Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

Fire in the soul - soliloquio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fire in the soul - soliloquio

Mensaje por Ben Redwyne el Lun Jul 03, 2017 4:35 am






•••Fire in the soul•••

_______________________________________
Día II, mes VII del año 283 / Alguna taberna de Tierras de la Corona



La vieja taberna estaba repleta de hombres y mujeres de la mala vida, todos riéndose en voces altas y sonoras. El olor a alcohol y a orina se adentraba por las narices de cualquiera que estuviera cerca; lo mismo ocurría con el calor. Habían diversas antorchas encendidas, sin contar la enorme chimenea en el fondo que poseía un caldero con algún tipo de sopa que solo un demonio se comería. La mujer encargada de cocinar parecía no haber recibido un aseo desde que llegó al mundo, sin embargo, meneaba sus caderas por todo el local como si fuera la mismísima reencarnación de la Reina Rhaella.

—Aquí tienes, guapo,— comentó mientras colocaba sobre la mesa de madera una jarra de vino y un pedazo de pan. Ben Redwyne soltó dos monedas y ella se marchó contenta y sin decir nada más. El ex consejero naval se sirvió vino en la sucia y magullada, copa y de un solo sorbo se lo tomó. A decir verdad, sabía a mierda. Nada se compararía con el dulce sabor del vino del Rejo.

El Rejo.

Observó la copa vacía antes de dirigir sus ojos claros a las llamas frente a él. El Rejo, su hogar, el mismo que los malditos isleños habían dejado en pedazos y que ahora poseían como si fuera una de esas sucias islas de ellos. El Rejo, la parte más hermosa en sus ojos, de todo el Dominio.

El Dominio.

El Dominio, el hogar de su familia. El lugar que ahora los malditos Florent tenían como sus tierras. Alester Florent, aquel hijo de puta se paseaba por el Altojardín como el gran señor del Dominio, con sus manos y piernas manchadas en sangre de los Tyrell.

Ben apretó sus puños con fuerza, quebrando por ello el sujetado de la copa. Sus ojos claros mostraban el brillo de la furia y los deseos de venganza. Nada sería capaz de apagar el fuego que corría por sus venas. Ni siquiera el dolor físico que había padecido en el momento en que llegó inconsciente a las orillas de Lannisport podía compararse con el dolor que lo consumía lentamente. Toda su familia, a excepción de Paxter, estaban muertos. Todos habían sido brutalmente eliminados de este mundo por los malditos Florent. Malditos, mil veces malditos. Sus sobrinas, aquellas hermosas rosas del Dominio, tan jóvenes y virginales para morir... tan inocentes y puras como para entender qué estaba pasando. ¿Habrían sufrido? ¿Habrían pensando en qué habían hecho mal para terminar de aquella forma?

—Robb,— un hombre cuarentón y regordete se sentó frente a él. Llevaba en sus manos una botella de vino, el mismo que dedujo Ben provenía de Dorne. John era un tipo amigable y solitario, se había acercado para platicar de cosas estúpidas que sin dudas algunas lo hacían olvidar sus penas. John no conocía nada acerca de él, ni siquiera sabía su verdadero nombre o sobre quién realmente era. Y era mejor así. —¿A qué no te adivinas qué tengo aquí?—

—Vino seco de Dorne,— respondió secamente, dándole un nuevo sorbo a lo que la mujer del negocio le había vendido como vino.

John hizo una mueca de desdén. —Ah, eres demasiado listo. No entiendo como alguien tan inteligente está perdiendo el tiempo en este lugar. Supongo que así es esta vida, ¿no?— Ben no dijo nada. —No es como si los nobles no sufrieran, ¿sabes? Prefiero la vida así, perdiendo el tiempo con vino robado, follándome a cualquier mujer que así lo quiera, hablando con un tipo misterioso, en fin,— el hombre se encogió de hombros y le pasó la botella. Ben le dio un sorbo. —Ser noble debe ser bueno solo por el dinero, ya lo demás es igual que nosotros. Mean y cagan igual. Y de seguro follan igual. Me pregunto si el Rey ha tenido estreñimientos...—

—Por como es, no lo dudaría.— Su corta respuesta causó a John una carcajada. El rey... el rey también debía ser visto como responsable de la desgracia de su familia. —Todos ellos mueren, John. Algunos de forma natural y otros... otros mueren a manos de sus verdugos.— Le dio un largo sorbo al vino seco de Dorne, antes de colocar la botella con un fuerte golpe sobre la mesa y ponerse de pie.

—¿Y tú? ¿Eres un verdugo?— preguntó con duda John. Las llamas creaban un contraste de sombras en el semblante de Ben.

Se dio la vuelta sin decir nada.





Himemoonpie
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
142

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.