Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Trama Global I Heridas del Pasado | Libre
Miér Mayo 16, 2018 5:35 pm por Destino

» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

Never learn [Elenei Swann]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Lewyn Swann el Jue Ago 25, 2016 8:28 am

Día V, Mes V, Ocaso

Hace pocos días que la comitiva de las Tierras de las Tormentas, liderada por Stannis Baratheon, el pretendiente de la mano de Lysa Tully había llegado a la capital de las Tierras de los Ríos y, en esa comitiva se encontraba lord Lewyn Swann y, tal y como estaba previsto, no iba solo.
No podía ir solo.
Su hermana melliza, Elenei, el Cisne Blanco de la Casa Swann lo acompañaba. Sus palabras siempre habían sido instrumentales en calmarlo, en evitar que cometiese locuras. Y vaya que había extrañado su presencia más de una vez, las pocas veces que estuvieron separados.
Todos sabían que aquella misión a los dominios de los Tully no iba a ser un asunto corto, según lo que sabía, mínimo iban a pasar todo el quinto mes disfrutando de la "hospitalidad" de los ribereños, algo que a lord Swann no le podía resultar más irrelevante, aunque comprendía que el venado, el principal interesado en obtener una alianza con la trucha, no quisiese que la visita fuera corta, excesivamente orientada al acuerdo matrimonial y descortés.

Luego de ser recibidos por el señor de la casa y de todas las formalidades de rigor, se les mostraron sus habitaciones y el Cisne Negro descubrió que la suya era bastante acogedora. Una simple, pero cómoda y mullida cama, muebles de calidad, un bonito lugar para encender un fuego en el caso de que hiciera frío y una ventana que daba al exterior, hacia las verdes y fértiles tierras que estaban regadas por innumerables ríos. Todo estaba, además, bañado por la rojiza luz del atardecer. Por lo que los cursos de agua parecían más bien sanguinolentos y donde el verde se trocaba en oro. Lewyn inspiró hondo un poco de la dulce y fresca brisa que venía desde el exterior y luego exhaló. Lo bueno que le encontraba al clima de allí, que no estaba plagado de tormentas como el de su tierra, era lo revitalizador que podía resultar.
Decidido a dar un paseo, el joven salió de la habitación, hacia el corredor... Para encontrar una escena que lo desagradó sobremanera.
Sabía que junto a su puerta estaba la habitación de su hermana y ella estaba a la puerta de la misma, hablando con quien parecía ser un guardia de la fortaleza que ostentaba los colores de la Casa Tully. Y a lo que parecía ser, la charla era bastante animada, al menos de parte del tipo. Lewyn sabía lo mucho que a su hermana le desagradaban los hombres... Y a él también le desagradaban... En especial los que se acercaban más de lo debido a Elenei.

- ¡Oye! - exclamó lord Swann.
El guardia dio media vuelta, con expresión sorprendida, y el muchacho se acercó hasta quedar casi cara a cara con el hombre, que tendría mínimo, diez días del nombre más que él.
- Me pregunto quién te ha dado autorización para eso.
El soldado parecía que estaba a punto de responder de mala manera hasta que notó su vestimenta: un jubón de tela cuya parte superior era blanca y la inferior negra, en la superior tenía bordado un cisne negro y en la inferior uno blanco. En el pecho una pequeña insignia dorada con un venado negro marcaba su lealtad a la Casa Baratheon. Y cualquier hombre bien instruido de los Tully habría sabido que, con esos colores, estaba frente al señor de la Casa Swann.
- ¿Para qué, mi señor? - preguntó el soldado, aún sin entender.
Lewyn apretó los dientes. Si ese sujeto fuese su súbdito... Suspiró y tomó a su hermana del brazo, con firmeza, pero sin hacerle daño.
- Mi hermana. La próxima vez deberías vigilar mejor con quien hablas.
Entonces, sin decir más, y ante la mirada perpleja del guardia, terminó llevándosela de allí, dentro de su habitación y cerrando la puerta tras él. Lewyn miró a Elenei.
- ¡Increíble! No pasan ni diez días aquí y ya tienes plebeyos babosos queriendo cortejarte.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1429-ficha-de-lewy
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Elenei Swann el Jue Ago 25, 2016 9:20 am

Hacía algunos días que habían llegado a la Tierra de los Ríos junto a su hermano y la comitiva de Stannis Baratheon. Cierto era que su presencia allí no había sido contemplada inicialmente, pero el Cisne Blanco había encontrado la manera de asegurársela.

Para Elenei, convencer a su hermano de que la llevara había sido al mismo tiempo difícil y relativamente sencillo: un buen par de puntadas dadas en el lugar correcto habían logrado que el arisco cisne recordase lo mucho que la extrañaba cada vez que estaban separados...; claro que no se podía decir que ella no lo extrañara -después de todo, Lewyn era su mitad, la otra parte de sí misma-, pero recordarle de vez en cuando al Cisne Negro lo imprescindible de estar juntos a veces rendía sus frutos aunque el problema siempre radicaba en lo mismo: encontrar el punto justo para que no terminase fastidiado, se enojara y ella saliera perdiendo, cosa que -debía asumir- por poco no había ocurrido, pues el joven Lord la había amenazado casi hasta el último momento con dejarla en Yelmo mientras él se venía todo el mes a Aguasdulces.

El cruel muchacho había logrado obtener de ella más de un favor durante el tiempo previo al viaje bajo chantaje de 'abandonarla' en su casa mientras él se iba... y en cierta forma Ele estaba convencida de que de una u otra manera se lo haría pagar: suficientemente bien se había tenido que portar hasta allí, pero nada podría obligarla a mantenerse en ese mismo sentido; sí, ya lo vería él cómo se vengaba.

Como correspondía -y se había asegurado de lograr que ocurra- las habitaciones de los mellizos estaban muy juntas, casi una enfrentada a la otra. Si bien el cuarto del Cisne Negro era austero y simple, el del Cisne Blanco era bonito, ornamentado y femenino, con un tocador en un costado, una bonita cama con dosel, dos baúles donde se encontraban sus pertenencias, un escritorio colocado junto a la ventana donde reposaba uno de sus libros y una sillita: en otras palabras, le habían creado una preciosidad como si fuera una perfecta dama, como lo que se suponía que era, aunque al entrar al cuarto y ver tanta 'coquetería' junta por un momento sintió casi deseos de vomitar y arrancar la mitad de los ornamentos; pero no, lo importante era guardar la compostura, agradecer la bonita habitación si le era realizada alguna pregunta al respecto y 'disfrutar' de tanta feminidad -en consonancia con su propio carácter dulce y delicado- almacenada en un espacio físico privado pensado para su disfrute.

El cuarto estaba impecable y ordenado y ella se tomó la molestia de arreglarse: si iba a provocar a su hermano, lo iba a hacer bien.

Entonces, salió del cuarto justo a tiempo para 'cruzarse accidentalmente' con uno de los guardias del castillo y se tomó la molestia de preguntarle por la biblioteca -estaba segura de que en algún lugar habría una, y si no igual serviría a los fines de que cuando su hermano saliera del cuarto la viese conversando con el hombre-. Tras un alarde de delicada indefensión y algunas sonrisas seductoras de su parte, Elenei logró que el guardia se sintiera motivado a explicarle con lujo de detalles cómo llegar hasta su objetivo y de ahí hasta los jardines, para luego pasar a contarle algunos otros datos y chimentos del lugar. Si el Cisne Blanco hubiese sido otra chica cualquiera, hasta podría haber pensado que el hombre era agradable, sincero y que parecía animado con la charla, tal vez hasta atraído por ella, pero como no era el caso, lo único que la muchacha pensaba interiormente -al margen de que en su exterior no se notara- era en que no veía el momento en que su condenado hermano cruzara la puerta y ella pudiese saborear su venganza y deshacerse del idiota con el que estaba hablando.

Y por fin ocurrió: Lewyn abrió la puerta de su cuarto dispuesto a irse hacia quién sabe dónde cuando la vio hablando animadamente con el guardia y se les acercó echando chispas como si de una descarga eléctrica se hubiese tratado. Elenei lo miró con desconcierto y absoluta inocencia, como si no entendiese qué le pasaba o qué podría hallar de malo en la situación que se estaba dando, aunque saboreándose interiormente por lo bien que la escena había salido. 'Un poco de celos no le va a hacer mal' -pensó, riéndose para adentro aunque manteniendo su fachada.

El Cisne Negro procedió entonces a marcar terreno sobre ella al informarle al guardia que era su hermana y no tenía derecho a hablarle sin su permiso; probablemente el pobre hombre se preguntó desde cuándo tenía que pedirle permiso a alguien para responder a una pregunta hecha en forma directa por una noble alojada bajo el techo del castillo que cuidaba, ya que respondió al arrebato del joven de forma que dejaba en claro que no entendía qué le había ocurrido.

Elenei era plenamente consciente de qué le había pasado Lewyn, pero a priori no pensaba calmarlo, ni aclarar nada, así que los dejó hacer... y así fue como se encontró siendo arrastrada al cuarto de su hermano e interpelada por éste.

¿Tú crees? -le respondió con tono de inocencia- Pensé que sólo estaba siendo amable... Se ofreció a mostrarme algunos lugares del castillo...   ¿Realmente crees que podría tener otras intenciones? -le dijo abriendo los ojos como si realmente nunca le hubiese pasado la idea por la cabeza o como si ella misma no hubiese generado la situación y el entusiasmo del hombre con su derroche de coquetería.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1433-ficha-de-elen
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Lewyn Swann el Jue Ago 25, 2016 9:45 am

¡Que manera tan... burda de tocarle la moral! Y ahí la tenía, sonriendo y haciéndose la inocente, como todo el mundo pensaba que era. Pero Lewyn sabía mejor que nadie que el Cisne Blanco de la Casa Swann reinaba sobre un fondo negro y oscuro... Y en ese momento, a través de la sonrisa y la inocencia de Elenei, él sabía bastante bien, o por lo menos se imaginaba porque las cosas se desarrollaron como se desarrollaron.
- ¿Esta es tu revancha, Elenei? - preguntó, molesto, mientras se acercaba a ella. - ¿Permitir que un plebeyo se haga ilusiones contigo? ¿Todo para qué? ¿Para terminar arruinándome el día? - soltó un gruñido de enojo. Eran estas cosas precisamente las que no le gustaban de Elenei, por cosas así, había días que eran más tormentosos y donde discutían más de lo que hablaban pacíficamente.
Eran momentos como esos en los que sentía ganas de darle una bofetada, pero se recordaba que no era su padre... Además de que ese rostro y esa mirada siempre lo compraban y conseguían atenuar un poco su rabia.
Pero no...

No solo deseaba darle una bofetada. En momentos así deseaba dejarle en claro que era su melliza, que era de él, que le pertenecía más de lo que ella misma podía pensar. En esos momentos era cuando le hubiese encantado empujarla al lecho que había en la habitación y hacerla suya... En ese preciso momento era que quería poseerla, dominarla, dejarle bien en claro que el señor de la casa era él y que el único hombre en su vida siempre debía ser él. Y sabía o intuía que, aunque en un futuro (esperemos muy lejano) ella tuviera que casarse, él se aseguraria de ser siempre el hombre que tuviera posesión del Cisne Blanco.
Pero todo eso tenía que ser reprimido. Esos deseos eran mejor siendo mantenidos bajo siete llaves, una por cada Dios de la Fe. Y prefería dar rienda suelta a eso de otras formas, como a través de las prácticas de combate, o incluso cuando se sentía con suficientes ganas como para pagar alguna puta de los pueblos cercanos a Yelmo de Piedra, aunque las ocasiones eran contadas y prefería centrarse en sus habilidades marciales.
¡Y pensar que ella hacía todo eso por venganza! ¡Por aquella idiotez de casi no llevarla! Pero, tampoco podía culparlo ¿o sí? Ella sabía, mejor que nadie, que Lewyn detestaba que le insistieran una y otra vez con lo mismo y eso había hecho ella casi sistemáticamente durante todo el período anterior al viaje a los Ríos. Negó con la cabeza para luego marcharse hasta la ventana, dándole la espalda a la muchacha y mirando otra vez hacia el paisaje del atardecer, como intentando encontrar la paz y la serenidad que le faltaban allí, con el sol agonizante.
- ¿Qué lugar te habría mostrado? ¿La orilla del río? ¿O quizás te haya propuesto visitar las caballerizas? ¿O acaso quería ir a fecundarte a algún huerto de calabazas? - inquirió el joven, con claro desagrado en la voz, cada opción pareciéndole claramente peor que la anterior. - A veces me pregunto si me tomas por imbécil, Elenei. - dijo el muchacho, girando un poco la cabeza para observarla, aunque aún sin darse vuelta del todo para enfrentarla.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1429-ficha-de-lewy
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Elenei Swann el Jue Ago 25, 2016 10:12 am

Al escuchar a su hermano rezongando sobre que se lo estaba haciendo para arruinarle el día, primero pensó que iba a abofetearla, casi que Ele hubiese jurado que iba a hacerlo... pero no; algunos día hasta lo hubiese preferido, cualquier cosa era mejor que esa maldita tendencia que tenía a hacerla sentir como que en cualquier momento podría despacharla y dejarla ir con alguien más, casarla por conveniencia, alejarla de él. A veces parecía que su hermano no entendía lo mucho que lo necesitaba. Hasta un golpe hubiese sido menos doloroso que la sensación de pérdida constante que tenía cuando él no reparaba en ella.

De la misma forma, hubiese deseado si no que se descargara con un beso. Un beso, un único beso que le permitiese demostrarle todo lo que sentía por él, lo mucho que su cuerpo lo anhelaba cuando estaba cerca como si su voluntad se doblegase contra sus deseos a la de él, como si esperase ser domada por el joven, hacerlo suyo y volver a hacer uno lo que había nacido como dos. Gran parte de las veces en que lo provocaba tenían que ver con el deseo de hacerlo reaccionar en ese sentido... pero nunca lo había logrado: no importaba si se mostraba con otros hombres o si se vareaba frente a él con bonitos vestidos, lisa y llanamente el resultado siempre era el mismo: nada.

En el momento en que se acercó tanto mientras gruñía fastidiado todo en ella rogaba por el contacto de los labios del muchacho con los de ella; pero su hermano siempre había sido demasiado contenido y, en parte, estaba casi convencida de que no sentía lo mismo que ella: después de todo, bien enterada estaba que cada tanto recurría a alguna prostituta. Aunque, claro, él podía descargar su ansiedad con el combate y el sexo esporádico mientras ella se tenía que tragar la suya y descargarla en forma de lágrimas de rabia atadas a algún hilo de algún bordado, porque eso era lo que bordaba día tras día: tapices de indiferencia y silencio.

'¿Cuándo lograré hacer que se de cuenta?' -pensó fastidiada al ver que el Cisne Negro se daba vuelta hacia la ventana- 'cualquiera creería que estoy condenada al fracaso'.

Escuchó las preguntas de su hermano y no pudo sino abochornarse: '¿cuán lejos llevaría las preguntas y las insinuaciones?'; si él hubiese frenado antes, tal vez ella se hubiese podido controlar, pero el nivel de humillación iba en aumento igual que la frustración que sentía, por lo cual después de su último comentario sobre las calabazas le respondió: '¿Y qué diferencia habría? Después de todo cuando llegue el momento me vas a casar con cualquiera, ¿qué más da si un plebeyo quiere acostarse conmigo? Aunque claro, seguramente la única razón por la que te molestaría sería el pensar que podría concebir un bastardo. Todo sea por la familia y el honor de la casa'. El estúpido joven que se decía su hermano acababa de hacerla enojar por completo. Un par de lágrimas de frustración y rabia cayeron de sus ojos, mientras se mordía el labio, en parte avergonzada por las sugerencias de él, en parte enojada por lo mal que le había salido todo...

'Es obvio que le da lo mismo...' -pensó autocompadeciéndose- '¿por qué habría de ser de otra manera? Después de todo soy su hermana, no tendría por qué sentir de forma diferente'.

'Jamás podría pensar que eres un imbécil y lo sabes' -le dijo en tono más tranquilo- 'aunque a veces te comportes como uno' -agregó susurrando más para si que para él. '¿Podría ser que su hermano realmente no supiera que estaba enamorada de él?' -se preguntó.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1433-ficha-de-elen
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Lewyn Swann el Jue Ago 25, 2016 3:44 pm

Detestaba profundamente cuando su melliza hablaba así, tal y como si no estuviera consciente de la posición que ocupaban en el mundo. Ellos eran de la Casa Swann de Yelmo de Piedra, una de las casas más importantes de las Tierras de las Tormentas, luego de los Baratheon. Para muchos estándares, los dos ya deberían estar casados, tendrían que haber conseguido buenos matrimonios que asegurasen alianzas prestigiosas y poderosas...
Y aparentemente, el Cisne Blanco no se daba cuenta que, si los dos seguían conservando su soltería, hasta ahora había sido meramente obra y gracia del Cisne Negro. Lo mínimo que esperaba como retribución era que tuviera cuidado con a qué hombres elegía para hacerle ilusiones.
- Es como si no entendieras que el más mínimo error nos puede arrojar al foso de los leones, Elenei.-
murmuró el joven, casi entre dientes, para ahora sí, dar una media vuelta completa y observarla frente a frente, mientras apoyaba su espalda contra el alféizar de la ventana y se cruzaba de brazos. - Lo único bueno que padre nos dio fue nuestro apellido y no es algo que haya que descuidar así como así. Mi objetivo desde que me hice cargo de Yelmo de Piedra es encontrar la mejor manera posible de aumentar el poder y el prestigio de la Casa Swann... ¿Cómo se vería el hecho de que la hermana del señor y de momento su heredera, anda por ahí, de amoríos con guardias y cosas por el estilo?
No era una pregunta que tuviera intencionalidad de herir a su hermana, solo quería que se diera cuenta lo importante de la situación.
Pero la verdad es que no era por eso por lo que se había enojado. Claramente el honor y prestigio de su Casa le importaban bastante y era eso lo que lo retenía, además de cierto temor reverencial a los dioses, de hacer lo que realmente deseaba hacer con su melliza.

Observándola mejor, se dio cuenta de las lágrimas de ella que rodaban, plateadas por sus mejillas... Oh, lo que faltaba. Primero lo acicateaba con esa charla con el guardia y ahora una escena de llanto y victimización. Lewyn bufó un poco y volvió a acercarse hasta donde estaba ella. También había escuchado sus últimas palabras acerca de que a veces se comportaba como un imbécil, pero decidió ignorarlas. Sacó de un bolsillo de su pantalón un blanco pañuelo de seda y le enjugó las lágrimas con él.
- No llores.- le dijo con simpleza. - ¿Cuántas veces tendremos que pasar por ésta situación cuando estemos en Aguasdulces? - tomó su mentón de manera suave entre sus dedos y luego sus manos acariciaron con levedad, casi tiernamente una de sus mejillas. - No me gusta verte así, hermana. - apoyó su frente en la ajena y agregó: - Y si me pongo así es porque me importas tú, además de la Casa... ¿De verdad crees que dejaría que un hombre que no tiene ni donde caerse muerto y que sencillamente haya estado contigo por instinto y deseo, y no por un querer legítimo, se acercase a ti? No es el bastardo... Es el hecho de lo terrible que me resultaría verte sufrir por algo así.- su rostro estaba cerca del ajeno y con aquella cercanía, Lewyn podía observar mejor aquellas facciones tan similares a las suyas propias, pero a la vez mucho más delicadas y hermosas, al menos desde su punto de vista y aquellos fascinantes ojos verdosos que poseía. Su mano seguía deleitándose acariciando la suave piel de las mejillas de su hermana... Toda ella era una hermosura. Una que nadie debía poseer, nadie más podía tocarla, dado que manos torpes e idiotas podían romperla con facilidad.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1429-ficha-de-lewy
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Elenei Swann el Jue Ago 25, 2016 4:31 pm

'¿Amoríos con guardias?' -le respondió ante su comentario- 'Dime, ¿realmente crees que podría ser tan estúpida como para tener un amorío con un guardia?. A veces eres imposible.' -dijo en tono ofendido- 'Si piensas en serio que podría tener un amorío con cualquiera es que no valoras lo suficiente mi inteligencia como para saber que jamás arruinaría la reputación que con tanto esfuerzo hemos creado. Sé que 'padre' -y decir esa palabras le costó cierto esfuerzo- 'solo nos dejó el apellido. Lo que somos y tú es todo lo que tengo en el mundo. ¿En verdad crees que tiraría por las borda todos los años de esfuerzo y trabajo de ambos solo por un romance estúpido con alguien que no me importa? Pensé que me conocías mejor, pensé que sabías en verdad cuán leal soy a nuestra casa y a ti' -dijo con cierto nivel de orgullo- 'Una cosa es que ellos crean que puedan obtener de mi lo que quieran y otra muy distinta es que vaya a dárselos. No puedo creer que de verdad pienses que sería capaz de hacerlo' -agregó en tono de reproche. Elenei recobró la compostura, pasando rápidamente del ofuscamiento al orgullo.

Después de años de tener a su 'padre' reclamando sus derechos sobre su cuerpo, el Cisne Blanco deseaba en gran medida que el Negro borrara los recuerdos de las manos del repulsivo hombre de su piel y su memoria, pero nunca había podido confesarle aquello y, tal vez, nunca habría de poder hacerlo.

Tras verlo acercarse y enjugarle sus lágrimas, sabía por el cambio en el tono en la voz de su hermano que había logrado aplacarlo aunque fuera en parte: puede que lograra manipularlo en muchos sentidos diferentes, pero era obvio que no iba a lograrlo en ese... al menos en ese momento. No sabía si tenía que ver con la reputación de la casa o con la devoción de su hermano por los Siete, pero su férreo control sobre sus emociones eran una barrera que aún ella no había podido romper. A Elenei la fe en realidad le daba exactamente igual: ¿dónde habían estado los dioses cuando su padre manoseaba su cuerpo o la obligaba a hacerle 'cosas'? ¿dónde cuando los golpeaba? ¿en qué parte se hallaban cuando su madre se negaba a frenar lo que pasaba tras las puertas de su casa?. Aún tenía sus serias dudas sobre si había sido intervención divina o consecuencia directa de las acciones de sus padres la muerte de éstos, pero esa era otra de las cosas que no podía confiarle a su hermano...

Ciertas actitudes generalmente lograban hacer que le ganara cualquier discusión: llorar era una de ellas; había pocas cosas que su hermano soportara menos (o al menos así la experiencia le había enseñado a Elenei) y esa era la principal; puede que con palabras bonitas o con miradas sugerentes su hermano aflojara un poco, pero nada desbarataba tanto su enojo como un par de lágrimas en el momento oportuno.

Nuevamente había resultado efectivo: su hermano se volteó y finalmente volvió hacia ella para enjugarle las lágrimas, colocando nuevamente su frente junto a la de ella. ¿Tendría idea de la sutil tortura que el aliento de su boca tan próximo al suyo le suponía? ¿Qué resultado podría tener si tan solo ella se decidiera a acercar su rostro al suyo y concretara el gesto que todo en ella tanto anhelaba? Pero no..., si llegaba a despreciarla se sentiría morir; si llegaba a correr la cara y no la complacía sentiría que algo en ella moriría y jamás podría volver a ver los ojos que tanto amaba sin sentir una puñalada en el pecho; así que se contuvo.

Oyó sus palabras y se relajó; el enojo temporal de su hermano y la escena de celos habían pagado en gran medida el mes de favores y torturas. No importaba lo que dijera o lo que hiciera: al final de cuentas, él seguía comportándose como si ella fuera algo enteramente suyo y, por más que pudiera desear más, por ahora eso en parte era suficiente...

'Todos los hombres en definitiva buscan lo mismo' -le respondió con un cierto grado de desprecio. Sabía que Lewyn en definitiva la conocía lo suficiente -al margen de lo que decía- y, aún cuando no tuviera real cuenta del cuánto, sí era consciente de su sentir hacia su género- 'Sé que no dejarías que me ocurra lo mismo que a nuestra madre, pero jamás habrá para mi un hombre cuyo afecto sea susceptible de ser considerado sincero o cuyo deseo sea distinto del mero hecho de poseer mi cuerpo o de hacerse con parte de nuestro poder. No me ven, nunca lo hicieron, no a mi, nadie en la forma en que lo haces tú' -le dijo en un susurro mientras alzaba su mano hasta el rostro del joven a fin de retribuirle sus caricias con unas propias. Cerró, entonces, los ojos disfrutando la proximidad de su hermano, el roce de sus dedos, y suspiró.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1433-ficha-de-elen
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Lewyn Swann el Vie Ago 26, 2016 8:58 am

El joven sabía que, con algunas de las palabras que le dijo, probablemente se había pasado... Pero no le importaba. Lewyn podía ser así de duro y crudo, incluso con su propia hermana, aunque a diferencia de con los demás, al Cisne Negro jamás se le pasaría por la cabeza la idea de hacerle un daño verdadero a ella, de manera que sencillamente ignoró las primeras y ofuscadas palabras de Elenei. Era comprensible que la muchacha estuviese enojada, pero lo cierto era que lord Swann no tenía ningunas ganas de escándalo de parte de ella.
Todavía reflexionaba en los efectos que su hermana podía tener en él. Generalmente, Lewyn se jactaba de ser inflexible y lo era. Ni siquiera el más sincero y dolido llanto de una madre cuyo hijo estaba a punto de ser ejecutado en el cadalso de Yelmo de Piedra podía lograr aplacarlo... Pero su melliza ejercía un efecto sedante especial. Uno que lo hacía pensar dos veces sus actos y que parecía querer contribuir a la idea de que quizá las cosas no eran tan absolutas como él podía llegar a imaginarse a la hora de decidir algo.

Y ese mismo efecto se replicaba ahora, con su enojo siendo lentamente evaporado por las lágrimas de su hermana. Maldijo su propia debilidad ante esto, pero no hizo más, sencillamente quedándose muy cerca de la chica, disfrutando del calor de su cuerpo.
Ella habló de que todos los hombres buscaban lo mismo y su razonamiento al respecto de que parecían no ver más allá de su belleza física o de las posibilidades de poder y prestigio que un momento con ella podían darle. Lewyn frunció el ceño y la miró a los ojos:
- Entonces en eso estamos completamente de acuerdo y entiende ahora porque me puse como me puse... ¿Qué crees que podría llegar a pensar de ver a un maldito cualquiera cerca tuyo? No importa que confíe en ti, porque tú no eres el problema, sino ellos. Puedo confiar en ti, pero si desconfío de ellos estamos en las mismas y no me doy el lujo de confiar plenamente en otro hombre que no sea yo mismo.
Su cuerpo... Su perfume... Toda ella le resultaba demasiado incitante. Aquella cercanía invitaba a darle un beso, uno de esos que fueran capaces de dejar un recuerdo por largo tiempo pero, si comenzaba con eso, ¿dónde acabarían? ¿Enredados entre las sábanas en una fortaleza que ni siquiera era la propia? ¿Arriesgando todo lo que tenían? No estaban solos. Estaban en territorio ajeno y el hermano de su señor feudal se encontraba presente en ese sitio... El peligro era demasiado intenso.

Y Lewyn lo sabía. Y eso lo frustraba a límites insospechados. El no poder besarla siquiera, por todo eso y por el miedo a encontrarse con cierto rechazo de su parte, provocaba que las llamas del enojo volviesen a avivarse en su ser. Las caricias en sus mejillas terminaron volviéndose un poco más bruscas y acabaron por cerrarse sus dedos con algo de fuerza en torno a su rostro. Sus facciones estaban a solo centímetros de distancia... Con un movimiento muy leve, sus labios podrían terminar pegados a los ajenos, dada la tremenda cercanía que tenían. Su cuerpo tenía la temperatura elevada debido a todo lo que sentía: desde aquel deseo prohibido hasta la ira que lo embargaba.
- No necesitas otro hombre que no sea yo, Elenei. Vinimos juntos al mundo y solo nosotros somos imprescindibles para el otro. Todo lo demás es juego y apariencias... Pero cualquiera que trate de tocarte sin que yo haya dado un visto bueno, te juro que terminará lamentando su osadía. Eres mía. - éstas últimas dos palabras las murmuró más para sí que para ella... Y entonces, al darse cuenta de la imagen que debía estar presentando a su melliza, terminó por soltarla y suspirando hondo, para relajarse, terminó dirigiéndose hacia la cama, sitio donde se recostó, boca arriba. - Lamento ese exabrupto.- dijo, en voz baja.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1429-ficha-de-lewy
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Elenei Swann el Vie Ago 26, 2016 9:46 am

'Tampoco yo creo en otro hombre que no seas tú' -le respondió ella a sus palabras- 'Y confiar en ti es como confiar en mi... Después de todo somos lo mismo, somos uno' -le dijo sonriendo con una mezcla de dulzura y convicción. ¿Hacía falta ponerlo en palabras? ¿Acaso no era evidente? ¿Es que tal vez a él no le faltaba el aire como a ella cuando no estaban cerca?. Y sin embargo daba la impresión de que a veces sí era importante poner en palabras hasta lo obvio, era la única manera de resaltarlo, de hacer que uno tomara verdadera consciencia de ello. No importaba cuántos hombres hubiese en el mundo, nunca, jamás, ninguno iba a llegar a representar para ella lo que su hermano significaba desde el día en que nació.

Poco a poco las caricias de su hermano se fueron convirtiendo en algo más bruscas mientras sus manos todavía seguían acariciando el rostro ajeno, que parecía indiferente al efecto de éstas. Y contra más bruscas se volvían mayor era la intensidad del momento. Elenei comenzó a respirar agitada, no por miedo ni por dolor, sino por la tensión y la expectativa que le producía pensar que tal vez su anhelo podría verse satisfecho. Sintió cómo la temperatura de ambos comenzaba a elevarse... y no era lo único...  Y la promesa del beso que pendía en el aire casi se vio cumplida. ¿Sería que después de todo él sí sentía por ella lo mismo? ¿hasta en eso eran parecidos?.

Sabía que si llegaba a hacer algo podrían terminar llegando mucho más lejos que tan sólo un beso... pero ¡por los Siete! lo habría dado todo porque el momento se diera...

Abrió sus ojos y observó los de Lewyn mientras el joven iba reclamando sus derechos sobre ella cada vez con mayor certeza y posesividad con cada palabra que pronunciaba y sus ojos brillaron no solo por lo que estaba diciendo sino por lo que no estaba siendo dicho. 'Sí... estaba segura de que sí...' y el cuerpo y las palabras de su mellizo se lo estaban confirmando a gritos pero si el sentimiento era mutuo ¿qué era lo que lo detenía? ¿el temor de estar en un lugar que no era de ellos? ¿el castigo divino por lo que el amor que se tenían podía significar? ¿la posible mancha sobre su honra que representaría si alguien los descubría?.

Deseaba poder decirle que nada de eso importaba, que dejara sus temores y precauciones de lado, pero sabía que sería imprudente y estúpido hacerlo.

Y sin embargo no pudo evitar el efecto que las palabras tuvieron en ella: el color en sus mejillas, el brillo en sus ojos, el instintivo gesto de morderse el labio para aplacar el deseo de besarlo casi hasta hacerse sangrar.

El Cisne Negro entonces soltó el rostro del Blanco, se dio vuelta y se recostó en la cama disculpándose. Ella entonces se acercó, se sentó en el borde junto a él y le dijo: 'Lo sé, pero no te disculpes, no por decir que soy tuya cuando ambos sabemos que es cierto. Ni yo necesito otro hombre ni tú otra mujer: porque soy tuya tanto como tú eres mío' -le dijo, con absoluta firmeza y dulzura clavando su mirada en la ajena mientras su mano jugaba con el pelo del muchacho. Podría discutir cualquier cosa pero no iba a admitir que opusiera reparos respecto a eso, porque sí, ella era de él y, del mismo modo, él era de ella.

'Podrá arder el mundo, podrán caerse las montañas, podrás irte al otro lado del continente y acostarte con cuantas mujeres quieras y, aún así, jamás habrás de dejar de ser mío' -agregó en un susurro junto a su oído y besó su mejilla, quizá más cerca de lo prudente de la comisura de sus labios.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1433-ficha-de-elen
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Lewyn Swann el Vie Ago 26, 2016 10:18 am

Ojalá las cosas fueran tan fáciles como Elenei parecía exponerlas. Era obvio, uno era del otro... Pero era una completa lástima que tuviesen que vivir como vivían. Lewyn quería a su hermana, quizá más de lo debido y no podían encontrar ninguna clase de consuelo en eso, para peor, al momento de casarse, instancia de la vida por la que tarde o temprano ambos deberían pasar por el bien de la Casa Swann.
Dejó que ella se recostase a su lado y escuchó sus palabras, manteniendo los ojos cerrados y centrándose en la suavidad de la voz en su oído... Así como también sintió el beso en su mejilla, casi en su comisura... y al sentir esto no pudo evitar estremecerse y soltar un suspiro muy leve.
Abrió los ojos y luego la miró. Estaba aterrado con la perspectiva de que en un futuro tuviera que casarse ella con otro hombre y él con otra mujer. Él no deseaba realmente más mujer en su vida que Elenei, aún cuando se acostase con otras para desviar estos pensamientos que no eran para nada beneficiosos para él.
Porque no lo eran... ¡No! Su Casa caería en la desgracia... Y era un pecado. No era que la religión le importase demasiado, sinceramente, pero tenía cierto grado de respeto por ella y más que por ella, por el poder que emanaba de la misma. Tragó saliva.
Pero ¿cómo algo que se sentía tan bien en su interior podía ser considerado tan malo? Él la quería y amaba en verdad... Le habría encantado llevar aquello a un mayor nivel. Pero era algo prohibido. Sus manos acariciaron los largos y sedosos cabellos castaños de ella, enredándose levemente sus dedos en las largas hebras. Y le dio un beso en una mejilla él también.

Su piel... ¡Oh, aquella cándida suavidad sobre sus labios! ¡Tan deliciosa! ¿Cómo describir el sabor de su piel, la sensación de tenerla a ella cerca? ¿Cómo soportar la dulce tortura que era su cercanía? ¿Cómo aguantarlo sin caer? ¿Cómo lo había hecho durante todo éste tiempo? Sus manos viajaron a la espalda de ella y procuraron hacer que ella se acercase un poco más a él, mientras la miraba a los ojos.
- No debería ser legal que seas tan bonita.- mencionó, con una sonrisa amplia para luego agregar: - Si no lo fueras, tendría muchos menos problemas en alejar a esos estúpidos moscardones que revolotean alrededor tuyo como si fueses miel.- y hablando de eso, se preguntaba si el mercenario ya habría dado cuenta de Clement, aquel estúpido que tuvo la osadía de ofrecerle trescientos dragones por ella, como si se tratara de una esclava de cama lysena. No era una dote, no era un acuerdo matrimonial... Era, precisamente "un pago", como el mismo que se le podría otorgar a una puta de burdel. Esperaba que el hombre que empleó ya tuviera todo listo para cuando él regresase a Yelmo de Piedra, no podía tardar demasiado con eso. Soltó un suspiro y luego se acomodó otra vez boca arriba, pero el trabajo de sus manos, provocó que ella quedase prácticamente recostada sobre él. Llevó ambas manos bajo su propia cabeza y le dijo: - ¿Mañana no quieres ir a pasear un poco fuera de la fortaleza? Creo que sería buena idea que estiremos las piernas.- y claro, era un método más que válido para tenerle un ojo encima.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1429-ficha-de-lewy
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Elenei Swann el Vie Ago 26, 2016 4:51 pm

A pesar de que su hermano no había respondido nada a sus palabras, estaba segura de que él pensaba igual; después de todo, no importaba cuán lejos corrieran seguirían atados por algo más que la sangre. ¿Acaso la forma en que se habían dado las cosas no eran prueba suficiente de ello? Sabía que más de uno de los viajes que el Cisne Negro había realizado tenían en parte que ver no sólo con una cuestión de diplomacia o algo inherente al manejo de las tierras a su cargo o con evaluar la habilidad de ella para liderarlas en su ausencia, sino también con poner a prueba la capacidad de ambos para subsistir sin la proximidad del otro. No es que su hermano no hubiese intentado alejarse de ella (o al menos eso era lo que le había parecido a Elenei) sino que por mucho que lo intentase, no había podido lograrlo; con cada ida la sensación de pérdida aumentaba y con cada vuelta el lazo se volvía más fuerte, porque eran -si es que era posible- aún más conscientes de la necesidad del otro.

De la misma manera, de haber querido Lewyn podría haberla casado con algún lord importante en más de una ocasión, sin embargo siempre encontraba alguna excusa para negarse a ello y, aunque él opusiera argumentos diferentes, Elenei estaba segura de que tenía que ver con algo más que con los beneficios (o la falta de) que el enlace podría llegar a producir. Aún cuando no tuviera forma de demostrar la conexión entre ambas cosas, estaba segura de que más de uno de aquellos petulantes 'moscardones' -como solía llamarles él- habían visto sus vidas sesgadas misteriosamente luego de haber realizado su 'oferta'.

Como fuere, el Cisne Blanco no podía sino agradecer que su hermano rechazase una tras otras las propuestas: pocas cosas habrían sido más difíciles que entregarse a los brazos de otro hombre, aún cuando sabía que de ser necesario si él se lo pedía lo habría de realizar; pero claro, nada podría hacer que el contacto de la piel del tercero no se sintiera como rememorar el tacto del maldito y que el pobre tipo que osara casarse con ella no terminase muerto de una forma u otra; suficiente de eso había tenido ya en su infancia.

Pero así como las cebollas tenían muchas capas, también Elenei tenía las suyas y el odio hacia cualquier hombre que no fuera su hermano se escondía detrás de muchos velos de disimulo y dulzura, escondido en algún lugar de su mente junto a los recuerdos de lo que su padre hacía con ella, oculto incluso de su amado cisne, y sólo un indefinible desprecio se asomaba a su voz, sólo y exclusivamente cuando estaba con él y no en toda su magnitud.

Sin embargo, en ese momento no corría ningún riesgo ni había ningún tercero en la escena, así que dejó ir el pensamiento y se recostó en el espacio que su hermano le había hecho junto a él y se concentró en la maravillosa sensación de la mano del muchacho que jugaba con su pelo y en las descargas que las caricias de éste generaban en su espalda, atrayéndola más hacia su cuerpo hasta dejarla medio encima de él, apoyada sobre un lado de su cuerpo.

'Si fuese menos bonita jamás repararías en que existo' -le dijo en tono de broma con una amplia sonrisa en su rostro en consonancia con la suya- 'Y, en cambio, terminarías enredado con alguna de todas las muchachitas que se ruborizan recatadamente cada vez que apareces. ¿O acaso crees que no me doy cuenta del efecto que causas en las mujeres?' -le dijo. Así como él tenía que espantar a los 'moscardones' muchas veces ella se había tomado la molestia de desmotivar a más de una señorita, incitándolas sutilmente a que buscasen otros objetivos para su afecto e incluso siendo ella quien señalara las nuevas dianas o quien armara indirectamente los encuentros para que se conocieran; claro que, a diferencia de él, sus actos eran más solapados, menos evidentes, con lo cual cada puntada era dada como el trabajo de aguja hecho en los complicados bordados del encaje de Myr.

Miró ese rostro tan... perfecto para ella, un espejo de su propias facciones pero en una versión menos delicada y más firme. Su hermano transpiraba masculinidad por donde se lo mirase, con sus músculos potentes y su rasgos definidos. Cuando él se giró para volver a quedar boca arriba, ella apoyó su cabeza sobre un codo al costado de la cara de él y decidió aprovechar la posición en la cual la había dejado -si oponía queja alguna le diría que tenía que ver con que había quedado demasiado sobre el borde- para colocar una pierna por encima de las de su hermano y, con la mano libre, acariciar su rostro, su cuello, deslizando las yemas de sus dedos por la piel del hombre con tanta suavidad como era posible.

¿Cuánto más podrían contenerse...? ¿Cuánto más podrían resistirse...? ¿Sabría él lo excitante que resultaba su cercanía?

'¿Mañana? Sí...., por supuesto' -le dijo distraída cuando sus palabras cortaron el hilo de sus divagaciones, mientras sus dedos jugaban por el torso del muchacho. Y luego agregó con tono provocativo, divertida, en tono que imitaba sus palabras y sus gestos de antes- 'Espere, ¿no estará pensando en fecundarme en algún huerto de calabazas o aprovecharse de mi en las caballerizas, verdad Lord Swann?', aunque claro estaba que si era así no pensaba resistirse...
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1433-ficha-de-elen
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Lewyn Swann el Sáb Ago 27, 2016 6:38 am

El muchacho se mantuvo quieto mientras dejaba que ella se aferrase a él como mejor le pareciese, no iba a resistirse de ninguna forma, ni ante eso ni ante las caricias que su hermana comenzaba a propinarle, muy por el contrario, se había puesto a la idea de disfrutarlas lo máximo que pudiera. Después de todo, el mes en Aguasdulces sería largo y quien sabe cuánto tiempo podrían disfrutar de la soledad y la intimidad entre ellos. No habían asistido a la capital de los Ríos a descansar, después de todo, sino a cumplir con sus obligaciones para con sus señores feudales.
Sin embargo, cuando ella preguntó aquello, Lewyn no pudo evitar tensarse un poco... Era exactamente lo que le hubiera encantado hacerle si se tratase de cualquier otra chica... Pero cada vez que pensaba que era su hermana y lo incorrecto que era todo eso, aquella idea se evaporaba, aunque no lo suficiente como para no dejar rastros. Porque el deseo seguía ahí, persistente y punzante, como si alguien lo estuviera aguijoneando constantemente con una aguja.

- Oh, vamos... ¿De verdad crees que podría hacerle algo así a mi propia hermana?- preguntó... y aunque su voz sonaba segura, el sonrojo en sus mejillas se encendió, sin que él pudiese controlarlo demasiado y el joven se vio obligado a desviar la mirada hacia un costado. Sabía que sería muy capaz... Si no le importase tanto su prestigio y el de su Casa, si fuera más estúpido y descuidado. Luego volvió a verla y, mitad en broma, mitad en serio, le preguntó: - ¿Si tu fueras una de esas muchachitas que se ruborizan en mi presencia, habrías aceptado el ir a las caballerizas o al huerto de calabazas conmigo? - soltó una carcajada suave, que buscaba disimular lo que subyacía implícito en aquella pregunta. Debía considerarse a sí mismo un cobarde por no ser más directo ni mucho menos... Pero era lo que le salía. Sabía que incluso sugerir una pregunta de esa índole a su hermana estaba mal, pero no podía evitar hacerla. Se encogió ligeramente de hombros y en broma agregó: -Aunque no sé...Quizá tú exageres con respecto a mi efecto sobre las mujeres, después de todo, no soy tan bonito y además creo que doy bastante miedo en más de un aspecto como para causar efectos favorables. - mantuvo sus manos bajo su cabeza... De tenerlas en otro sitio, probablemente también se la pasarían acariciando el cuerpo de su melliza, tal y como ella lo estaba haciendo con el suyo.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1429-ficha-de-lewy
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Elenei Swann el Sáb Ago 27, 2016 7:34 am

Contrariamente a lo que Elenei había pensado, su hermano no se había resistido a su primera iniciativa de pasar la pierna por encima de las suyas e incluso parecía estar disfrutando las caricias que sus manos le proveían, así que decidió continuar con lo que estaba haciendo y llevar la rodilla un poco más arriba.

Si bien era cierto que tanta... 'repentina docilidad' le pareciera extraña, tampoco iba a quejarse por ella, decidiendo más bien aprovechar el momento.

'Mmmm, no sé....  ¿tal vez?' -le respondió sonriendo ante su primera pregunta, mientras sus dedos recorrían el rostro de su hermano.

Sintió cómo su hermano se tensó bajo sus dedos al preguntarle aquello y, tras oír su respuesta (que no fue hecha en el mismo tono que la de ella), notó su reacción: el sonrojo de sus mejillas y su necesidad de apartar la mirada. ¿Sabría él cuán adorable lucía cuando bajaba la guardia y se mostraba como el jovencito que era ante ella?

'¿Si yo fuera una de esas muchachitas...? Creo que me dejaría fecundar por ti en donde quisieras' -le dijo en tono decidido. No estaba segura de si era una indirecta o si le estaba siguiendo el juego al preguntarle aquello, pero si quería saber la verdad, se la diría.

'Y no te hagas el modesto que ambos sabemos que luces increíble' -le dijo después de oír su segundo comentario- 'Pero temo que si te lo repito más seguido terminarás con el ego más inflado de lo que lo tienes. Y sí, puede que a veces des miedo, pero creo que eso hace que parezcas más... 'interesante'; al menos para las que son lo suficientemente idiotas como para no darse cuenta de que tendrían que tener miedo de verdad... aunque no sé si de ti... o de mi si llegan a acercarse demasiado' -agregó divertida, consciente de que realmente estaba dispuesta a hacerles sentir las garras del cisne...
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1433-ficha-de-elen
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Lewyn Swann el Sáb Ago 27, 2016 8:21 am

Que ella le hubiese respondido tan tajante y alegremente al respecto de la pregunta que le hizo provocó que Lewyn tuviese una mezcla de sensaciones encontradas bastante... extrañas. Por un lado le gustaba su respuesta, pero por el otro fue tan categórica que durante un instante lo sorprendió... Y se preguntó si, en definitiva, su hermana no estaría, muy en el fondo, esperando lo mismo que él esperaba y deseando lo que él de ella. No supo como replicar a ésta respuesta, por lo que optó sencillamente por sonreír de costado, de la manera más leve que pudo, un gesto casi imperceptible pero que el Cisne Blanco, conociendo en profundidad a su contraparte, sabría detectar perfectamente.
- Yo nunca he sido un chico de un ego particularmente inflado.- mencionó Lewyn, soltando una muy leve carcajada para después agregar: - Además, una de las principales razones de mi ego, si lo tengo, eres tú... Solo mírate. Tengo la hermana más hermosa del mundo y... eres melliza mía. Después de todo, de algo tiene que valer eso ¿cierto? - extendió una mano y le acarició otra vez el rostro, pero ahora nuevamente de manera suave, como habían iniciado antes sus caricias, sin el indicio de brusquedad de antes... Siguió acariciándola de manera muy leve... Y no pudo evitar acercar su rostro al ajeno. Esos grandes ojos verdes siempre habían conseguido comprarlo con su mirada, pero no solo a él, sino a buena parte de los hombres que miraba. Eran ojos hipnóticos y encantadores que podía hacer caer a cualquiera en su embrujo. Más que un Cisne, podía decirse que Elenei era como una de esas sirenas de las que hablaban las leyendas del Mar del Ocaso, esas que atraían a los hombres con su belleza y sus cantos para luego destruirlos. Y el Cisne Negro sabía que esa aproximación no era para nada inverosímil teniendo en cuenta la pobre opinión que tenía Elenei de la mayoría de los hombres.
Excepto de él.
Él también era víctima del embrujo pero a otro nivel. Uno que no aseguraba su destrucción pero que era, indudablemente, más peligroso. Si no se cuidaba, terminaría destruyendo su Casa completa... Pero... ¿Qué importaba todo eso ya? Quería probarla. Deseaba saborear sus labios.
Su boca se acercó peligrosamente a la de ella...

Y los golpes en la puerta lo salvaron de la locura que había estado a punto de cometer, devolviéndolo a la realidad, sacándolo como de un trance o una ensoñación. Apartó un poco la cara y miró a la puerta cerrada.
- ¿Quién es?- preguntó desde su posición.
- Soy yo, señor, Jonnel.- dijo la voz de uno de sus principales hombres de confianza del otro lado. - Lord Tully ha notificado que la cena está lista. Los señores tormenteños...
- Si, si, ya lo sé. Debemos asistir. - mencionó, soltando un suspiro. Vaya, que manera de arruinar momentos... Pero por otra parte, mejor así. - Iré enseguida.
Escuchó los pasos del guardia alejarse y Lewyn hizo a su hermana a un lado, como pudo, para luego incorporarse de la cama y extenderle una mano al Cisne Blanco.
- Lo mejor es que vayamos de una vez. Preferiría no hacer esperar ni a lord Tully ni a ser Baratheon.- "y benditos sean todos los dioses por haberme guardado de cometer una locura". Pensó, para sus adentros y una vez que su hermana tomó su mano, y se incorporó también, ambos salieron de la habitación, en dirección a la sala de banquetes de Aguasdulces.
avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t1429-ficha-de-lewy
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: Never learn [Elenei Swann]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.