Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Trama Global I Heridas del Pasado | Libre
Miér Mayo 16, 2018 5:35 pm por Destino

» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

FB| I see fire

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FB| I see fire

Mensaje por Arthur Dayne el Sáb Ago 05, 2017 12:08 am

Día 5, mes 6, año 284 AC.

Las olas chocando con las rocas de la playa hacían eco en los oídos de Arthur. El viaje a aquella isla había sido corto, quizás demasiado para su gusto. Le gustaba dormir en el barco, sentir que nada a su alrededor existía mientras el barco se movía por la marea, casi como si fuera él quien estaba flotando en el agua o como si se estuviera sumergiendo dentro de ella. Había sido una de las pocas noches en las que había podido dormir con tranquilidad. La razón del viaje había sido más complicada que el mismo viaje, pues realmente no había terminado de entender al rey, que estaba comiendo en el momento en que le ordenó viajar a allí. Al parecer, quería rectificar que sus vasallos más cercanos —aunque juraría que había dicho, más bien, "la plebe"— le fueran lo suficientemente leales. En aquella ocasión, había sido a él a quien le había tocado viajar esta vez a Marcaderiva. Jamás había viajado a aquél lugar, realmente, Arthur Dayne conocía mejor Dorne que las tierras de la Corona, lugar donde había pasado la mayor parte de su vida. Así que ahí estaba, desembarcando en aquella isla. El barco había llegado junto con los primeros albores de la mañana.

Se había estimado su llegada para el día siguiente, pero los vientos habían sido tan favorables que muy probablemente los habitantes de Marcaderiva habrían de estar sorprendidos de su llegada. Otros habrían ido a burdeles, a tomar, a hacer algo después de un largo viaje, pues nadie en el castillo los esperaría hasta mañana, pero Arthur había renunciado a esos simples placeres de la vida hacía años, por lo que se dirigió al castillo de Marcaderiva sin pensarlo dos veces. No sabía si era porque estaba hastiado de estar viajando o si era porque estar tan lejos del rey, haciendo cosas sin importancia, le molestaba, pero Arthur quería irse de aquél lugar cuánto antes, ansioso de poder comentarle al rey sus ideas para sofocar las rebeliones del Norte y de las Islas. Aquél lugar le recordaba, además, a Rocadragón, lugar que no había visitado desde antes del torneo de Harrenhal, hacía ya más de dos años. Casi podía oír a Rhaegar diciéndole cuán bonito era el cielo a aquellas horas. Una pequeña sonrisa melancólica se formó en su rostro justo en el momento en que llegó frente a los soldados que resguardaban las puertas de la fortaleza.


Mi nombre es Arthur Dayne, caballe-- —ni siquiera pudo terminar la frase.

Sí, sí, sabemos quién eres, Espada del Amanecer, ¿qué quieres? —comentó quién parecía ser el capitán de aquellos hombres.

Vengo en nombre del rey Aerys, de la casa Targary-- —tampoco logró terminar de hablar.

Sí, sí, el segundo con su nombre y todo eso, pasa. —exclamó y los chicos de atrás se rieron.

Las puertas se abrieron imponentes ante él, que no estaba de humor como para aguantar los chistes de unos hombres que probablemente jamás hubieran visto la sangre. Caminó hacia adentro y justo en el momento en que pasó delante del capitán, lo golpeó con todas sus fuerzas, tirándolo al piso. Tras eso, miró a los demás soldados y simplemente pasó de largo. El Arthur de hace dos años hubiera aguantado aquello y más, probablemente hasta se hubiera reído, pero ese Arthur había muerto con el príncipe. Al entrar, Arthur se encontró con la grandeza de un verdadero palacio y quedó hasta sorprendido. Asimismo, lo primero que notó fue que no había nadie a su alrededor más que una chica que juraría haber visto antes en Desembarco del Rey, no sabía exactamente dónde, ni siquiera cuándo, pero recordaba haberla visto. Se acercó a ella, todavía un poco hastiado, intentando hacer notar su presencia mediante un pequeño carraspeo.

Perdone si le importuno, milady —comentó, serio—, es un gusto... conocerla —dudó un segundo, intentando reconocerla nuevamente—, si no le importa, me gustaría saber dónde se encuentra el señor de Marcaderiva —y en ese momento Arthur notó que ni siquiera sabía quién era el lord de aquél lugar, pero se mostraba más interesado en saber quién era aquella muchacha, cuyos cabellos platinados le hacían recordar a su príncipe.




The Sword of the Morning:


Stars in the night:


avatar
Caballero
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t902-the-sword-of-t
Mensajes :
146

Volver arriba Ir abajo

Re: FB| I see fire

Mensaje por Daerys Velaryon el Sáb Ago 05, 2017 10:02 pm

I see fire

Antes de que los primeros rayos de sol asomaran tímidos tras las nubes, la joven ya se encontraba despierta. No por voluntad propia, claro. El llanto del futuro Señor de las Mareas la había despertado. Aún así, no se quejaba. Aer era infinitamente más calmado de lo que había sido Daenerys con su edad. No lloraba tan a menudo, y generalmente no era muy complicado acallarlo con alguna nana. Aún así, había tenido que levantarse de la cama para atenderlo, mas luego de conseguir con éxito que se durmiera, el sueño ya había abandonado a la Celtigar.

Al final, poco antes de que empezara a amanecer, ordenó que llevaran el desayuno a su alcoba. Comió allí, y después aprovechó la tranquilidad de la fortaleza a la mañana para retomar una de las muchas lecturas que había tenido que dejar a medias debido a sus responsabilidades como señora regente, y también como madre. Lo último especialmente era lo que le quitaba más tiempo, y lo que la dejaba más agotada. Daerys era muy estricta con ser ella quien se ocupara de sus hijos, así que cada vez que uno de ellos requería de su atención o cuidados alguien del servicio corría a avisarla, como sucedió entonces.

Tardó unos minutos en recordar por dónde había dejado su lectura la última vez, y cuando al fin lo recordó, antes de que le diera tiempo a encontrar la página ya tocaban a la puerta.
Lady Velaryon, Daenerys ya se ha despertado.
Había cruzado los dedos para no oír aquellas palabras, recitando en su cabeza el déjame un ratito de paz más. Pero al parecer los dioses no estaban de su parte.

Abandonó su cama por segunda vez, cuando los primeros colores del alba empezaban a teñir el cielo oscuro. Ni siquiera mandó a que prepararan su baño, la vistiesen o peinasen su cabello. Aquel día no iba a reunirse con nadie, ni iba a salir de Marea Alta. Se ocuparía de sus hijos, como hacía todos los días, y aprovecharía cualquier momento para volver a relajarse y retomar aquel libro.

Eso tenía pensado, pero los planes de Daerys no solían salir bien. Para cuando la espada del amanecer se había presentado por sorpresa en la fortaleza de los Velaryon, la joven andaba distraída en el salón principal con la mayor de sus hijos.
Azantys —dijo la Celtigar, sosteniendo en una de sus manos al caballero tallado en madera. Daenerys trataba de repetir lo que decía, aunque sin mucho éxito. El fonema /r/ era de los más complicados de pronunciar. La niña esta vez se quedó callada y desvió sus redondos ojos amatistas hacia el desconocido. Su madre, que en ese momento se encontraba tirada en el suelo, giró la vista y encontró, para su sorpresa, un rostro que pensaba que jamás volvería a ver.
Vete con Boremund —le ordenó entonces a la pequeña, dirigiéndole seguidamente una mirada al guardia para que se encargara de su hija, quien con suerte obedeció a la primera, no sin antes mirar con curiosidad al recién llegado.

La valyria se puso en pie de inmediato, reprimiendo el gesto de sorpresa al recibir una visita tan inesperada -especialmente porque no le había llegado ningún cuerpo anunciando su llegada, ni tampoco nadie la había informado de que el joven se encontraba en la isla-.
El señor de Marcaderiva batalló y murió en el Norte, ser —le informó—. Yo soy la señora regente, Daerys Celtigar.
Sí, dijo Celtigar y no Velaryon, de forma completamente intencionada. No solo porque se enorgulleciese de su casa, sino porque era obvio que el dorniense no la había reconocido, y eso en particular la había molestado. Había pasado incluso más años en la Fortaleza Roja que en el hogar de los cangrejos, y luego de todo ese tiempo en el que vivió allí como doncella de la reina Targaryen, aquel hombre no la reconocía. Daerys no era una persona orgullosa, pero no acostumbraba a que se olvidaran de ella. Tal vez su apellido le refrescara la memoria.

Día V Mes VI Año 284 | Marea Alta, Marcaderiva


Daerys Celtigar
”ELĒNI ÑUHE JOGELTIGON SYLUTIS, YN KOSTOSY DAOR"

HIGH VALYRIAN | COMMON TONGUE
avatar
Nobleza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t711-daerys-celtiga
Mensajes :
84

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.