Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

De vuelta a casa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De vuelta a casa

Mensaje por Stannis Baratheon el Mar Sep 13, 2016 7:11 pm

Día IV del Sexto mes, 282 AL



El tercer día del sexto mes por la mañana llegó un cuervo a Aguasdulces, con Stannis Baratheon como destinatario. Avisado por uno de los sirvientes de Tully, fue el propio venado quien rápidamente acudió a recibir la nueva. Desenrolló el pergamino atado a la pata córvido y lo leyó, una, y dos veces. Y hasta tres veces, para dar crédito a lo que veía.
El tercer día del sexto mes, antes de que comenzase a bajar el sol, Stannis Baratheon y sus acompañantes ya se encontraban listos y sobre sus monturas, listos para volver a casa.

Llegaron a Salinas antes de la medianoche. Cualquier otra persona habría esperado a las luces del día siguiente para navegar, pero Stannis no era una persona cualquiera. Tan recto y decidido, como poco prudente; y así se lo intentaba hacer ver el armador al que el venado insistía en partir de inmediato. El dinero, como casi siempre, fue la solución: un puñado de venados de plata más a cambio de un barco, lo suficientemente grande como para albergar una docena de personas, y lo suficientemente apto como para fondear en el Cabo de la Ira en cuestión de pocos días. Dos, tres a lo sumo.

Una vez dejaron atrás la Bahía de los Cangrejos, y mientras otros presumiblemente descansaban en las despensas, el venado se encerró en el único camarote de la nave, con la única compañía de su amigo y confidente Errol. No podía dejar de darle vueltas a la carta de su hermano, y sobre todo, no podía dejar de darle vueltas a qué quería decir con respecto a su prometida. ¿La habían violado? Y lo más importante, ¿qué habría sido del Dragón?

Buscad a Lord Swann y decidle que venga —mandó al joven de Pazo Pajar, que se apresuró a seguir su orden sin titubeos. Pero justo cuando se disponía a traspasar el umbral de la puerta, Stannis recordó, y añadió—. Y que acuda también su hermana. La mujer que va siempre con él. —No era ningún secreto la animadversión que sentía Stannis hacia el trato formal con el género femenino. Morrigen podía dar crédito de ello. Pero algo le decía que aquella joven tenía tanto o más peso en Yelmo de Piedra que su hermano.



House Baratheon of Storm's End:
avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t169-stannis-barath
Mensajes :
148

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a casa

Mensaje por Lewyn Swann el Miér Sep 14, 2016 5:36 am

Sabía que había optado por una salida que no podía ser la más honorable o valiente, pero lo cierto era que, desde lo ocurrido en aquella ribera oculta en uno de los ríos que corrían cerca de Aguasdulces, con su hermana, Lewyn no había tenido el valor para estar demasiado tiempo en el mismo lugar junto a su hermana. Naturalmente, la tenía bien vigilada. Ojos pertenecientes a la Casa Swann vigilaban cada movimiento de Elenei y lo reportaban al Cisne Negro. De momento, no había habido nada demasiado sospechoso. Además, él le había prometido que hablarían cuando regresasen a Yelmo de Piedra, y no antes. Pero aún así, le temía a las preguntas y, más que eso, temía encontrarse con el mismo sentimiento con el que se había encontrado en la orilla del río, que la cercanía de su hermana, en términos no precisamente fraternales, le gustaba y que le gustaba mucho.
Se encontraba en su camarote del navío que habían conseguido en Salinas, en medio de la noche. A Lord Swann no le hacía ninguna gracia particular la idea de viajar en barco de noche, pero sabía lo inflexible que podía ser Stannis y, en parte, aprobaba aquella inflexibilidad. Aunque había disfrutado de su estancia en las Tierras de los Ríos, lo cierto era que deseaba regresar a su región natal y, cuánto antes pudiese volver a Yelmo de Piedra, mejor que mejor.

El muchacho estaba recostado en su litera, descansando hasta que escuchó los golpes en la puerta.
- ¿Quién es?
- Lord Swann, ser Stannis os convoca a su presencia.- dijo una voz del otro lado de la puerta, una que reconocía como la de uno de los principales hombres del Baratheon.
El Cisne Negro no permitió que el tipo repitiera la convocatoria. Se puso de pie y salió del camarote. Llevaba una camisa de seda blanca con un pequeño cisne de ónice prendido en el costado izquierdo del pecho y una capa de tejido fino y delicado, mitad negra y mitad blanca. Se sorprendió al ver allí a Elenei también. Pero no dijo nada. Pensándolo bien, no era tan descabellado que Stannis desease la presencia de ambos.
- Llévanos entonces.- le dijo con sequedad a Errol, el mensajero del venado. Éste hizo una delicada inclinación con la cabeza y se puso en marcha, él siguiéndolo, al lado de su hermana. Le echó una mirada a la muchacha que podía significar muchas cosas: podía ser una mirada de preocupación (principalmente por miedo a que Stannis se hubiese enterado de alguna manera de lo sucedido en la cercanía de la fortaleza ribereña), como de incredulidad por el hecho de que el Baratheon la hubiera convocado también a ella, o de disculpas por haber estado algo ausente desde lo sucedido en las tierras de los Tully. A veces las expresiones del Cisne Negro eran inescrutables.

Errol los guió hasta el camarote de Stannis y los dos Cisnes mellizos entraron en el lugar. Lewyn hizo una rígida, pero cortés reverencia ante el Baratheon.
- Ser Stannis... Lord y Lady Swann.- anunció el hombre del venado.
Lord y Lady Swann... Que extraño que sonaba eso, pensó Lewyn. Casi como si se trataran de marido y mujer. El pensamiento lo habría hecho sonreír, si no estuviera tan concentrado en el hecho de que su rostro en ese momento, fuera tan pétreo como los muros de su fortaleza. como en la mayoría de las reuniones que sostenía. Y siempre había tenido éxito con eso. Ahora no era la excepción.
- Mi señor.- murmuró Lew - Estamos aquí, como nos habéis convocado... ¿En qué podemos serviros?
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1429-ficha-de-lewy
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a casa

Mensaje por Elenei Swann el Miér Sep 14, 2016 6:26 am

Los días habían pasado y Elenei había comenzado a sumirse en una mezcla de imprecisa tristeza que no llegaba a ser; si bien no se atrevía a exteriorizarla, no podía por ello dejar de sentirla; las dudas la atenazaban todo el tiempo: '¿será que en realidad no me ama? ¿será que me odia por lo que le dije? ¿será que piensa despreciarme? ¿será que no le gustó el beso? ¿será que, en definitiva, ahora sí va a alejarme para siempre de él? ¿será......?'

La esquiva paz que de vez en cuando frecuentaba el alma de la pobre muchacha se había desaparecido por completo desde la mañana aquella en que se había atrevido a besar a su hermano. Si bien sabía que Lew le había dicho que compartía sus sentimientos y que iban  hablar cuando llegaran a Yelmo y no antes -y ella era plenamente consciente de que resultaba imposible hacer cambiar de idea al Cisne Negro cuando estaba resuelto a sostenerla- no podía dejar de reprocharse la actitud que había tenido, pues temía que después de todo la apuesta le hubiese salido mal, más si tenía en cuenta que desde aquella mañana el muchacho se había negado explícitamente (de una forma u otra) a estar más de dos minutos junto a ella o a dirigirle la palabra. Era casi como si ella no existiese; todo el tiempo ocupado, pasando de una tarea a la otra, desviando la mirada, esquivando sus vanos intentos de entablar una conversación. La situación se había vuelto casi peor que antes de expresarle sus sentimientos. Por lo menos en esa época podía consolarse con el poco tiempo que compartían juntos.

'¿Tanto lo había herido? ¿Tanto la despreciaba?'. Si dejaba que las dudas la avasallaran terminaba con los ojos anegados de lágrimas en menos de dos minutos. Jamás nada la había desestabilizado tanto como estaba ahora, quizá porque en otras épocas podía canalizar sus sentimientos con odio o con bronca o con desidia...  pero ¿cómo podía odiar a su hermano cuando todo en ella rogaba por él? ¿cómo cuando sabía que había sido su responsabilidad exclusivamente, su culpa en definitiva, que las cosas se hubiesen dado en la manera en que ocurrieron?, después de todo, fue ella quien había provocado la escena y el resultado final.

Sin embargo y a pesar de todo no podía arrepentirse, no por completo, así como tampoco podía dejar que se viera la herida de la misma forma en que nunca había dejado que se vieran las cicatrices de las cosas del pasado. Era un cisne y, como tal, lo que el resto vería sería orgullo y elegancia y la misma fachada de superficialidad y alegría que había mostrado siempre.

'Poderosa y cauta' -pensó, como tantas otras veces, cuando la llamada a su puerta y la voz del hombre de Stannis resonaron convocándola ante la presencia de este último. Algo le decía que no era un evento casual y que seguramente su hermano también estaría allí.

Todos los días que estuvieron en  Aguasdulces había seguido la misma rutina de charlas intrascendentes con otras damas, paseos por el rio, bordados y lecturas: una máscara perfecta de disimulo. Ese día sería otro más que agregar al listado...

Emprolijó su aspecto y salió del camarote a la espera de que el hombre buscara también a Lewyn para juntos ir a ver a Stannis. Sin embargo, al margen de sus deseos de simular que nada sentía, no pudo reprimir una sonrisa leve cuando los ojos de su hermano se posaron en ella. No estaba segura de qué era lo que el Cisne Negro estaba diciendo (¿sería miedo? ¿sería preocupación? ¿era un reproche?) pero de lo que estaba segura era que no podía evitar sentirse bien porque él hubiese decidido volver a mirarla a los ojos.

Caminó con él mientras contenía el deseo de hablarle. En el nuevo silencio que se había interpuesto entre ambos, se consoló con la certeza de su proximidad. No importaba cuánto corriera o qué tan lejos estuvieran el uno del otro, seguía siendo parte de él.

Entraron a los aposentos de Stannis e hizo una leve reverencia (formal y adecuada) ante éste. De no haber estado Lewyn probablemente la situación hubiese rozado lo ridículo y lo incómodo, pues existía el rumor de que Stannis odiaba (o al menos no se sentía cómodo) hablando con mujeres. Tal vez se hubiese asombrado de que la convocaran también si no hubiese sido que era sabido que si bien Lew era quien tomaba las decisiones formalmente, su opinión no necesariamente dejaba de influir... particularmente si lo que iban a decirle a él pudiera irritarlo.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1433-ficha-de-elen
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a casa

Mensaje por Stannis Baratheon el Jue Sep 15, 2016 11:47 pm

Stannis esperó dentro de su camarote, sentado, disfrutando de la soledad. De una pila de pergaminos que yacían escrupulosamente amontonados en el extremo del escritorio tomó uno, y comenzó a leerlo. O más bien, solo le dio tiempo a ojearlo, pues los Swann no pecaron de impuntualidad.

En el momento que ambos atravesaron el umbral de la puerta del camarote, el venado se incorporó y puso en pie. El único asiento a disposición en aquella cabina era el suyo, por lo que le pareció más justo iniciar la conversación de aquella manera. A igualdad de condiciones.

Ahorráos las reverencias. No soy ningún rey, ni tampoco vuestro señor. —declaró, severo.

Volvió a depositar la mirada sobre el escrito que sostenía. Desinteresado, alzó una mano en dirección al Errol y la sacudió, un par de veces. El joven entendió el mensaje rápidamente y abandonó la pieza, dejando a los hermanos de Yelmo de Piedra con la única compañía del venado.

Este por su parte, ajeno a todo, tardó unos segundos más en alzar nuevamente la vista. Devolvió con bastante rigor el pergamino nuevamente a la pila y tomó uno nuevo, algo más pequeño y visiblemente quebrado por donde antes había estado el lacre de un sello. Lo desplegó entre sus manos y lo depositó sobre la mesa: al revés, de manera que los Swann pudieran leerlo desde su perspectiva.

Lo acercó con los dedos al extremo del escritorio, invitándoles a leerlo. Finalmente entrelazó los brazos a su espalda, y habló.
Es una carta de mi hermano. La que ha propiciado nuestra rápida partida de Aguasdulces —explicó, mirando a ambos—. No son precisamente malas nuevas, aunque sí que resultan un tanto ambiguas. Me gustaría que la leyéseis y me dijérais qué os parece.



House Baratheon of Storm's End:
avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t169-stannis-barath
Mensajes :
148

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a casa

Mensaje por Lewyn Swann el Jue Sep 22, 2016 7:43 am

Era obvio que lo del tratamiento de señor para Stannis, al menos de parte de Lewyn, era una mera cortesía. El verdadero señor de las Tierras de la Tormenta era lord Robert, eso era obvio. Pero el Cisne Negro sentía cierta dosis de respeto especial y de inclinación por la solemnidad y seriedad del Baratheon que tenía frente a él. Robert, si bien su señor, siempre le había parecido demasiado pendenciero, demasiado dado al vino y demasiado alborotador. Por supuesto, esas cualidades no eran cosas que uno fuera a decir en voz alta sobre su señor frente a uno de los Venados.
Sin embargo, decidió centrarse en la carta que el miembro de la Casa Gobernante de sus tierras le estaba presentando, se inclinó un poco para leerla y examinarla de mejor manera... De modo que Robert los convocaba de manera urgente a Bastión. Hizo una suave mueca con la boca.

- Así que lady Lyanna ha sido recuperada y perdió un embarazo. Bien, un problema menos...- dijo, pensativo, mientras se acariciaba la barbilla con los dedos.mientras se acariciaba la barbilla con los dedos. Si Lyanna hubiese tenido un hijo, exitosamente, de Rhaegar (se decía que ella era hermosa y Lew sabía lo débil que era la carne ante la lujuria) las cosas podrían ser aún peores. No podía dar una opinión bien formada del asunto, a menos que hubiera alguna otra novedad al respecto de Rhaegar o de Desembarco del Rey... Pero Brandon Stark se encontraba en Bastión de Tormentas también y sin lugar a dudas, buscaría tomar represalias contra la Corona por todo lo que el Rey Aerys le había hecho sufrir. Los dados estaban a punto de ser echados y, de seguro, todo Poniente estaría conteniendo el aliento por lo que sucedería a continuación. - El resto de abanderados listos y la presencia del Lobo del Norte en Bastión... - miró a Stannis - No me cabe duda de que Lord Robert prácticamente decidirá marchar de inmediato contra el Trono de Hierro. Eso es un hecho. Lo que hace falta es estrategia. No creo que un ataque masivo y directo contra Aerys nos haga mucho favor... - no olvidaba que la mujer de Rhaegar era una princesa de Lanza del Sol... Las Tierras de la Tormenta serían el principal foco de ataque desde el sur, si Dorne decidía entrar en la guerra de parte de los Targaryen. Además, tampoco sabían del todo que harían sus otros vecinos más próximos, los Tyrell. El Cisne Negro soltó un largo suspiro y se volvió a alejar de la carta, mientras se cruzaba de brazos. - Una vez lleguemos a Bastión de Tormentas podría enviar un mensaje de inmediato para aprestar las tropas de Yelmo de Piedra. - mencionó y agregó: - Pero espero que Lord Robert no piense, en un ataque de furia enceguecida, dejar sus tierras desprotegidas.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1429-ficha-de-lewy
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a casa

Mensaje por Elenei Swann el Vie Sep 23, 2016 9:35 pm

Había momentos en los cuales la seriedad y sobriedad de Stannis le resultaba un espejo de la actitud de su hermano; curiosamente, resultaban muy parecidos: el ceño eterno, la dureza en la forma de hablar, los gestos para nada galantes con los que solían dirigirse a los otros... de ahí que no le asombrara ni la forma en que Stannis les indicó que se dejaran de formalidades ni la respuesta de su hermano sobre que era 'mejor' que Lyanna hubiese perdido su embarazo. Sin embargo, no por eso dejó de chocarle la idea, después de todo aunque Lyanna fuera una mujer florecida todavía seguía siendo una chiquilla, una que -de hecho- era incluso menor que ella misma. Decían que era hermosa, sí, pero eso no significaba que no fuera una chiquilla estúpida por la cual ahora Poniente estuviera a punto de prenderse fuego.

'Así que la historia de la Loba y el Príncipe no había terminado bien...' -pensó sin asombro, y siguió su hilo de pensamientos en el mismo derrotero: -'los cuentos de niños no existen, en la realidad las cosas siempre son más complejas y terminan peor... si no, que nos miren a nosotros' -se dijo, e inevitablemente dirigió la mirada hacia su hermano.

Pero ese no era momento para pensar en su historia... aunque al mismo tiempo las implicaciones de la noticia hacían que fuera inevitable hacerlo: si Lewyn partía a la guerra ella correría el riesgo de perderlo... quizá para siempre; y si nunca llegaban a Yelmo jamás sabría cuál era el veredicto final de él sobre lo que ella sentía; en otras palabras, de una forma u otra tenía que encontrar otra opción, una que la salvara de volver a sumergirse en la desdicha que parecía venírsele encima, no importaba si era por una razón absolutamente egoísta, en definitiva todas lo eran de una forma u otra.

Una vez más parecía que los Siete eran en realidad Siete Demonios y, una vez más, se la habían tomado contra ella y su Cisne Negro; 'por fin que existía una esperanza... otro obstáculo, otra barrera...'

'Supongo que además de no dejar desprotegidas sus tierras tal como dice mi hermano, Lord Robert debe haberle consultado a Lady Lyanna las razones para que se fuera con el Príncipe Rhaegar, ¿verdad? Tal vez conociendo éstas podría llegarse a una solución diplomática... Lyanna ya está de nuevo con él, así que ya no hace falta una guerra para rescatarla. Sería cuestión de encontrar una forma de 'compensar' a Lord Brandon... aunque tal vez pudiera no hacer falta, después de todo Lyanna perdió su embarazo y Rhaegar los perdió a ambos'. No sabía si Lyanna había sido violada o se había ido por amor; como fuere, no me importaba si mi respuesta no era necesariamente la que esperaban: tenía que impedir que la idea de una guerra cobrara fuerza en la mente de ambos o estaría perdida. ¿Qué era el honor de un lobo herido cuando la vida de mi hermano estaba en juego? 'Al demonio todos, que se prenda fuego Poniente, pero no voy a entregarlo menos sin intentar disuadirlos' -pensó.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1433-ficha-de-elen
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a casa

Mensaje por Stannis Baratheon el Mar Oct 18, 2016 10:50 pm

Esperó a que ambos hermanos se aproximasen y leyesen con detenimiento la carta que el mismo Stannis les tendía, con intención de obtener el parecer de ambos acerca del contenido de la misma. Las opiniones no tardaron en llegar, e incluso la joven se atrevió a dar su juicio, pronunciando sus primeras palabras desde que llegara al camarote del venado. Al menos parece que tiene lengua, pensó el tormenteño con arrogancia.

Así es, un problema menos. Aunque en realidad, no sabemos de quién era el retoño que llevaba en su vientre —declaró el Stannis, escéptico. Se encogió de hombros. Todo hacía pensar que el que la había preñado no podía ser otro que Rhaegar Targaryen, el hombre que a ojos de Stannis había secuestrado a Lyanna Stark contra su voluntad, pero le parecía bastante extraño que no se indicase aquel dato en la esquela—. Sí, claro. Eso es un hecho —alegó en respuesta del cisne acerca de la marcha contra el Trono y contra Aerys. Era algo que se venía gestando desde hacía tiempo. Stannis giró la carta sobre la mesa, de manera que el texto quedó otra vez bajo su buena perspectiva, leyéndola de nuevo con cierta apatía—. Eso sería óptimo. Necesitamos todas las levas de las Tormentas en Bastión lo antes posible.

Atendió ahora las palabras de la chica. Y no con menos atención que como lo había hecho con el Señor de Yelmo de Piedra. Que Stannis tratase menos con personas del género femenino no le convertía en un hombre que despreciase a las mujeres. Cualquier opinión le era válida, viniese de quien viniese, si es que merecía ser tomada en cuenta. Como ocurría ahora. —¿Acaso pensáis que Lyanna se marchó con el Príncipe Rhaegar por voluntad propia? —inquirió Stannis, con la mirada fija en al joven. A pesar de sonar desafiante lo que buscaba realmente era una respuesta concluyente, pues él mismo había pensado en la misma posibilidad desde que leyese la carta de Robert. Y a pesar de que no se dijera aquello explícitamente del puño y letra de su hermano.

El venado dio un par de pasos hacia la derecha, de manera que quedó al lado del extremo del escritorio y de perfil hacia sus dos acompañantes, con las manos entrelazadas y la cabeza gacha, silencioso por unos instantes, pensativo. —Compensar... es una palabra muy difícil de corresponder. Más después de todo lo que ha ocurrido y las vidas que se han perdido en el camino. No hay mayor forma de compensación que la justicia... y eso incurriría en atrapar y ajusticiar a Rhaegar Targaryen en primer lugar, o... —se giró nuevamente, quedando otra vez de cara a sus contertulios y escrutándolos a ambos con una mirada fría—. O de ser cierto que Lyanna se fue con el dragón por voluntad propia... entonces ella es tan culpable como el príncipe de todo. Culpable de la muerte de su padre y de los otros nobles asesinados en Desembarco del Rey, culpable del quebranto de un reino, y culpable de la guerra que vendrá. Pase lo que pase, no sé si Lord Stark se verá compensado, pero haré todo lo que esté en mi mano para que al menos se imparta justicia.



House Baratheon of Storm's End:
avatar
Alta Nobleza
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t169-stannis-barath
Mensajes :
148

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a casa

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.