Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

Aye, M'Lord (Alyn Celtigar) FB

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aye, M'Lord (Alyn Celtigar) FB

Mensaje por Maestre William el Jue Jul 20, 2017 5:54 am

Día 1, Mes 6, año 284
Costas de Isla Zarpa

El “Último Verano” era un navío destartalado que pertenecía a un capitán norteño proveniente de Puerto Blanco que no tenía el mejor de los humores… o por el contrario, estaba excedido en humor negro. Nadie nombraba “Último Verano” a nada, porque eso significaba un invierno eterno. Pero a pesar de esto, William no se había quejado ni había hecho comentario alguno respecto de la elección nominal del sucio marinero. Se había abocado a cuidar sus baúles y equipaje, ubicados en un rincón del barco mercante en su poco espacioso camarote. Pero la mente resultaba ser el refugio perfecto para el ocioso y el asilo ante el maltrato del destino.

El Maestre William pensaba… siempre y cada vez de forma más entramada. En ese momento, luego de que anunciaran la cercanía de la costa, el viejo se encontraba inclinado sobre un pergamino apoyado en la tapa de uno de sus cajones que estaba empleando de mesa. El viaje no había sido largo ni tortuoso, solamente tedioso… pero él había aprovechado para escribir un par de frases de su proyecto personal. No se había levantado para ir a cubierta porque su pierna no se lo permitía, o más bien le incomodaba. Era un tedio adicional tener que subir las escaleras con su bastón y luego volver a bajar. Por suerte para él, dos pajes lo acompañaban desde la Ciudadela y lo ayudaron en todo momento.

Uno de los mencionados fue el encargado de bajar al camarote del Maestre e informarle que estaban por bajar el bote para llevarlos a la costa. William sonrió de lado y guardó el pergamino, luego la pluma y el tintero, todo en el cajón. “Has sido un buen muchacho, Sallador. Solo ayúdame con los baúles y puedes olvidarte de mí.” Con un gruñido leve de esfuerzo, el erudito se irguió apoyándose en su bastón y comenzó a dar sendos pasos hacia la cubierta, donde el húmedo y salado aire de Mar le sacudió la capucha gris, que sostuvo en su lugar para evitar que se volara. Entrecerró los ojos y divisó, entonces, la neblinosa figura de las rocas costeras de Isla Zarpa, y en lo que parecía ser un pequeño muelle, una serie de banderas color blanco y escarlata.

“M’phah, parece que te tienen bien atendido, anciano. Ojalá a mi mis hijas me recibieran así cada vez que vuelvo al Norte.” Escupió el maleducado capitán. William enarcó una ceja y atinó a responder. “Estoy seguro que alguien, emparentado con vos o no, os acogerá con todo el agrado del mundo al desembarcar, señor.” Su tono era inocente, pero el sabio estaba bastante seguro que tan desagradable sujeto no querría ser recibido por nadie con los brazos abiertos. El aludido murmuró algo acerca de los Maestres siendo demasiado listos para su propio bien, seguido de que de no ser porque le habían pagado bien no habría tomado a un viejo, dos chicos y muchos trastes en su barco, pero luego se cayó y se dispuso a bajar el bote junto con el equipaje de William.

--------------------------------

El oleaje de la Bahia de Aguasnegras no era muy terrible, y no fue difícil para el bote llegar al muelle. Allí, William desembarcó con su bastón haciendo un ruido seco de madera contra madera al adelantarse a su paso, y tras él lo seguían los pajes con sus cajones y baúles. Frente a él había guardias de la casa Celtigar, a quienes saludó con un gesto de la cabeza. Sin embargo, entre los presentes le pareció distinguir una figura… particularmente llamativa y quien, él supuso, se trataba de Lord Alyn Celtigar pero dada la lejanía no pudo asegurarlo. Tampoco era como si él hubiera visto al mentado joven antes… así que se dispuso a esperar a que estuviera a su altura para presentar sus respetos.
avatar
Pueblo Llano
Ver perfil de usuario
Mensajes :
144

Volver arriba Ir abajo

Re: Aye, M'Lord (Alyn Celtigar) FB

Mensaje por Alyn Celtigar el Vie Jul 21, 2017 7:18 pm










Alyn podría ser un hombre de temperamento misterioso y enigmático pero pocos eran los que podrían decirse testigos de haberse sentido mal recibidos por él. Pocos también eran quienes le conocían a fondo y sabían que dentro de la coraza que usaba como máscara de héroe de Isla de Zarpa se escondía más amargura de la que aparentaba y una de esas personas era el antiguo Maestre. Recibió con dolor la noticia de su muerte puesto que lo conocía desde siempre y con él había pasado mucho tiempo platicando de muchas cosas. Daerys era más lejana a él puesto que, como doncella, no tenía mucho que hablar con el anciano. Pero Alyn, cual niño que busca un apoyo en una figura paterna que perdió antes de tiempo, el anciano maestre era casi un confidente.

Casi…

El Desconocido había reclamado su vida. Él no lo había llorado pero sí le dedicó una tarde de respetuoso silencio mientras pensaba en cómo cambiaría la rutina de Isla de Zarpa sin aquel sabio viejo y ahora, debía recibir a alguien más a tomar su lugar. No estaba feliz con ello; no era aficionado a los extraños en sus tierras pero, había cosas que ni siquiera un Lord podía cambiar.

Escoltado por una triada de soldados a caballo entre los que se contaba el Castellano de la fortaleza y acompañado por su esposa, Alysanne, la figura de Alyn se presentó en los muelles. Ni siquiera tenía la necesidad de hacerlo pero, tal como todos decían, nadie podía decir que el Lord Cangrejo poseía modales poco eficientes a la hora de hacer sentir a una persona especial, sea quien fuese. Alysanne Velaryon le veía de tanto en tanto puesto que ni siquiera ella se explicaba por qué estaba tan serio. Aquel anciano fallecido no era más que un servidor pero la prudencia de la dama la llevó a callar ese pensamiento. Alyn no era un hombre violento pero era irreconocible cuando se enojaba y en esos momentos estaba en la difusa línea entre la molestia y la tranquilidad.

—Ese barco, mi Lord… — dijo uno de los soldados, señalando uno que acababa de arribar —Ahí se encuentra el enviado de la Ciudadela —

Alyn Celtigar asintió con suavidad mientras bajaba del caballo sin ayuda y caminaba por entre sus hombres para acercarse — ¿Maestre? — dijo. No le costó reconocer al hombre que le serviría de ahora en adelante. Sus ropas eran demasiado obvias como para no notar quién era el sabio y quién no. No sonrió pero sí estiró la mano diestra para darle un saludo formal mientras sus escoltas se acercaban. La única que permaneció sobre el caballo, con ambas piernas hacia un lado puesto que era su esposo quien la guiaba, fue Alysanne. Su figura estaba delgada y pálida gracias a la pena de la antigua guerra que le había arrebatado la vida de su hermano y por eso Alyn pasaba tiempo con ella, acompañándola a tomar aire.

—Mi nombre es Alyn Celtigar. Ella es Alysanne, mi esposa. Isla de Zarpa le da la bienvenida. Espero que su viaje haya sido placentero —saludó cortésmente, sin dejar de ver fijamente al anciano.

Definitivamente no estaba en su agrado el cambio de la rutina. Y este era un cambio que particularmente, le costaría asimilar.
avatar
Nobleza
Ver perfil de usuario
Mensajes :
56

Volver arriba Ir abajo

Re: Aye, M'Lord (Alyn Celtigar) FB

Mensaje por Maestre William el Dom Jul 30, 2017 6:20 pm

El viento de la Bahía de Aguasnegras azotaba la costa pedregosa de la isla y sacudía los abrigados ropajes grises del Maestre. William entrecerró los ojos y fijó su atención en los caballos que traían consigo a los que, él suponía, serían sus futuros señores. La figura que resaltaba era de hombros amplios y cabello largo, con claros rastros de sangre valyria debido a los ojos amatistas y la coloración del pelo. Lo acompañaba una mujer de aspecto muy frágil, hermoso pero frágil, y que tenía un aura etérea alrededor teñida de una tristeza palpable. “Melancólico”, pensaría él en el momento.

Se dio cuenta en seguida que el hombre no dejaba de mirar a los ojos, y eso le dio la pauta para conocer algo de su personalidad: era introspectivo, analítico además. Eso agradó en parte a William, que no quería encontrarse con un bufón en lugar de un Señor. Al escuchar la presentación, inclinó su cabeza con respeto, logrando que los eslabones de su cadena tintinearan en diferentes sonidos metálicos. “Enhorabuena, Mi Lord. Agradezco que mis viejos ojos puedan ver un nuevo Señor a quien prestar mis servicios. Mi Nombre es William, Maestre William.” Se inclinó a su vez frente a Alysanne, presentando también sus respetos a la señora de la casa. Pensó para sus adentros que la mujer no tenía muy buena constitución física para dar a luz a nuevos herederos y que eso, a futuro, le implicaría trabajo de más a él. No era como si se quejara… a esa altura de su vida había estudiado el parto de más de una forma.

“Estoy seguro, Mi Señor, que estará conmocionado por la muerte del Maestre Dorbin. Él y yo eramos conocidos y amigos durante nuestra época de iniciados en la Ciudadela, asi que estoy mas que seguro que hizo un trabajo impecable como Maestre de Isla Zarpa… y espero ser yo digno de seguir su tarea.” Anunció con seguridad y verdadero lamento por un erudito conocido y competente. Además, William no había cultivado muchas amistades en su vida… pero el mencionado difunto si lo había sido.

Por otro lado, la forma en que el Celtigar lo miraba era claramente evaluatoria. Él sonrió de lado con un deje de tristeza “Comprendo que tengáis reservas en cuanto a mi presencia. No me conocéis y yo tampoco a vos, pero supongo que solo el tiempo puede remediar el asunto de la confianza.” William no era conocido por guardarse nada, era un viejo si… y que ya nada tenía para perder, pero era un viejo sabio e instruido. Había aprendido que lo mejor que podía hacer el pueblo llano era plantear sus problemas ante sus Señores y no solamente inclinarse a su voluntad. De igual manera era necesario que la nobleza los escuchara, y él había nacido en barro y trigo, así que se sentía cualificado para incluirse entre los plebeyos. Mantuvo silencio, apoyado en su bastón, mientras le sostenía la mirada al joven Señor, del cual tenía mucho que aprender… y a su vez enseñar.
avatar
Pueblo Llano
Ver perfil de usuario
Mensajes :
144

Volver arriba Ir abajo

Re: Aye, M'Lord (Alyn Celtigar) FB

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.