin que ninguna expresión se manifestara ni en su rostro ni en su cuerpo, firme en su puesto observó tamaña brutalidad. El fuego consumió el cuerpo casi por completo, cocinando sus carnes dentro de la armadura, provocándose el efecto que se obtiene al cocinar en un horno de hierros candentes, la carne que no se carbonizo estaba roja y repleta de ampollas. El rostro del que fuera en vida el Guardián del Norte estaba completamente desfigurado, los restos de piel pegada al hueso, las cuencas oculares vaciadas y las orejas achicharradas en una masa informe al igual que la nariz que se perdía en su propia hendidura. Del antaño Gran Señor del Norte, ahora solo quedaban restos semi calcinados, fétidos a carne quemada y de grotescas facciones.

Miró a los dos estúpidos que aun quedaban con vida y sintió pena por ellos, por el Arryn sintió lástima por lo que había tenido que presenciar y las vejaciones que había tenido que padecer, mientras que por el Star se compadeció aún más, por el funesto futuro que le depararía tuerto y sin lengua.

Miró a Lewyn en señal de conformidad ante todo lo sucedido, y a Jamie con cierto grado de preocupación, por su falta de responsabilidad y compromiso.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.