Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cierre.
Ayer a las 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Ayer a las 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Ayer a las 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

» Que al pasado no nuble el futuro | FB, Cassella Fowler
Vie Ago 18, 2017 3:44 am por Doran Martell

» Una audiencia de urgencia
Vie Ago 18, 2017 1:39 am por Doran Martell

» La Calle de la Seda [0/5]
Jue Ago 17, 2017 11:56 pm por Petyr Baelish

» ¿Quieres rolear?
Jue Ago 17, 2017 11:54 pm por Kaysa Holt

» La Corza Pálida
Jue Ago 17, 2017 11:52 pm por Petyr Baelish

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

Un destino turbio ( Priv.)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un destino turbio ( Priv.)

Mensaje por Bárbara Estermont el Vie Ago 11, 2017 10:49 am

Inmediatamente después del cierre del baile.



Lord Alester no le había permitido preguntar, simplemente la había guiado. Bárbara había mirado a su hermano con el ceño fruncido pero aunque quiso intervenir los guardias lo impidieron. Mientras caminaba por los pasillos de la Fortaleza, cada vez más solitarios a medida que se adentraban en el edificio, la muchacha sentía que le atenazaban el estómago. Preguntó varias veces a Lord Alester si había hecho algo malo pero éste se mantenía en sobrio silencio y sólo la invitaba a caminar con más premura. El silencio era un arma letal contra Bárbara, que hablaba hasta por los codos. Intentó sacar conversación sobre el regalo que le había hecho su padre al príncipe Viserys y recalcó que tendría que haberle pedido permiso para salir del baile, pero la Mano hizo caso omiso. Se preguntó si sus hermanos vendría por ella, o incluso su primo Stannis, pues si el Rey tenía que ver con algo, él al ser su consejero podría ayudarla ¿No? Pero al mirar por encima de su hombro sólo pudo ver el rostro oculto de los Capas Blancas, que ni siquiera se molestaron en mirarla. ¿Habría hecho algo malo? Intentó recordar, intentó estudiar todos sus movimientos y recordó que había sido muy expresiva cuando la situación de los Lannister. ¿Sería eso? Su septa le decía siempre que tenía que controlar sus expresiones pero Bárbara fallaba catastróficamente… Tuvo miedo. Por primera vez en mucho tiempo, se sintió sola y vulnerable. ¿Y si el Rey la castigaba? Sabía que lord Rickard había sido castigado de manera atroz y el mismo Rey había enviado a su hijo Rhaegar a la muerte. Tembló un poco y volvió a mirar a Lord Alester -Por favor…- Murmuró, sin saber ni siquiera porqué pedía compasión.

Finalmente, los aposentos reales abrieron sus puertas y Bárbara ingresó un par de pasos antes de que el Señor de Altojardín cerrara las puertas. El aroma a encerrado rápidamente penetró sus fosas nasales y la niña frunció la nariz con suavidad. Estaba a oscuras y era noche cerrada con lo cual la escasa luz de las velas daba un aspecto terrorífico a esa habitación. Bárbara se llevó las manos al estómago, sintiendo que la escasa agua que tenía allí se había revuelto. ¿Qué quería el Rey Aerys con ella?

-¿Su majestad?- Cuestionó con un deje de miedo sin poder tener la fuerza de moverse de ese sitio. Estaba cerca de la puerta y podía salir corriendo si quería, o eso quería creer. Por supuesto, los Guardias Reales apostados en la misma no lo permitirían pero ella era inconsciente de esa situación. Respiró profundamente de nuevo tratando de tranquilizarse mientras los nervios empezaban a apoderarse de ella y su imaginación empezaba a desvariar buscando razones por las cuales estaría allí. ¿Querría que le cantara? ¿O un bordado especial? Se preguntó a sí misma y al no recibir respuesta del Rey Aerys esperó, quieta y pacíficamente, como detenida en el tiempo esperando una sentencia sin conocer, a ciencia cierta, el pecado.


In a world built in shadows every light finds it's dead
avatar
Nobleza
Ver perfil de usuario
Mensajes :
53

Volver arriba Ir abajo

Re: Un destino turbio ( Priv.)

Mensaje por Viserys Targaryen el Dom Ago 13, 2017 11:10 pm

La fiesta había terminado con una buena dosis de éxito.
Luego de una corta conversación con Lord Lannister, Viserys continuó su camino hacia sus aposentos... Pero no pudo llegar a ellos, puesto que uno de los Guardias Reales, ser Jonothor Darry le cortó el paso a su comitiva, mirándolo desde debajo de su yelmo, con una expresión completamente neutra en sus ojos.
- Alteza.- señaló el caballero blanco - Os ruego que me acompañéis. Vuestro padre, el Rey, solicita vuestra presencia inmediatamente en sus aposentos.
Viserys parpadeó un poco, confundido y algo mareado por el vino que había ingerido, en grandes cantidades, en la fiesta... ¿Su padre? ¿Aerys quería que él fuera a su cuarto? Pero... ¿por qué? Creía que quería tener una velada íntima con lady Estermont.
Por alguna razón, y creía que razones fundadas, aquello no le hacía ninguna gracia al Príncipe. Hizo una mueca de disconformidad con la boca. Lo único que quería era regresar a sus aposentos, y echarse a dormir, sin embargo sabía que no podía negarse a la petición del monarca. ¿Tendría eso que ver con su intervención y atrevimiento para aplacara lord Lannister o era otra cosa?
- De acuerdo.- murmuró el muchacho, asintiendo con la cabeza. - Iré con vos, ser.

Y así lo hizo, siguió sin protestar a Darry hasta que se vio justo frente a la puerta de los aposentos de su padre. Inhaló hondo, armándose de valor, aunque internamente se moría de miedo y entró al lugar. Allí, ya estaba el anciano, así como lady Barbara.
Miró momentáneamente a lady Estermont. Cierto deje de preocupación por ella, más que por su propia situación, apareció en sus ojos lilas, pero no lo voceó, simplemente la saludó con un simple gesto cortés con la cabeza. Luego miró a su padre que no estaba muy lejos de allí.
- Majestad.- dijo, inclinándose hacia adelante, haciendo una reverencia respetuosa ante aquel que llamaban el Rey Loco. - Me habéis llamado y he acudido. - señaló, con simpleza, para agregar: - ¿Qué deseáis, padre mío?- no le gustaba ser obsequioso, ni mucho menos, pero el recuerdo de Rhaegar seguía en su mente. Y él, Viserys, no era ningún Rhaegar como para hacer estupideces que provocasen a Aerys. La reacción del Rey en la fiesta luego de su intervención frente a lord Lannister le había dejado claro como quería imponer respeto su soberano.
avatar
Realeza
Ver perfil de usuario
Mensajes :
61

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.