Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

Días de Invierno en el Corazón del Norte

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Días de Invierno en el Corazón del Norte

Mensaje por Benjen Stark el Dom Ago 28, 2016 4:52 pm

Y ahora Brandon también se había ido.

Rotundamente, se podía afirmar ya que la situación superaba a Benjen por completo. Al fin y al cabo no era más que un crío, un crío confuso y en medio de la tempestad causa de la faceta más cruenta y vil del Juego de Tronos.
Y todo había ocurrido en apenas medio año. La muerte de Rickard, y las nuevas acerca de su hermana. La partida de Ned, y por si fuera poco, la de Brandon. Había visto la marca sobre su piel, lo que le habían hecho en el rostro. Lo que le habían hecho aquellos que también habían matado a su padre.
«¿Por qué vuelves solo al Sur, hermano?» le hubiera gustado preguntarle. ¿Qué le hacía pensar que esta vez el Rey Dragón no le mataría? Y si todo salía mal, ¿qué le hacía pensar a Benjen que todos sus hermanos no correrían la misma suerte?
«¿Por qué no me llevas contigo?»

Pero aunque Benjen no era más que un crío, a sus quince días del nombre había aprendido a comportarse como un hombre.
Era consciente de su posición. Le hubiera gustado saber más de lo que ocurría realmente, le hubiera gustado ayudar. Impotencia era lo que había sentido hacia aquello, impotencia en forma de lágrimas durante días, y semanas. Pero finalmente había comprendido que su lugar estaba allí, en Invernalia. Y en Invernalia se encontraba también la persona a la que más podía ayudar. "Ayudar", a su manera.

Se dirigió al Gran Torreón, previo paso por las cocinas. Las pisadas intranquilas del joven lobo a medida que ascendía por las escaleras de granito se habían convertido, con el paso de los años, en un eco casi habitual. Como el cantar de las aves por la mañana.
Subió pues los escalones rápido pero a su vez, con sumo cuidado. Tratando de no verter una gota del recipiente de barro que asía con ambas manos, y de no tropezar y quebrarlo en mil trozos.

Un, dos, tres golpes en la puerta. Con sumo esmero la abrió y asomó la cabeza, preguntando tardíamente. —¿Se puede? —y sin esperar el "sí", entró. Le hubiera gustado abrazarla, aunque la jarra que acarreaba se lo impidió.

Depositó la misma a una mesa contigua a su madre, y ahora sí, la rodeó con los brazos. —¿Cómo te encuentras, madre? Hoy tuve la sensación de que necesitaba venir a verte, quizás fueron los Antiguos —confesó, separándose lentamente de ella, dedicándole una de sus mejores sonrisas—. Te he traído un poco de vino caliente especiado. Es lo mejor para días fríos como el de hoy.


The Wolves of Winterfell:
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
6

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Invierno en el Corazón del Norte

Mensaje por Lyarra Stark el Mar Sep 13, 2016 8:45 pm

Lentamente, una puntada tras otra, Lyarra formaba el escudo de los Stark en una de las camisas de sus hijos. De Benjen para ser más exactos. Había cosas que podía dejar a sus damas de compañía, pero otras prefería hacerlas ella misma. Esta  era una de esas. Simplemente recordar con cada puntada que sus hijos eran los Stark de Invernalia, los Guardianes del Norte. Los que custodiaban Poniente de la malicia que había Más Allá del Muro.

Reconoció el sonido de las pisadas antes siquiera de que tocara la puerta, una sonrisa dulce se dibujó en sus labios y se olvidó del cansancio que la vejez y los problemas políticos ponía sobre sus hombros. Cuando tenía a su cachorro a la vista, al único que le quedaba, todo lo demás se disipaba. Escuchó el golpe, sonriendo de nuevo. Siempre tan lleno de energía -Adelante- Dijo, aunque sabía perfectamente que Benjen entraría aunque ella no dijera palabra alguna. Alzó la cejas al ver lo que traía entre manos, pero aquello quedó de lado cuando la rodeó con los brazos. Lyarra lo estrechó entre los de ella y le dejó un beso maternal en la mejilla. Había criado buenos muchachos, estaba orgullosa de ellos. En cambio, su hija…

-Estoy bien, mi niño- Le dijo señalando la silla delante de ella para que se sentara con ella. Detrás de ambos se encontraba la chimenea con un profuso fuego que hacía de la habitación un lugar templado, pero tal como decía su hijo, era un día de mucho frío -¿Le han puesto canela?- Le preguntó. A Lyarra le encantaba la canela, pero era muy difícil de conseguir así que la guardaban para ocasiones especiales. Asumió que el gesto de su hijo vendría con ese pequeño regalo. Tras ello empezó a servir en dos vasos, Rickard no era muy fanático de darle vino a sus hijos pero ya no estaba...Y Lyarra podía tomar decisiones propias. Le tendió la bebida a Benjen con una sonrisa en los labios -Lo mejor para estos días, cariño, es estar con tu familia. El vino es sólo un agregado, gracias por venir- Murmuró antes de cerrar los ojos y percibir el delicioso aroma, después bebió un trago que le calentó la garganta, luego el estómago y después el alma.

Sonrió de lado y cuando abrió los ojos miró a Benjen. Su pequeño muchacho, uno que de ahora en más tendría que madurar y crecer mucho más rápido de lo previsto. Alguien a quien debía darle las herramientas para comprender el maldito mundo en el que vivían. Podía ver parte de su inocencia, una inocencia que sospechaba había sido el disparador del mundo en contra de Lyanna. Pero no dejaría que le quitaran a su niño, no. Benjen era suyo y de nadie más. Y cuando el mundo viniera por ellos, ella tendría las garras afiladas y Benjen los destrozaría con sus colmillos. Siempre debe haber un Stark en Invernalia. Y el mundo temería a esos Stark -Te he mentido...  No estoy bien. Temo por tus hermanos y por Lyanna. No me gusta que estén tan lejos- Respiró profundamente y volvió a cerrar los ojos. En apenas esos segundos, parecía que Lyarra había envejecido un año entero - Los extraño y siento que cada una de mis oraciones no es suficiente para protegerlos-


avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t697-lyarra-stark
Mensajes :
61

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Invierno en el Corazón del Norte

Mensaje por Benjen Stark el Lun Sep 19, 2016 10:55 pm

Benjen obedeció a su madre y tomó asiento, justo donde le indicó la misma, frente a ella.
Asintió. —Claro. No he tenido ni que decir que le pusieran, en las cocinas ya saben como le gusta tomar el vino a su Señora. —declaró, afable. El maestre Luwin le había enseñado que cuando la mujer de un regente quedaba viuda, los títulos señoriales recaían en el heredero y su respectiva esposa. Y a pesar del cariño que Benjen tenía hacia Lady Catelyn, para él la Señora de Invernalia sería siempre su madre.

Tomó con ambas manos el vaso que Lyarra le tendía, observando el vaho que emitía su interior violáceo. Puestos a elegir prefería el sabor amargo de la cerveza, pero al menos el vino le ayudaría a entrar en calor.
Con la mirada gacha se llevó el recipiente a la boca, y dio un pequeño sorbo. —Pero ahora todos se han ido —sonrió, con tristeza—, aunque por suerte me tienes a mí. Padre decía que siempre debe haber un Stark en Invernalia.

Y algunos se habían ido para siempre. Como su padre, o parte de su hermano mayor. A Benjen no le habían contado toda la verdad, aunque hasta donde sabía, más que irse, se los habían arrebatado. Una injusticia que no acababa de entender. Seguía teniendo miedo, aunque ahora ya sabía enfrentarlo y reconocía cual era su papel.

Dejó su recipiente de vino sobre la mesa más cercana, y acercó sus manos a las de su madre. No le hacía falta que se lo dijese: sabía que si alguien lo había pasado aún peor que él en Invernalia, había sido ella.
A mi tampoco me gusta. No están seguros en el Sur, mira lo que le hicieron a Brandon y a padre. Al sur del Cuello no existen arcianos y bosques de dioses, allí los Antiguos no pueden protegerlos —declaró convencido.
Entornó los ojos y suspiró. —Pero al menos esta vez están los dos juntos, ¿no? Ned y Brandon están juntos. Ned es listo, y Brandon es fuerte. Si están juntos los dos, no les pasará nada. —A ambos los admiraba, a su manera. Y de Brandon había aprendido a admirar su fortaleza, tras todo lo que le había ocurrido. A pesar de notar la vergüenza en sus ojos cada vez que lo había mirado desde entonces.

Lo que no entiendo, madre, es lo de Lyanna —manifestó, preocupado. De todos sus hermanos, con ella siempre había tenido una relación más especial—. Siempre había escuchado cosas magníficas del Príncipe Rhaegar, yo le admiraba. Me resulta complicado creer lo que dicen. ¿Crees que es cierto que la secuestró? ¿Crees que ella se encuentra bien?


The Wolves of Winterfell:
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
6

Volver arriba Ir abajo

Re: Días de Invierno en el Corazón del Norte

Mensaje por Lyarra Stark el Lun Oct 03, 2016 11:47 pm

Se río ante el comentario de Benjen. Era la primera vez en mucho tiempo que soltaba una pequeña risa. No era una ocurrencia lo que había dicho su cachorro, pero aún así le había causado cierta gracia. Suspiró después de que la risa acabó pero la sonrisa perduró en sus labios hasta que perdió ésta detrás del tazón y bebió el líquido caliente.

-¿Por suerte? No lo digas así, le doy gracias a los Dioses por tenerte aquí, Ben- Le dijo, con una sonrisa maternal en el rostro cuyo halo llegaba hasta su mirada azul. Una mirada que había perdido mucho de su brillo natural tras las tragedias que habían azotado a su familia, pero que para los que restaban siempre se había mantenido aquella llama del amor. Tomó las manos de su hijo, inclinándose hacia él para escuchar aquellas palabras que le hicieron entristecerse, la comisura de sus labios se curvó hacia abajo pero logró contener el arrebato de tristeza –Es exactamente lo que temo. Somos fuertes en el Norte, somos fuertes cuando estamos juntos…Pero así, desperdigados por Poniente, perdemos eso-

Escuchó aquello sobre Ned y Brandon y bajó la mirada, había algo en su interior que se removía –Deben estar los tres- Musitó –Brandon, Ned y Lyanna. Si los dioses son buenos, vendrán los tres aquí- Pero de alguna manera, podría llamarse instinto maternal, sabía que no sería así. Lo que sea que llegara del Sur no iban a ser sus hijos, aquello no era más que una utopía idiota de una madre que los había ido perdiendo de  a poco y había sufrido cada una de aquellas perdidas. A Ned lo había llorado cuando fue enviado al Nido, a Brandon cuando fue enviado de pupilo, a Lyanna cuando se enteró de que le enviarían tan lejos…Tan lejos a las Tormentas. Y tras todo aquello, le quedaba Benjen, a quien no se lo habían arrebatado aún pero temía que la guerra por venir lo hiciera.

Los cuestionamientos de su cachorro lo hicieron mirarlo con una pequeña sonrisa triste en los labios –Rhaegar no secuestró a Lyanna, Benjen-  Le dijo, con tranquilidad –Según el príncipe Lyanna fue por voluntad propia para engendrar su tercer hijo- Mencionó Lyarra apartando la vista de su hijo para fijar su mirada oceánica en el fuego de la chimenea aunque su mente no estuviese allí, sino en un lugar muy lejano –No creo tampoco que se encuentre bien. Cuando se dé cuenta de lo que ha hecho…Nos necesitará más que nunca y no estaremos ahí para ella-

"Porque siempre debe haber un Stark en Invernalia"


avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t697-lyarra-stark
Mensajes :
61

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.