Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

Casting de Viserys Targaryen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Casting de Viserys Targaryen

Mensaje por Viserys Targaryen el Miér Jul 12, 2017 9:40 pm

Sangre.
La sangre salía por todos lados... No podía creer que sus manos estuvieran empapados de la manera en la que estaban.
¿Pero era su sangre? En cierta manera, sí. Aunque no la propia. El joven se miró las manos manchadas completamente de rojo. Y luego miró hacia abajo. El cadáver. El cuerpo sin vida de Rhaella Targaryen se encontraba ahí, tendido boca arriba, con los ojos abiertos y vidriosos, mirando a la nada. El muchacho retrocedió, espantado ante esa visión.
¡No podía ser! ¡Su madre no podía estar muerta de esa manera! ¡Ella era una dragona como todos los Targaryen! ¡Un dragón no podía morir de manera tan ignominiosa!
¿Ahora qué haría? ¿Cómo seguiría a partir de esto? Ella siempre había sido uno de sus principales apoyos. Y ahora, ahora caminaba en las sombras y en la oscuridad.
Y entonces, Viserys Targaryen abrió los ojos, sobresaltado y terminó sentándose en la cama. Se llevó una mano a la frente, le dolía la cabeza. Se miró las manos: estaban limpias.

Y entonces tuvo ganas de reír. Su madre no había muerto en medio de sangre ¿cierto? ¡Una enfermedad se la había llevado! Recordó que, a pesar de ser una dragona, también era enfermiza, débil. Él no debía apoyarse en alguien débil, en alguien que no fuera merecedor de su confianza. Para algo tenía a su padre, al poderoso rey Aerys Targaryen, al que había logrado destruir a lobos, peces y halcones por igual. El joven sonrió de costado, sintiéndose casi inmediatamente bien con ese pensamiento, nada iría mal.
Escuchó un sonido a su lado y giró la cabeza. La muchacha que se había llevado a la cama esa noche estaba estirándose, algo adormilada pero también despierta. Era una de las damas de compañía de una de las hijas de Lord Sunglass que se encontraba de visita junto a su familia en Desembarco del Rey. Una joven preciosa, de cabellos castaños y ojos color miel.
Viserys estaba prometido, pero no era algo que le importara demasiado porque, de momento, su prometida se encontraba bastante lejos de allí. Tenía todo el derecho de vivir su vida como quisiera después de todo. La chica, adormilada, preguntó:
- ¿Qué sucedió, mi príncipe? ¿Estáis bien?
- Si.- respondió Viserys, lacónico. Le hubiera gustado responderle que había tenido un mal sueño con su madre pero ¿qué clase de dragón sería si le daba una respuesta de ese tipo?
La chica se sentó sobre la cama también y luego se acercó a él, depositando su cabeza sobre el firme hombro al desnudo del joven.
- Os veo preocupado. Sabéis que podéis confiar en mí.
El Targaryen sonrió de costado, mirándola a los ojos. Confiar en ella... Conocía perfectamente la Fortaleza Roja y Desembarco. Sabía que era un verdadero nido de víboras y que lo peor que podía llegar a hacer alguna vez era confiar en alguien en ese sitio. Sin importar lo bella que fuera esa persona.
- Confiar en vos... ¿Y por qué debería?
Ella le dedicó una sonrisa encantadora y dijo:
- Porque solo estoy para serviros, príncipe. Para serviros en lo que deseéis...
El Targaryen chasqueó la lengua y dijo:
- Tengo cientos de siervas más, a las que conozco antes que a ti, ¿y crees que soy suficientemente idiota como para confiar en ellas?
La mujer no respondió, aparentemente sorprendida por la brusquedad de las palabras de él. Pero Viserys lo interpretó mal, creyendo que era una duda ante la pregunta que le había hecho, y que si lo creía lo suficientemente idiota como para confiar. Eso fue suficiente para enfurecerlo y hacerlo fruncir el ceño. Le tomó con mucha fuerza de las mejillas y la acercó a su rostro, para preguntar, fríamente:
- ¿Lo crees?
- N-no... Claro que n-no, milord...- susurró ella, con dificultad.
Y recibió un fuerte golpe de revés en una de las mejillas, que le hizo girar el rostro. Viserys la miró largamente, con sus ojos lilas y corrigió:
- Príncipe.
Ella parecía tener los ojos algo humedecidos y asintió lentamente.
- Príncipe...
El Targaryen frunció el ceño, ¿aquella idiota estaba a punto de llorar? ¡Bah! ¡Debía agradecer que se había dignado a poner sus ojos en ella, aunque fuera por esa noche!
- Tú no eres digna de la atención de un príncipe. No sé que fue lo que bebí para terminar contigo en esta cama.
- Vos... vos me invitásteis, mil... príncipe. - respondió ella, confundida - Y fue una noche maravillosa, debo decir. Fue fantástico y...
- Fuera.- ordenó él.
- Pero...- trató de objetar ella.
- ¡Fuera! - exclamó el chico, perdiendo los estribos - ¡Cuando digo fuera es fuera! ¡Hazlo o te arrepentirás! ¡No querrás despertar al dragón, perra!

Ella bajó la mirada y asintió con la cabeza, conteniendo las lágrimas y obedeció, saliendo del cuarto. El muchacho soltó un suspiro y luego puso las manos sobre su cara. Maldita sea, no quería tratar así a esa chica, pero no podía tolerar que una doncella de mala muerte, una noble de poco rango, le llevara la contraria o tardase en cumplir con sus órdenes. Además, sabía perfectamente que no era realmente el "príncipe", ese era su sobrino, Aegon.
Rhaegar... La sombra de Rhaegar seguía cerniéndose sobre el lugar, pero ahora en forma de los hijos que tuvo con la víbora dorniense. Viserys frunció el ceño. Su hermano mayor había muerto ¡y todo lo que tenía que ver con él debía ser destruido! El Trono de Hierro no podía ser ocupado por alguien que era una mezcla impura entre un dragón y una serpiente. Solo debía ser ocupado por un verdadero dragón. Solo alguien como él tenía derecho al puesto de su padre en el futuro. Por eso era el príncipe. Él era el príncipe aunque aquel maldito niño siguiera dando vueltas. Ya encontraría alguna forma de deshacerse de él. El chico Targaryen soltó un suspiro y se hizo hacia atrás, poniendo su ancha espalda contra la cabecera del lecho. Otra noche de insomnio. Otra noche llena de dudas y temores, temores oscuros contra los cuales el joven buscaría luchar, aquellos que intentaría disipar. No. No le fallaría a su padre, ni a sí mismo. Sería grande. Sería aún más grande de lo que Rhaegar hubiera soñado jamás. Sería el dragón que se merecía Poniente.
avatar
Realeza
Ver perfil de usuario
Mensajes :
61

Volver arriba Ir abajo

Re: Casting de Viserys Targaryen

Mensaje por Antiguos Dioses el Vie Jul 14, 2017 3:46 pm


Aceptado

Adelante con la ficha

avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com
Mensajes :
1715

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.