Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cuervos a Lady Cersei Lannister
Vie Sep 22, 2017 3:19 am por Destino

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 7:34 pm por Invitado

» Until my heart Stops beating X Élite
Mar Sep 12, 2017 9:30 pm por Invitado

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Lun Ago 21, 2017 4:57 pm por Invitado

» Casting para Daenerys Targaryen
Dom Ago 20, 2017 1:11 pm por Daenerys Targaryen

» Cierre.
Sáb Ago 19, 2017 5:06 pm por Antiguos Dioses

» Untimely Arrival (Viserys Targaryen)
Sáb Ago 19, 2017 2:39 pm por Darren Belmore

» Una abeja en la Tormenta [Bryen Caron]
Sáb Ago 19, 2017 4:55 am por Maestre Aaron

» La Pequeña Política
Vie Ago 18, 2017 10:13 am por Diana Belmore

Afiliados Hermanos
Directorio 2 de 12
Afiliados Élite 8 de 45
GoT: Rising Ashes

Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Tablón de anuncios por Pyrite Wolf
» PSD, texturas y recursos de Picanta y Morrigan
» Imágenes y texturas de Deviant Art, especialmente de JJFWH. También de Google y Sébastien Bukowski
» Foro basado en la saga de Canción de Hielo y Fuego de GRR Martin.
» Sistemas realizados por el anterior usuario del Dios de la Tormenta, a quien agradecemos su impulso y apoyo para con el proyecto.
» Sistema de rumores y envenenamiento realizado por Los Siete.

Nuestros Dioses no están en el sur - Hodor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuestros Dioses no están en el sur - Hodor

Mensaje por Lyarra Stark el Mar Ago 23, 2016 3:32 am

Era un lugar solitario y silencioso, un lugar en el que no era molestada y donde se podía reencontrar consigo misma y con sus antepasados. Muchas personas no entenderían lo que un Stark sentía cuando bajaba a las Criptas de Invernalia. En aquella área subterránea, tan ajena de lo que ocurría en el exterior, Lyarra se sentía abrazada por ellos, contenida aunque sin demasiado éxito. Era ese el único lugar donde podía romperse, porque escucharían su llanto sin decir nada. Sin juicios, sin chismes. Sólo la silenciosa comprensión de quien lleva el peso de una familia sola.

Se había detenido en la estatua de su padre para luego seguir hacia la de su marido. El rostro tallado de Rickard evocaba emotivos recuerdos de noches oscuras en Harrenhal cuando habían hablado durante tanto tiempo sobre Aerys y los lazos con el sur. La Señora del Invierno no era ajena de los planes de su marido, pero mantenía el silencio. Sus orbes profundas y azules observaron el mármol frío y vacío de quien en otrora poseería orbes grises con tanta calidez.

-Se fue… Ned, se fue. Lyanna se fue. Y ahora Brandon. Siguen yéndose, pero nunca vuelven- Murmuró con la voz quebrada antes de mirarse las manos desnudas y blancas. Frías pese a que las pieles de oso cubrían su cuerpo -No van a volver. Me hubieses dicho que no dijera esas palabras. Que la manada era mejor cuando estaba unida…- Alzó de nuevo la vista hacia él -Pero tú eras un guerrero. No tengo la misma fe que tú en las armas, Rickard- Nunca había dejado de visitarlo. Siempre manteniéndolo al día con los detalles pese a que éste no le respondía -Sólo tengo fe en los Dioses...Y mis Dioses no están en el Sur, mi amor… No están allí...Por eso tú...-

Tampoco podía olvidar las sensaciones que habían recorrido su cuerpo después de la pesadilla de Astraea. Siempre mirando en las sombras, como si algo estuviese detenido en el tiempo sólo esperando un buen momento para atacar. Fuese lo que fuese -Rickard… Ayúdame- Suplicó sentandose en el suelo frío mientras perdía su rostro en sus manos, dejando que gruesas lágrimas recorrieran sus mejillas ignorante de que no se encontraba sola.


avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t697-lyarra-stark
Mensajes :
61

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestros Dioses no están en el sur - Hodor

Mensaje por Hodor el Mar Ago 23, 2016 11:29 pm

Mantener un asentamiento central como lo era Invernalia no era nada fácil. Necesitaba de la ayuda de cada uno de sus sirvientes, sirvientes como el amable Hodor. Aunque el gigante ya tenia VARIAS tareas en un solo día, a el no le molestaba hacerlo, lo mantenía distraído. Tenia que cuidar, vigilar, proteger, mantener y un largo etc. Entre una de todas esas tareas, estaba juntar madera para las fogatas del pueblo, y se habla de una gran cantidad de madera para mantener calientes a todos los habitantes.

Hodor estaba en medio de los fríos bosques de Invernalia, cortando y juntando la madera necesaria para el dia de hoy. Gracias a su resistencia y fuerza física, el podía llevar mas madera que los demás, siendo mas eficiente en su trabajo. Y así es como pasaba su tarde/noche, recolectando madera entre el frió para luego volver a casa, a seguir trabajando.

Ya en su hogar, apenas pasando la entrada, pudo escuchar un extraño ruido proviniendo de las Criptas. El era muy atento, habian pocas cosas a su alrededor que pasen desapercibido, y este ruido no fue la excepción. Miro con duda y algo de timidez a la entrada de la Cripta, era un lugar que el no solía frecuentar, pero al fin de cuentas, la curiosidad le gano y opto por entrar.

Adentro todo era oscuro, iluminado por las antorchas, eso le hacia sentir un poco inseguro. A medida que iba caminando, pudo reconocer varias estatuas de gente a la que el conocía, pues Hodor nació y se crió en Invernalia, tuvo la suerte de conocer a muchas personas influyentes en su vida. Cierta nostalgia sintió al ver el rostro de varios conocidos, pero el llanto de una Lady interrumpió sus recuerdos y no tuvo otra opción que preocuparse. Era Lady Lyarra, llorando en el piso frente a la estatua de Lord Rickard. El gigante, muy preocupado, dejo caer la madera que había recolectado en toda la tarde y corrió (de manera lenta) para ayudarla.

-¡Hodor, Hodor!-

Se arrodillo al lado de ella, apoyando sus manos en su espalda y hombro con cuidado, tratando de consolarla. Tal vez Hodor no sea la compañía que una Lady podría esperar, pero era una compañía después de todo.


avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
7

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestros Dioses no están en el sur - Hodor

Mensaje por Lyarra Stark el Jue Ago 25, 2016 3:42 pm

La caída de la madera al piso hizo que Lyarra diera un fuerte respingo, asustada y poco calmada, observó hacia el lugar de donde había provenido tal sonido y alzó las manos para defenderse de cualquier cosa que viniera de la oscuridad. Sin embargo, ante la escasa luz de las antorchas observó al grandulón de Hodor acercarse a ella. Recordó entonces que era su vasallo e intentó buscar dentro de ella las pocas fuerzas que le quedaban para contener las lágrimas, para erguirse y enderezarse en toda su altura y ser la Lady Lyarra que siempre había sido.

Pero no las encontró.

No pudo ponerse de pie y tampoco mirarle a la cara cuando se acercó gritando su nombre. Lyarra aún recordaba el dulce niño que era antes de aquel ataque que lo había dejado hablando sólo con aquella rara palabra. Su mano pesada en su hombro y en su espalda, brindándole calor dentro de aquel helado paraje. Él probablemente no desconociera porqué estaba tan devastada la mujer, faltaba que mirara un poco hacia arriba para que viese el rostro de Rickard, pero no era lo único.

Miró nuevamente a su vasallo y le sonrió tristemente. Al menos con él podría hablar ya que no repetiría ninguna de sus palabras -Ned dice que Lyanna se fue porque así lo deseó…- Murmuró dejando escapar el aire con tristeza -¿Por qué no dejó una nota?¿Por qué no dejó nada? ¡Habría evitado que su hermano fuese a Desembarco y que Rickard fuese a buscarlo!- Explicó negando con la cabeza -No lo entiendo,Hodor...Y los Dioses la han abandonado. La han castigado- Le explicó al chico. Había algo que ella no había logrado decir pues aún no había tenido la confirmación, pero cuando un Maestre presumía algo generalmente era un diagnóstico inequívoco -Dicen que es posible que no vuelva a caminar. ¡Mi Lyanna! ¡Mi Lyanna, Hodor! ¡Le han quitado sus piernas, le han quitado todo!- Se escudó en el hombro del grandulón para volver a llorar. No conocía los pecados de su hija, pero la sentencia de los dioses le habían quitado parte de su esencia -Mis lobos, Hodor… Mis hijos... ¿Qué he hecho mal? ¿Por qué? ¿Por qué?- Sollozó negando con la cabeza.


avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t697-lyarra-stark
Mensajes :
61

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestros Dioses no están en el sur - Hodor

Mensaje por Hodor el Vie Ago 26, 2016 3:41 am

Aquella dama estaba llorando, y sus lagrimas eran simples gotas de agua en los pensamientos de Hodor. El sabia que ella estaba triste, pero no puede entender su comportamiento, era algo que el muchas veces no demostraba. Pensar y demostrar era algo que al gigante no se le daba bien. Expresar ya es otra cosa distinta, Hodor intentaba expresarse de la forma en la que la mayoría pudiera entenderlo, pero de eso a demostrar sentimientos tan profundos como la tristeza, era algo muy nuevo para el.

Trató de abrazarla, pero se detuvo siempre que estaba a punto de hacerlo, no estaría bien visto que un simple sirviente abrace con tal confianza a una señora como Lady Lyarra. Se limito a prestarle su cuerpo como apoyo y pasar una mano por la espalda de la Lady, esa mano pesada que bajaba repetidas veces por la espalda de ella, tratando de hacerla sentir segura.

Se podría decir que Hodor llego a conocer a casi todas las personas de influencia que hubo en Invernalia, es por eso que, en cierto modo, entendía el llanto de Lady Lyarra. La tragedia de Lady Lyanna, su hija, había llegado a los oídos del gigante. Nunca presto mucha atención, pero lo sabia y era una de las tantas informaciones que guardaba en su cabeza.

Trato de ayudar a que la señora se pare con mucha tranquilidad, haciendo de soporte, diciendo su nombre en voz muy baja.

-Hodor... Hodor...-

Esa única palabra que Hodor podía decir, muy en el fondo signficiaba "tranquila, tranquila".


avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
7

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestros Dioses no están en el sur - Hodor

Mensaje por Lyarra Stark el Dom Ago 28, 2016 2:21 pm

Era un simple movimiento, una simple caricia más reconfortante que cualquier palabra que el Maestre o Astrea podían decirle. Lyarra no necesitaba que le brindaran consuelo a través de palabras, ni siquiera respuesta, sólo que la abrazaran tan fuerte que intentaran unir todas sus piezas de nuevo. Sin embargo, aquello no era posible ya que después de todo no se abría de esa manera ante nadie. De cara al mundo, Lyarra era una persona sólida y con templanza pese a que su mirada y su alma estuviesen sumidas en la más profunda oscuridad, atada a un inacabable remolino de dolor.

La voz gruesa de su vasallo llegó hasta ella, sabía que intentaba calmarla y la forma en la que la ayudaba a levantarse la animó a hacer pie y fuerzas para incorporarse del piso. Su cabeza se apartó del hombro de Hodor y observó hacia la estatua de Rickard con los ojos inyectados en sangre después de tantas lágrimas -Lo extraño. Los extraño a todos. ¿Los extrañais?- Cuestionó, hipando un poco debido a los minutos que paso llorando en simple silencio.

Esperó su respuesta aunque conocía de forma previa lo que iba a decir, incluso su tono. Hodor había pasado su vida en Invernalia, creciendo junto a todos sus hijos. Era evidente que también extrañaba a su señor. Lyarra respiró profundamente y asió el brazo del muchacho gigante -¿Me llevarías al Bosque de Dioses, Hodor?- Cuestionó -¿Y después al Bosque de Lobos?- Volvió a cuestionar al tiempo que su rostro se giraba hacia él, posando sus profundas orbes azules, aún anegadas de lágrimas,  en las castañas del chico - Me gustaría que me acompañaras a caminar y a rezar ¿Puedes hacer eso por mí? ¿Puedes acompañarme?- Cuestionó. Lo cierto es que en su silencio, en su incapacidad de habla había encontrado un refugio parecido al que encontraba en la paz debajo del arciano de Invernalia. Era curioso y extraño a la vez.

La Señora del Invierno necesitaba reencontrarse con la mujer fuerte que había caminado al lado de Rickard durante tantos años, dejar de aparentar algo que no era y encontrar el temple y la fortaleza que como Stark del Norte le era propia y sólo podía hacerlo a la sombra de sus dioses y volviendo a su elemento.


avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t697-lyarra-stark
Mensajes :
61

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestros Dioses no están en el sur - Hodor

Mensaje por Hodor el Lun Ago 29, 2016 6:18 pm

-Hodor...-

Después de todo, el gigante era un sirviente, nada lo ponía mas feliz que serle útil a una Lady. Ademas, en cierto sentido, Hodor entendía su dolor. El perdió mucha gente. Tuvo que ver como la mayoría de sus amigos y conocidos se iban a la guerra y no volvían, el solo se quedaba sirviendo en Invernalia y no había nada que pueda hacer. Se inclino lo suficiente para estar a la par de Lady Lyarra y salieron caminando de las mazmorras con algo de tranquilidad, dejando atrás aquella madera por la que tanto se esforzó.

Hodor sonreía amable, notó que la señora estaba mas tranquila que antes y eso en cierto modo lo hacia feliz. Para cada pregunta el tenia la misma palabra, pero con ganas de expresar otra cosa.

Ya estaban cerca de los bosques, lugar que Hodor solía frecuentar antes, ahora la mayoría del tiempo estaba en el pueblo, sirviendo y saliendo solo para recolectar ciertas cosas. El viaje había sido lento, el no podía caminar rápido con la pequeña Lady a su lado, jorobado todo el camino para poder escucharla mejor y estar mas juntos, de esa manera se sentiría acompañada y segura. Tal vez no sea el hombre mas inteligente, pero sabe cuidar a los demás. Trataba de guiarla por el camino, teniendo mucho cuidado de las piedras y siempre atento a su humor, no le gustaría llorar en medio de este frió con las lagrimas congeladas, no era el momento.

Ya una vez en el bosque, el gigante se distrajo un poco apreciando el paisaje. Era impresionante como un lugar tan oscuro y misterioso pueda traerle tanta calma. Ahora solo se dejaba guiar por los pasos de su Lady.


avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
7

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestros Dioses no están en el sur - Hodor

Mensaje por Lyarra Stark el Lun Sep 05, 2016 2:33 pm

Caminó junto a Hodor, sosteniendo su antebrazo con cierta fuerza. Un pilar para ella. No es que tuviera el paso mal o estuviese desequilibrada, el apoyo que tomaba de Hodor era más bien un apoyo emocional. Observó por última vez la imagen de Rickard, por encima de su hombro, y sus labios se cerraron sosteniendo el gemido lastimoso que se impulsaba a salir. Ya volvería después, otro día...Otro día podría quebrarse y llorar, por hoy ya era suficiente. Tras ello volvió su vista a Hodor, el que decían que descendía de gigantes, y le sonrió con calidez, devolviendole el gesto que le daba.

-¿Recuerdas cuando estaban todos aquí? ¿Antes de que Rickard enviara a Brandon y a Ned como pupilos?- Le cuestionóa a Hodor, había sucedido antes de aquel episodio extraño que le había pasado al sirviente. Sabía que le respondería con una sola palabra, pero aún así le esperó pues la entonación con la que le hablaba siempre le daba una respuesta. Volvió a sonreírle tristemente -Parece que fue hace tanto tiempo, Hodor. Pero no es así…- Tiempo, tiempo era lo que no tenían y lo que no podían cambiar. Suspiro lentamente mientras ingresaban al Bosque de Dioses.

Esta vez ella lo guió ella hasta estar bajo la sombra del arciano. Allí, donde todo páramo era blanco y descolorido, el arciano con sus hojas rojas les recordaba a los norteños que aún tenían sangre en las venas. No olvidaba el momento en el que Ned había revivido el espíritu de Brandon. Se sentó en una de las piedras, ignorando el frío que le propinaba la naturaleza y después observó al muchacho -¿Rezas mucho  a los Dioses, Hodor? ¿Sobre qué les rezas? ¿Quieres recuperar tu voz?¿Tu identidad, Walder?- Le preguntó frunciendo suavemente el ceño. Mientras muchos ignoraban al muchacho o se alejaban de él, Lyarra no podía evitar pensar que era de los que más necesitaba cariño y afecto después de lo que le sucedió. -Yo le rezo por mis hijos. Mi tiempo se está terminando, igual que se acabó el de Rickard, y sólo deseo que los Dioses los protejan...Aunque ahora sus designios no sean tan favorables para mi manada- Confesó. -Ven, siéntate a mi lado. Vamos a rezar juntos-


avatar
Ver perfil de usuario http://leyendadehieloyfuego.forosactivos.com/t697-lyarra-stark
Mensajes :
61

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.